Un testigo protegido sitúa a Driss Oukabir en la casa de Alcanar 

Afirma que conducía un Audi A3 negro con matrícula francesa

ACN

Whatsapp
Runas de la casa de Alcanar donde la célula de Ripoll fabricaba los explosivos. Foto: Joan Revillas/DT

Runas de la casa de Alcanar donde la célula de Ripoll fabricaba los explosivos. Foto: Joan Revillas/DT

Un testigo protegido ha situado el segundo principal acusado en el juicio del 17-A, Driss Oukabir, en la casa de Alcanar donde la célula de Ripoll fabricaba explosivos. En la sesión de este miércoles en la Audiencia Nacional, el testigo recordó verlo "cada día" durante un periodo de verano de 2017. El testigo no ha concretado las fechas exactas, pero dijo que él fue en Alcanar entre julio y principios de agosto, aproximadamente. Driss Oukabir conducía un Audi A3 negro con matrícula francesa, según el testigo, que ha afirmado que "no hacía nada en particular". "Llegaba y se cerraba en la casa. Las noches dormía en la terraza de la casa", dijo.

El testigo explicó que se le cruzó varias veces por la mañana y por la tarde. El lo veía dormir en la terraza cuando marchaba hacia la playa por la mañana. Recuerda que Driss Oukabir iba "a menudo" acompañado de otra persona. El testigo, que ha declarado en francés, dijo que el Audi A3 estaba ante la casa "todos los días" y que tenía visibilidad del chalet desde su residencia.

También había una motocicleta, un Peugeot 306 y una camioneta alquilada. Recuerda ver la camioneta el último día de su estancia en Alcanar, pero no ha podido concretar qué día fue. El testigo explicó que vio una descarga con furgoneta en la casa, pero que los ocupantes de la casa la situaban de una manera que hacía imposible ver qué transportaban.

El testigo explicó que la única persona que no evitaba el contacto con los vecinos de la urbanización de Alcanar era el conductor del Audi A3. Al resto los veía, pero "no hablaban con nadie". El testigo se ha mostrado seguro de la persona a quien reconoció.

El abogado de Driss Oukabir preguntó por detalles de la fisonomía del chalet de Alcanar -como el material de la barandilla o su altura- para contraponerlos con la fotografía de la casa. El testigo dijo que tenía una barandilla metálica con una altura inferior a la de un coche lo que no corresponde con la imagen que se ha mostrado.

El presidente del tribunal, Félix Alfonso Guevara, ha dicho que no se debe "examinar" al testigo ni se pueden poner "trampas". El testigo hizo un reconocimiento fotográfico en 2018, un año después de los hechos, pero ha explicado que cree que también hizo otro antes.

Temas

Comentarios

Lea También