Más de Ebre

Trabajos contra reloj en la Terra Alta y la Ribera para evitar las placas de hielo

Poblaciones como Arnes o Gandesa han registrado la nevada más copiosa en 50 años, con acumulaciones de hasta 75 centímetros

MARIBEL MILLAN LÓPEZ

Whatsapp
Viñedo completamente cubierto por la nieve. Foto:  JOAN REVILLAS

Viñedo completamente cubierto por la nieve. Foto: JOAN REVILLAS

Después de la nieve ahora la amenaza son las placas de hielo por las bajas temperaturas. Los municipios de la Terra Alta y la Ribera d’Ebre más afectados por la nevada del temporal Filomena se apresuraban ayer a limpiar calles, accesos y carreteras y apartar la gran cantidad de nieve acumulada durante el fin de semana. En Tivissa habían hecho acopio de 12.000 kilos de sal para estos días y ayer tuvieron que ir a por más. Desde el sábado palas y tractores no han dejado de trabajar para ir retirando la nieve acumulada, mientras que lo vecinos iban al Ayuntamiento a por cubos de sal para hacer lo propio en sus entradas, según ha explicado la alcaldesa, Montse Perelló.

Máquina quita-nieves en una carretera de la Ribera d’Ebre.  Foto: J.R.

También intentaban recuperar la normalidad ayer en Arnes, donde a demás los cerca de 500 vecinos de la población padecieron un corte de luz que se alargó unas 12 horas el domingo. Se recuperó el suministro gracias a que llegaron unos generadores de emergencia, pero ayer por la tarde todavía estaban pendientes de recuperar el suministro las masías y zonas más apartadas del término municipal. «Con el precedente del Gloria, avisamos con mucha antelación a la compañía eléctrica para que estuvieran preparados, pero ha vuelto a pasar. Estamos muy molestos y presentaremos una queja», ha explicado el Diari el alcalde de Arnes, Joaquim Miralles. En este municipio al pie de los Ports no es extraño que nieve, pero un temporal como este no se veía desde hacía más de 50 años, según los más vecinos de más edad. Y es que las acumulaciones de nieve llegaron a los 75 centímetros. Como en todas las poblaciones de la zona, ahora la máxima preocupación es disponer de sal e ir tirándola para que no se formen placas de hielo en las calles.

Viñedo completamente cubierto por la nieve. FOTO: Gandesa Turisme

También hacía medio siglo que no caía una nevada igual en Gandesa. De hecho, la estructura metálica y de lona de la pista cubierta de pádel no soportó el peso y cedió, tal y como se observa en la imagen inferior. El alcalde de la capital de la Terra Alta, Carles Luz, destaca el gran trabajo realizado por los vecinos con palas, tractores y todo tipo de herramientas para poder mantener la nieve a ralla y garantizar la movilidad. «Ahora tendremos que estar muy pendientes del hielo, ya que vienen días de muy bajas temperaturas, y de los daños en la agricultura», detallaba Luz.

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, mantuvo ayer una reunión con los alcaldes y el Consell Comarcal de la Terra Alta para analizar las consecuencias del temporal. Algunos le trasladaron el malestar porque el Ebre, una de las zonas que más aporta en producción de electricidad, acostumbra a sufrir cortes y averías en situaciones como el reciente temporal Filomena.

El techo de la pista de pádel de Gandesa cedió por la nieve. FOTO: J.R.

Temas

Comentarios

Lea También