Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una nueva rutina para los más pequeños

Las educadoras infantiles se afanan por mantener a los niños distanciados y extremar la limpieza

M. PALLÁS

Whatsapp
En los patios se han instalado vallas para separar un poco a los pequeños, que tienden a juntarse y acercarse. FOTO: JOAN REVILLAS

En los patios se han instalado vallas para separar un poco a los pequeños, que tienden a juntarse y acercarse. FOTO: JOAN REVILLAS

Sin juegos colectivos ni abrazos. Los más pequeños que ayer regresaron a la guardería, además de no comprender qué pasó en marzo para que de un día para otro no volvieran al centro, ahora tienen que desaprender todas las rutinas que antes eran vitales. Nada de material ni juguetes compartidos, nada de saludos afectuosos con sus compañeros. Como los adultos, también los pequeños van a tener que adaptarse a todo un nuevo protocolo para evitar más contagios de Covid-19.

Una de las guarderías municipales que ayer abrió fue la Xip Xap de la Ràpita, con sólo el 20% de los alumnos. Como explicó la directora de la guardería, Maria Carles, lo más difícil es manterner a los pequeños separados entre ellos, y darles unas órdenes que les parecen contradictorias con «la filosofía» que habían aprendido antes de la pandemia.

Al llegar a primera hora, los padres tuvieron que esperar en la puerta sin poder acceder al centro para dejar a sus hijos. En la entrada, unas pegatinas en el suelo con el nombre de cada alumno les indicaban dónde debían dejar los zapatos que llevaban de la calle.

Esta guardería ha abierto con un máximo de tres o cuatro alumnos por clase. Otras en las Terres de l’Ebre también tuvieron poca afluencia de alumnos.

Las educadoras recibieron la noticia de la reapertura con miedo, pero puesto todo el protocolo en práctica este primer día, se sienten un poco más aliviadas. «Cuando comunicó el Departament la reapertura teníamos sentimientos de inquietud y dudas pero cuando hemos empezado a trabajar vemos que se puede hacer, aunque la distancia es lo que más nos preocupa con los niños porque es muy complicado, también cuando lloran, están enfadados o caen, pero lo tenemos que hacer», explicó la directora. En cada rincón de la clase se repartieron juguetes para que cada niño escogiese uno y jugara solo. En el patio la tarea de mantenerlos distanciados se complicó. El espacio estaba dividido con vallas de manera que los alumnos de las distintas aulas no se mezclen pero con los juguetes los pequeños tienden mucho a socializar.

En Tortosa hoy será el primer día, puesto que ayer era festivo. En Amposta las dos guarderías públicas abrirán el día 8.

Temas

Comentarios

Lea También