Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Malestar por la prórroga de los contratos de los médicos internos residentes

Las sociedades médicas y los propios facultativos se han opuesto a esta medida y piden que sean contratados como especialistas

Marina Pallás

Whatsapp
Profesionales en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, hace unos días.  FOTO: Joan Revillas

Profesionales en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, hace unos días. FOTO: Joan Revillas

Entre las medidas aprobadas por Sanidad para gestionar la epidemia de coronavirus está la prórroga de los contratos de los MIR (médicos internos residentes) en último año de residencia. Las sociedades médicas y los propios facultativos se han opuesto a esta medida y  piden que sean contratados como especialistas.

El Misterio de Sanidad prorroga así la contratación de residentes de último año de especialidades, cuando apenas les quedaba un mes para acabar la formación, en lugar de reconocerles automáticamente la especialidad. En total son más de 7.633 residentes afectados en el país.
Tras seis años de carrera de Medicina, una oposición (el MIR, que puede requerir un año de preparación), y cuatro o cinco años de formación especializada, los residentes estaban a punto, en mayo, de conseguir su especialidad. Esta prórroga hasta agosto la consideran una medida que fomenta la precariedad laboral, ya que el contrato que tienen seguirá siendo de formación.

Mireia Mengual es residente de último año en la demarcación de Tarragona y explica al Diari que la medida es «intolerable», después de toda la vida estudiando. 

«Ahora se nos impide graduarnos cuando nos tocaba y seguiremos teniendo la retribución de un contrato de formación, en lugar de la que nos correspondería», valora. «Estos tres meses no vamos a estar formándonos como dice nuestro contrato sino trabajando y dando lo mejor de nuestra profesionalidad. Primero eran unas especialidades en concreto, pero ahora son todas. Si nos dieran nuestro título en mayo, podríamos ejercer como facultativos especialistas, con libertad de movimiento y sin la supervisión de un adjunto».

Más allá de la diferencia en el sueldo, «eso al final es lo de menos», la médica explica que los facultativos resultarían mucho más activos y útiles siendo especialistas porque no haría falta supervisión. 

«También tendríamos libertad de movimientos, por si nos necesitan en otro hospital. Pero tendríamos el derecho de poder decidirlo por nosotros mismos. Y no ahora que parece que incluso nos podrían enviar a otras comunidades autónomas», argumenta.
 La médica valora que ya llevan mucha carga de trabajo encima y que alargar la formación resulta «un castigo».

Para denunciar su situación y darla a conocer entre los medios, se ha creado el hashtag #yosísoyespecialista, con el cual ya se han compartido centenares de mensajes de apoyo y piden a la sociedad que les ayuden a difundir su causa.

También el Col·legi Oficial de Metges de Tarragona, además del Foro de la Profesión Médica, ha manifestado en un comunicado su oposición a las medidas adoptadas por el Ministerio de Sanidad respecto a las gestiones de los recursos humanos para hacer frente a la crisis sanitaria, y considera la decisión de prorrogar la residencia de los MIR de último año «una medida errónea» y pide que esta evaluación se realice en las fechas establecidas. La evaluación de estos profesionales debería tener lugar a finales de mayo.

Comentarios

Lea También