Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona: cinco rotondas en la N-340 para acabar con la carretera de la muerte

Fomento insiste en la construcción de glorietas para solucionar la accidentalidad 

Marina Pallàs

Whatsapp

El Ministerio de Fomento ha licitado la construcción de cinco rotondas en la carretera N-340 en Alcanar, Sant Carles de la Ràpita, Camarles, l’Ametlla de Mar y L’Hospitalet de l’Infant.

El presupuesto de licitación de las obras es de 2,34 millones de euros. Las rotondas tendrán 50 metros de diámetro a excepción de la de la l’Ametlla de Mar, que es de 55 metros. El objetivo, según indica Fomento, es «mejorar la fluidez y seguridad vial de la N-340».

Las nuevas glorietas permitirán conectar de forma más segura la carretera N-340 con otras vías de la zona, así como con los viales de acceso a los diferentes municipios, urbanizaciones, industrias y explotaciones agrícolas. Los accesos de la N-340 en las rotondas se han dotado de dos carriles para incrementar la capacidad y mejorar el nivel de servicio, según se comunica desde Fomento. 

El criterio de implantación seguido en todos los casos permite el máximo aprovechamiento posible del firme existente y una minimización de la afección a servicios y empleo.

La carretera N-340, especialmente en su paso por les Terres de l’Ebre, se convirtió hacia 2015 en uno de los puntos negros o carretera de la muerte en ámbito estatal, registrando siniestros con numerosas víctimas mortales.

La vía se cobró en el 2014 nueve víctimas mortales en Tarragona (seis en les Terres de l’Ebre) y 19 en el 2015, 15 de ellas en el tramo ebrense.

En el 2016 se registraron cuatro muertos, siendo el más grave el del 22 de diciembre, cuando murieron dos chavales de 15 y 18 años en una motocicleta, en Amposta. En 2017 se registraron dos muertes. El Ministerio de Fomento subrayó este ostensible descenso de la siniestralidad por las medidas ejecutadas.

Y es que para reducir los siniestros, el Ministerio de Fomento propuso construir un total de once rotondas o glorietas a lo largo de la vía, así como 66 kilómetros de línea continua para evitar los adelantamientos, mayor causa de los accidentes.

‘La mejor solución’

En un reciente encuentro con los alcaldes del llamado Pacte de Berà, el ministro Íñigo de la Serna se reafirmó en el compromiso del desvío obligatorio de camiones de la carretera N-340 a la autopista AP-7 (con bonificaciones) en los tramos de la vía del norte de Tarragona y les Terres de l’Ebre, así como la gratuidad de la autopista para los residentes que hagan el viaje de ida y vuelta el mismo día, pero no puso fecha pasa su aplicación. 

Por otro lado, desde septiembre del 2015 un movimiento vecinal corta la vía de forma semanal, en el tramo ebrense, para reclamar la gratuidad total de la autopista AP-7 como mejor solución para intentar poner fin a la alta siniestralidad de la carretera.

El movimiento alerta sin embargo de que la bonificación para desviar obligatoriamente los camiones de la carretera a la autopista es solo la antesala de la viñeta, una taxa que «se quiere imponer a todos los ciudadanos por el uso de las vías rápidas, una vez termine la concesión de la AP-7 el 2019».

Temas

Comentarios

Lea También