Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ribera d’Ebre. Donde la historia y la naturaleza se abrazan

La comarca se convierte en un destino único para gozar de un río mítico, el Ebro, y de su profunda historia

Marina Pallás

Whatsapp
Imagen panorámica del castell de Móra d'Ebre y el paseo de l'Ebre. Foto: Joan Revillas

Imagen panorámica del castell de Móra d'Ebre y el paseo de l'Ebre. Foto: Joan Revillas

La Ribera d’Ebre: río, naturaleza, actividades al aire libre, historia, castillos… y un sinfín de posibilidades para una escapada ideal. La importancia geoestratégica del río Ebro en el pasado, convirtiéndose en una destacada vía comercial y de comunicación, permitió que los pueblos y las culturas que pasaron por la comarca se asentaran y se desarrollaran. Su privilegiado entorno natural convierten la comarca en un destino fantástico para realizar actividades al aire libre y disfrutar de su gastronomía.

Las montañas de Tivissa

Este entrañable pueblo lleno de encanto está rodeado de una naturaleza exuberante que ofrece muchas opciones para gozar del senderismo o de las excursiones. De hecho, el entorno natural de Tivissa es la cuna de los senderos de Gran Recorrido. En 1975 se pintó la primera marca de los senderos GR de tota la península ibérica cerca de la Ermita de Sant Blai. Los parajes que se observan son de una belleza increíble, donde se alternan paisajes rocosos y de montaña mediterránea salvaje. Podemos aprovechar también para visitar el pueblo, de carácter medieval, donde todavía se conserva su fisonomía amurallada de calles estrechas y sinuosas que permiten al visitante hacer un recorrido por su historia.

El Roget navegando por las aguas del Ebre. Foto: Joan Revillas

 

Los Castillos de Miravet y Móra d’Ebre

El pueblo de Miravet destaca por su imponente castillo, el mejor ejemplo de arquitectura templaria en Catalunya. Ascó también conserva una de las morerías más grandes y representativas del país. Ambos son espacios visitables que ofrecen visitas guiadas. En Móra d’Ebre podemos adentrarnos en el castillo de Entença para admirar las bellas vistas sobre la Cubeta de Móra.

 

Los poblados ibéricos de Vinebre y Tivissa

Los amantes de la historia encontrarán en la Ribera d’Ebre un lugar donde no dejarán de aprender. En Vinebre encontramos el poblado ibérico de Sant Miquel, construido en lo alto de una colina cercana al río Ebro. Destaca por la adaptación de las construcciones a la orografía del terreno donde se ubica. Su situación responde, como muchas otras poblaciones establecidas en la zona, al control de las comunicaciones fluviales entre la costa y el interior, así como la facilidad de establecer contactos con comerciantes provenientes de otros pueblos mediterráneos. Por su situación estratégica, el espacio también fue reaprovechado en 1938 en el transcurso de la Batalla del Ebro. Aún hoy podemos ver vestigios como trincheras y nidos de ametralladoras.

 

La cigüeña blanca es la especie estrella de la Reserva de Sebes. Foto: Joan Revillas

A seis kilómetros al oeste de Tivissa también encontramos uno de los yacimientos ibéricos más importantes y más extensos de Catalunya, el Castellet de Banyoles. El poblado ibérico no sólo destaca por sus dimensiones, sino también para emplazarse en un lugar privilegiado desde donde se observan unas magníficas vistas panorámicas de la comarca y porque se halló el tesoro de Tivissa. En la actualidad es visitable.

 

El refugio antiaéreo de Benissanet

En el pueblo de Benissanet, rodeado de melocotoneros y cerezos que en primavera llenan el paisaje de color y de vida, también se puede visitar el refugio antiaéreo La Font Gran.

Se trata de un refugio construido como consecuencia de la Batalla del Ebro y por la aparición constante de la aviación enemiga bombardeando los medios de paso cercanos a Benissanet, y en algunos casos la misma población. Las autoridades municipales y militares republicanos que la controlaban decidieron construir varios refugios como el de la plaza de la Font Gran, además de otros de particulares que se habilitaron en los sótanos de las casas, para la misma finalidad. Está museizado y forma parte de los espacios de la Batalla del Ebro.

 

El pueblo de Miravet coronado por su castillo. Foto: Joan Revillas

 

A bordo del Roget

Hablar de la Ribera d’Ebre es hablar del río que la cruza: el Ebro. Una de las mejores maneras de conocer esta comarca es hacerlo navegando por el río a través de las diversas opciones que ofrecen empresas especializadas de la comarca: piragüismo, cruceros, kayac, o los tradicionales llaguts. Uno de los más entrañables de la zona es el de Ascó, ‘El Roget’, una réplica de laúd tradicional que realiza cruceros desde Ascó hacia Miravet o Móra d’Ebre.

 

Reserva de Sebes

Otro rincón imprescindible en nuestra escapada. La Reserva natural de Fauna Salvaje de Sebes y Meandro de Flix es un espacio fluvial incluido en el Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN). En 1995 fue declarado Reserva Natural de Fauna Salvaje. La reserva es un destino ornitológico de primer orden en Catalunya. La extensa zona de humedales y los bosques de ribera cuentas con observatorios, pasarelas e itinerarios habilitados para la observación de aves.

Temas

Comentarios

Lea También