Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los sonidos del Ebre

Eufònic. Oscar de la Fuente atrapa, a través de las piedras, las sonoridades del camino de sirga entre Amposta y Deltebre 

Sílvia Fornós

Whatsapp
Piedras en el camino’ es el proyecto de Oscar de la Fuente. FOTO: Cedida

Piedras en el camino’ es el proyecto de Oscar de la Fuente. FOTO: Cedida

Despertar y crear conciencia alrededor de los caminos naturales. El artista sonoro Oscar de la Fuente (Barcelona, 1992) se ha inspirado en el paisaje sonoro del Delta de l’Ebre para hacer realidad el proyecto ‘Piedras en el camino’. Se trata de la primera residencia artística que impulsan conjuntamente Eufònic, el festival de artes sonoras, visuales y digitales de las Terres de l’Ebre y Lo Pati – Centre d’Art Terres de l’Ebre. Hasta esta semana el artista, ha estado instalado en la residencia de Balada. 

El barcelonés Oscar de la Fuente ha grabado, a partir de las piedras, las sonoridades del camino de sirga entre Amposta y Deltebre. Se ha centrado en el tramo final del GR 99, el camino natural del Ebre que va desde Cantabria hasta la desembocadura del Ebre, y que conecta con el Camí de Sant Jaume. Un recorrido conocido para el artista y por donde ha peregrinado en diferentes ocasiones. «Para mí, la residencia artística ha sido muy especial porque he podido disfrutar del peregrinaje por este camino», asegura. 

Oscar de la Fuente durante la primera residencia artística de Eufònic 2019. FOTO: Cedida

El trabajo de Oscar de la Fuente pretende poner en valor las piedras como elementos naturales cargados de simbología y como objetos que pueden evocar su entorno sonoro. El artista concreta que «las piedras están entre dos mundos: la naturaleza y el ser humano. Están inamovibles contemplando un amplio abanico de ritmos y diferentes timbres que suceden a lo largo del día». El sonido líquido del mar y del río, el de las aves e insectos, el de los coches cuando el camino se acerca a la carretera, el de las ramas cuando se mueven o el de los caminantes que recorren habitualmente este camino forman parte del paisaje sonoro capturado por el artista sonoro. 

Para ello, él mismo ha seleccionado y geolocalizado diferentes piedras del camino de sirga y ha grabado la sonoridades que las rodean. Ha utilizado una grabadora y micrófonos de contacto. «Las grabaciones han tenido lugar en diferentes momentos del día, desde primera hora de la mañana hasta el atardecer, pasando por media mañana y media tarde», explica y añade que «la variedad en la elección de las piedras es también una muestra de la transformación que ha sufrido el entorno por la acción del ser humano».  

El artista desarrolla un proyecto alrededor del paisaje sonoro del camino natural entre Amposta y Deltebre. FOTO: Cedida

Reconectar con la naturaleza
El resultado del proyecto ‘Piedras en el camino’ formará parte de una instalación artística que se podrá visitar en el hall de Lo Pati, del 31 de agosto al 15 de septiembre. Las piedras, a través de amplificadores de contacto diseñados por el artista, canalizarán los sonidos registrados. 

Oscar de la Fuente está convencido de que al público le sorprenderá «cómo se conjuntan los sonidos de la naturaleza con los sonidos de la influencia humana». «El proyecto reconecta con la naturaleza y con las rutas de peregrinaje que nos rodean, y que antiguamente se utilizaban para ir a pie de un sitio a otro. Nos ofrecen un abanico de perspectivas en los ámbitos visual y sonoro que normalmente no contemplamos», describe el artista. 

Para contemplar y venerar este paisaje sonoro del Delta de l’Ebre, explica el creador que «el público deberá arrodillarse en el suelo y colocar la oreja en la piedra, lo que generará un vínculo entre lo que la roca escucha durante el transcurso del día y lo que transmite al espectador». 

A través del proyecto ‘Piedras en el camino’, el barcelonés Oscar de la Fuente quiere también despertar empatía entre el público, porque «podrá reconocer aquellos sonidos de la zona, fruto de la transformación del entorno, y que le son familiares». Pero también pretende dar un toque de atención y hacer recapacitar al público sobre «hasta qué punto es necesario explotar la naturaleza». «El objetivo es crear conciencia y reflexión alrededor de los caminos naturales», concluye el artista sonoro. 

Temas

Comentarios

Lea También