Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pedirán alargar la vida de las plantas nucleares más allá de 2030

ANAV asegura que las centrales, en marcha desde los años ochenta, se han renovado y están en perfecto estado

Andreu Caralt

Whatsapp
El director general de ANAV, José Antonio Gago, ayer en una sala de la central nuclear de Vandellòs II. Foto: joan revillas

El director general de ANAV, José Antonio Gago, ayer en una sala de la central nuclear de Vandellòs II. Foto: joan revillas

La millonaria inversión ejecutada en las dos plantas es un argumento de peso de la propiedad ante el organismo regulador y el Ministerio de Industria para pedir un ampliación de la autorización para operar, como mínimo una década más.

La licencia de explotación de Vandellòs II expira en julio de 2020 y la de Ascó, en octubre de 2021. Las centrales fueron diseñadas en un inicio para operar 40 años. Este plazo se agota en Ascó I en 2024, en Ascó II en 2026 y en Vandellòs II en 2028.

El director generar de ANAV, José Antonio Gago, afirmó ayer en el transcurso del encuentro anual para dar cuentas del funcionamiento de las centrales que en Estados Unidos se han otorgado permisos para alargar la vida de las nucleares de idéntico diseño a las catalanas hasta los 60 años.

De este modo, ANAV solicitará en los próximos años la ampliación del permiso por un período aún por determinar, quizás 10 o 15 años, agregó Gago.

Aseguró que las plantas se encuentran en «perfecto estado de revista» y que se han incorporada muchísimas mejoras y nuevos equipos tecnológicos en los últimos años.

Si reciben la autorización, las nucleares catalanas podrán operar más allá de 2030, por encima de los 40 años fijados como su vida útil.

 

Primero, en Vandellòs II

Los trabajos para lograr la nueva licencia empezarán pronto en el caso de Vandellòs II, ya que en julio de 2017 deberá entregar un primer documento sobre el estado de la planta. Dos años después, en 2019, se trasladará toda la información y la petición formal. Poco antes de expirar la licencia, en 2020, ANAV recibirá la respuesta de Interior.

Ascó deberá remitir el primer documento en octubre de 2018 y tres años más tarde conocerá el veredicto de la administración.

La propiedad confía en superar el examen. En esta línea, se ha empezado a trabajar para proyectar un posible ampliación de la piscina de almacenamiento del combustible gastado en Vandellòs II, que quedará saturada entre 2020 y 2021. Las obras permitirían almacenar combustible hasta 2024, un tiempo suficiente, a priori, para que la construcción del ATC en Villar de Cañas sea una realidad.

Temas

  • EBRE

Comentarios

Lea También