Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tortosa decide si se queda con Roigé tras la era Bel

Los vecinos de la capital ebrense votan hoy si avala el proyecto continuista pero renovado de la actual alcaldesa que relevó en 2018 a su antecesor, que llevaba once años en el cargo

Marina Pallás

Whatsapp
El grandioso casco viejo de Tortosa es debate electoral desde hace décadas. En algunas zonas hace falta mucho trabajo y rehabilitación. FOTO: Joan Revillas

El grandioso casco viejo de Tortosa es debate electoral desde hace décadas. En algunas zonas hace falta mucho trabajo y rehabilitación. FOTO: Joan Revillas

No son pocos los retos a los que se enfrentará el futuro alcalde o alcaldesa de Tortosa. El Ayuntamiento ha saneado en los últimos años las arcas municipales y ha invertido en importantes y destacadas obras (nuevo complejo deportivo, ampliación del puente o la esperada plaza de la Catedral), pero no soluciona de raíz un casco antiguo cada vez más hecho a pedazos y una ciudad que necesita en general más dinamización para ejercer como la capital ebrense que es.

Tortosa decidirá hoy si avala el proyecto continuista pero renovado de la actual alcaldesa, Meritxell Roigé, después de que relevara, hace poco más de un año, Ferran Bel a la alcaldía de Tortosa. La candidata de Junts per Tortosa está haciendo valer la acción de gobierno de los últimos tres mandatos, de los cuales ha sido corresponsable, y se enfrenta al reto de mantenerse al frente del gobierno municipal. 
Con un consistorio tradicionalmente polarizado (con una única e histórica mayoría absoluta conseguida por Bel en 2011), Junts y ERC vuelven a mirar de reojo la posible reedición del pacto del mandato que termina pero MovemTortosa, que en estos comicios se presenta en una amplia coalición de izquierdas, insta a los republicanos y el PSC a concretar el pacto de izquierdas que saltó por los aires, hace cuatro años, con el acuerdo CiU-ERC.

El mandato que termina ha estado marcado por tres momentos determinantes: la consulta popular sobre el futuro del monumento franquista del Ebro, la inauguración del complejo deportivo -un proyecto que con muchos obstáculos se arrastraba de mandatos anteriores, y la renuncia de Bel a la alcaldía, con el relevo de Meritxell Roigé, que se ha convertido en la primera alcaldesa de la historia de la ciudad.

El casco antiguo, el hospital o los terrenos de Adif son los principales retos del nuevo alcalde

ERC ha renovado su equipo, con Xavier Faura como número 1. Jordi Jordan sigue al frente de Movem Tortosa, siendo el primer grupo de la oposición hasta ahora. Enric Roig capitanea de nuevo el partido socialista, como Xavier Rodríguez la CUP. Sí ha habido cambio en PP, al frente Tonyo Vallés en lugar de Xavier Dalmau. Y Ciutadans y Primàries Catalunya buscan entrar en el Ayuntamiento por primera vez. Lo que pueda pasar hoy en Tortosa es un misterio, aunque se preveen pactos.

El futuro del monumento franquista, mejorar la accesibilidad y el aparcamiento del Hospital Verge de la Cinta, el casco antiguo y el uso de los terrenos de Adif son algunos de los temas que más preocupan a los ciudadanos y que los partidos llevan en sus programas. Y es que la rehabilitación del centro histórico es uno de los retos endémicos. A pesar de la labor realizada con una gran renovación del espacio público y edificios administrativos (como el de la Generalitat o el Palau de Justícia), los partidos enfocan ahora la acción en la rehabilitación de vivienda, incentivando sobre todo el propietario privado para corregir la degradación de algunos edificios y tras nuevos episodios recientes de derrumbamientos.

Temas

Comentarios

Lea También