Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los artificieros extraen de Ebre más de 400 proyectiles de la batalla del Ebre

Los artefactos se localizan en un punto del río entre Benissanet y Miravet. Pertenecieron al ejército de la República
Whatsapp
Miembros de los Tedax, ayer, cuando extraían del fondo del río un proyectil de artillería del Ejército del Ebro. Foto: J.REVILLAS

Miembros de los Tedax, ayer, cuando extraían del fondo del río un proyectil de artillería del Ejército del Ebro. Foto: J.REVILLAS

Expertos en desactivación de explosivos de los Mossos d’Esquadra-Tedax- han extraído esta semana unos 400 artefactos no disparados de la Guerra Civil alojados en el fondo del río Ebre, en el municipio de Benissanet, en la Ribera d’Ebre.

Se trata de granadas de mortero y proyectiles de artillería que conservan su carga explosiva propiedad del republicano Ejército del Ebro, que protagonizó la batalla decisiva de la Guerra Civil durante 115 días, entre julio y noviembre de 1938.

Los artefactos se han hallado en una zona del río entre Benissanet y Miravet, en una reducida área de 15 metros cuadrados y a una profundidad de ocho a diez metros. Se trata del mayor arsenal de la Guerra Civil subacuático descubierto por los Mossos en Catalunya.

Las unidades subacuáticas de los Bombers localizaron por casualidad el arsenal hace mes y medio durante el dispositivo de búsqueda de un ciudadano holandés desaparecido tras caer de una embarcación.

Advertidos los Tedax del descubrimiento, delimitaron la zona y organizaron un dispositivo de extracción y posterior detonación de los artefactos con total seguridad. Una de las premisas del mismo ha sido evitar la destrucción de la munición en el Ebre para evitar daños a su rico ecosistema fluvial.

De este modo, una quincena de miembros del equipo extraen desde el pasado lunes los artefactos con extremo cuidado con la ayuda de globos y poleas, los transportan en lanchas a motor al paso de barca de Miravet, donde después de una segunda inspección son trasladados por carretera hacía una cantera próxima para su detonación controlada.

En los tres primeros días de puesta en marcha del dispositivo se han sacado del fondo del río 336 proyectiles, 88 el pasado lunes, 130 el martes y 118 el miércoles. El jefe de la Regió Policial de las Terres de l’Ebre, Xavier Monclús, estima que la operación se saldará con más de 400 explosivos recuperados, quizás medio millar.

La previsión es terminar hoy el operativo, que ha comportado el cierre de la navegación fluvial en este tramo de río entre las 09.30 y las 14.30 horas.

Durante la batalla del Ebre

Los Tedax trabajan en varias hipótesis para determinar el origen de tal cantidad de artefactos en un punto concreto del lecho del Ebre.

«Aún debemos contrastar la documentación de la época existente, pero se podría tratar de munición que durante la retirada republicana (en noviembre de 1938) fue abandonada en el fondo del río para evitar que quedara en manos enemigas o que el vehículo que transportaba la carga se precipitase al río por accidente», señala Monclús.

Un dato que abonaría esta hipótesis es que en la zona del hallazgo, aseguran estas fuentes, los pontoneros republicanos tendieron dos puentes pesados «uno de madera y otro de hierro» para permitir el paso de tropas y material bélico a primera línea del frente de guerra, en la comarca vecina de la Terra Alta. Caben otras posibilidades, como por ejemplo que el camión o camiones que transportaban la carga hubieran sido atacados por la aviación mientras cruzaban el Ebre o arrastrados por una avenida provocada por el bando enemigo en las primeras semanas de batalla.

El historiador y coordinador técnico del Comebe, David Tormo, no descarta ninguna opción con los datos difundidos hasta ahora. En este sentido, considera una «lástima» que el operativo no haya contado con una intervención arqueológica previa que podría haber aportado datos relevantes sobre el caso.

Granadas de mortero

Los equipos de desactivación han hallado tres tipos distintos de munición. Por un lado, granadas de mortero modelo Valero del calibre 81 y proyectiles de artillería de campaña tierra-tierra de 75 y 155 mm.

Por el momento no se ha encontrado ninguna bomba de aviación, aunque todo este tramo de río fue duramente bombardeado por la aviación franquista durante la batalla del Ebre dada la existencia de los puentes tendidos por los pontoneros republicanos, cordón que unía el frente con su retaguardia.

Temas

  • EBRE

Comentarios

Lea También