Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Agroalimentario: "Tradición y tecnología, unidas en el tiempo"

Por Jordi Gallés, Presidente ejecutivo de Europastry. La tecnología no debe confundirse con hacer las cosas más rápido o de forma desnaturalizada

Diari de Tarragona

Whatsapp
Arrozales del Delta de l'Ebre. Foto: Joan Revillas

Arrozales del Delta de l'Ebre. Foto: Joan Revillas

He conocido el oficio de hacer pan desde que era un niño. Mi padre era panadero y he pasado muchas horas en el obrador mientras crecía. Por aquel entonces, me fascinaba ver a los panaderos en acción, formando barras, amasando a mano. Para mí era algo hipnótico. Era un trabajo que requería habilidad física, esfuerzo y compromiso. Aún a día de hoy me pregunto cómo mi padre era capaz de manipular aquellos enormes sacos de harina con tanta agilidad o amasar a mano con tanta destreza. 

Ya con veinte años, tuve la suerte de trabajar con un panadero francés, Cristian Denys, del que aprendí la tecnología de la congelación aplicada a la panadería. Aquel panadero era capaz de conjugar la tecnología para hacer el trabajo del panadero menos penoso con el máximo respeto a la tradición boulangere francesa.

En la panadería, como en el resto del sector agroalimentario, el valor de la tradición es un valor indiscutible. Si miramos hacia atrás nos daremos cuenta de la inmensa experiencia acumulada por cientos de generaciones que han elaborado alimentos antes que nosotros. Cuánto cuesta cuando tratamos de hacer lo mismo que nuestros antepasados buscando atajos.

Nuestra responsabilidad es conseguir que la tradición de nuestros antepasados perdure en el tiempo aplicando los últimos avances tecnológicos. Sin confundir la tecnología con hacer las cosas más rápido o de forma desnaturalizada. 

Vivimos en un contexto de grandes cambios, la globalización abre nuevos mercados, pero también trae a nuevos competidores. 

La digitalización y la robotización avanzan en toda la cadena de suministro y es indispensable incorporarlas en los procesos de nuestras empresas si queremos perdurar en el tiempo. 

La innovación asegura la sostenibilidad del sector a largo plazo. Pero entendida en un sentido amplio: primero, buscando que sea relevante para los consumidores. Segundo, consiguiendo que espete los valores de nuestros antepasados. Porque el nuevo consumidor reivindica unas nuevas pautas.

Una nueva forma de consumir, viviendo y disfrutando con armonía de los productos con los que alimentamos nuestro cuerpo y mente. La autenticidad, lo orgánico, lo natural, el valor de la indulgencia… nos indican el camino.  

Temas

Comentarios

Lea También