Una lavandería de Tortosa desinfecta más de 10.000 kilos diarios de ropa sanitaria

Los empleados de la empresa Ilunion realizan un esfuerzo titánico para prepara manualmente el doble de los uniformes que son habituales procedentes de centros hospitalarios de Tarragona, Reus, Barcelona o Valencia 

ACN

Whatsapp
Los empleados de la empresa Ilunion realizan un esfuerzo titánico para prepara manualmente el doble de los uniformes de lo que es habitual. Foto: ACN

Los empleados de la empresa Ilunion realizan un esfuerzo titánico para prepara manualmente el doble de los uniformes de lo que es habitual. Foto: ACN

En un mes mayo "normal", la lavandería industrial Ilunion de Tortosa estaría limpiando unos 18.000 kilos de ropa al día: la mitad del sector hotelero y la otra de centros hospitalarios. La crisis de la Covid-19 ha cambiado el escenario y la lavandería hace semanas que sólo limpia ropa de hospitales y hoteles medicalizados procedentes de centros de las Terres de l'Ebre y también de Tarragona, Reus, Barcelona (Hospital Clínic y Hospital del Mar) o la comunidad valenciana (hospitales de Castelló, Vinaròs y Vila-real).

Con los hospitales limitados a la hora de atender pacientes por coronavirus, el volumen de uniformes a desinfectar se ha triplicado, y esto "ha complicado el día a día" en la planta porque es necesario procesarlos de forma manual.

En tiempos de Covid-19 ha sido habitual señalar diferentes colectivos como "héroes" de la emergencia sanitaria: las cajeras de supermercado, las limpiadoras, los agricultores o los profesionales sanitarios han encabezado la lista. La empresa Ilunion, donde el 85,6% de los empleados tiene alguna discapacidad, quiere reivindicar también el trabajo que han hecho, y hacen aún, con un gran esfuerzo sus "héroes anónimos" dedicados a limpiar, plegar y preparar los uniformes de las facultativas y enfermeras, así como la ropa de cama de los pacientes.

Desde el inicio de la crisis del coronavirus, la planta recibe un volumen medio de 10.500 kilos de ropa al día. Tienen capacidad y maquinaria para lavar mil kilos la hora, una cifra que supone poco más de la mitad de lo que estarían limpiando a pleno rendimiento una primavera convencional. Pero desde el estado de alarma, en esta lavandería industrial de Tortosa sólo entran uniformes médicos y ropa de cama de centros hospitalarios y residencias donde se cuidan a enfermos de coronavirus y se ha aplicado a los trabajadores un ERTE del 10% de la jornada laboral.

"Los hospitales también han rebajado la cantidad de kilos de ropa a limpiar. Con la Covid-19, la mayoría de servicios han sido paralizados y el 100% que llega es material para asistir pacientes con el virus. Ahora parece que empiezan a abrir otros servicios" , explica el gerente de la lavandería Ilunion, Xavier Almodóvar.

El proceso que siguen es el mismo que habitualmente. La planta está preparada para trabajar con ropa hospitalaria, está dividida en zona sucia y zona limpia y los cambios se han limitado a incrementar la prevención y la seguridad de los trabajadores (mascarillas, doble guante, mamparas de plástico a la maquinaria que no permite distanciarse -los dos metros, toma de temperatura, etc.). "No hemos cambiado nada porque ya lo teníamos establecido antes. Tenemos que pensar que aquí no sabemos que nos llega de los hospitales. Puede venir cualquier virus o infección y ya teníamos los protocolos. Somos profesionales de esto y no hemos tenido ningún contagio en toda la empresa ", apunta.

Lo que se ha triplicado es el número de uniformes para lavar y doblar, un procedimiento que, en la mayoría d elos casos, se debe hacer manualmente para que la ropa se reparta con dispensadores automáticos en los hospitales y requieran un plegado muy concreto. "Ha sido duro, pero si hemos llegado hasta aquí, significa que lo hemos hecho bien", destaca Almodóvar.

Ilunion está recibiendo actualmente la ropa de todos los centros hospitalarios y algunas residencias de las Terres de l'Ebre, pero también del Hospital Joan XXIII y la Clínica Monegal de Tarragona, el Sant Joan de Reus, la Clínica El Vendrell y de hospitales de Castelló, Vinaròs y Vila-real. También llega toda la ropa de los hoteles medicalizados de la cadena SB de Tarragona y los que abrieron en Barcelona los hospitales de Bellvitge y el Clínic, a la vez que dan apoyo a las residencias del Camp de Tarragona que fueron intervenidas por Salut y centros especiales que se han habilitado en Barcelona.

Ilunion tiene seis plantas en Catalunya, dos dedicadas al sector hotelero en Sant Boi de Llobregat y Girona, dos hospitalarias en Sabadell y Cerdanyola del Vallès, y las plantas mixtas de Reus y Tortosa. A consecuencia del paro en el sector turístico, la planta de Tortosa debe apoyar y atender las necesidades extraordinarias - también para averías- de las otras dos plantas hospitalarias y están recibiendo la ropa hospitalaria que se limpiaba en Reus para que la planta reusense tiene menos producción y ha centrado el trabajo en la uniformidad empresarial.

Con la desescalada, los hoteles medicalizados empiezan a cerrar y el sector turístico se prepara para abrir, pero Almodóvar no se atreve a hacer previsiones de cuál será el volumen de trabajo que llegará del sector hotelero las próximas semanas. "Hay muchas variables, pero tal y como están las cosas, ahora queremos ser optimistas. 

Temas

Comentarios

Lea También