Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las aves acuáticas aumentan en el Delta de l'Ebre y llegan a las 257.000 este invierno

El ascenso se atribuye al frío y a la sequía de otras zonas húmedas europeas   

Europa Press

Whatsapp
Un exemplar d´ànec collblanc. Foto: DT

Un exemplar d´ànec collblanc. Foto: DT

El Parc Natural del Delta de l'Ebre ha observado un incremento de un 6% en el censo invernal de aves acuáticas del parque respecto al periodo de referencia anterior, del 2005 al 2010, alcanzando las 257.000, según ha informado la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad este viernes en un comunicado. 

Los expertos atribuyen parte del incremento poblacional al frío intenso registrado este invierno en el norte y centro de Europa, así como a la sequía climatológica generalizada en muchas zonas húmedas mediterráneas

No obstante, técnicos del parque advierten de que la cifra poblacional actual se encuentra muy lejos de la registrada en 2014, cuando la inundación de los arrozales era prácticamente el 70% de la superficie.

AVES OBSERVADAS 

Del total de aves observadas, las más numerosas son los patos, las ocas y los cisnes, que han incrementado un 2% respecto al periodo de referencia anterior y actualmente representan un 48% del total. 

Como novedad, este año se han detectado algunas especies amenazadas de esta especie como la cerceta pardilla y la cerceta común, entre otras. 

La segunda familia de aves más numerosa es la de las limícolas, con más de 72.828 ejemplares, que ha aumentado en un 13% y representa un 28% del total de especies registradas. 

También se ha observado que especies acuáticas dependientes de los arrozales como la avefría europea y el chorlito dorado común han registrado un descenso del 47% y del 65%, respectivamente, debido a la reducción de la superficie inundada experimentada este año en el Delta. 

El registro, realizado del 6 al 24 de enero e integrado en el International Waterbird Census (IWC), pretende cuantificar anualmente el nombre de aves acuáticas que invernan en más de 80 países de Europa, Asia y norte de África para conocer a escala global el estado de conservación de estas especies y evaluar la capacidad de acogida de las zonas húmedas de dichos territorios.

Temas

Comentarios

Lea También