Aitasa busca que el 25% del consumo de agua de las industrias sea regenerada

La empresa tarraconense se incorpora a Cal·lípolis Next Generation con cuatro proyectos valorados en 85 millones que pretenden reforzar la economía circular

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: Alba Mariné

FOTO: Alba Mariné

Cal·lípolis Next Generation, el nombre que abandera un conjunto de proyectos entre el Port de Tarragona, Vila-seca y la petroquímica Repsol, presentó ayer a un nuevo partner: Aitasa (Aguas Industriales de Tarragona SA), una empresa tarraconense con más de medio siglo de historia que gestiona el agua que consumen las industrias del complejo petroquímico.

La entrada de Aitasa con cuatro actuaciones por valor de 85 millones de euros encaja en la filosofía de Cal·lípolis Next Generation, ya que las actaciones contempladas están enfocadas en la sostenibilidad del sector petroquímico. El ciclo del agua reciclada permite un ahorro en el uso de agua del Ebre, que puede tener otras funciones. Los 85 millones de Aitasa sse suman a los 259,5 ya previstos entre las mejoras en el Port y el frontal de La Pineda. Y dejan la cifra final a pedir a los fondos europeos en 344,5 millones. 

Incremento de usos reciclados

El director de la empresa, Daniel Montserrat, fue el encargadode desgranar los cuatro proyectos en los que trabaja la firma dentro de su plan estratégico. Algunos ya están muy avanzados, otros requieren todavía de una planificación más acurada. 

FOTO: Alba Mariné

El primero de los proyectos es una ampliación de los servicios que ofrece al complejo petroquímico. De las depuradoras de Tarragona y Vila-seca, la empresa regenera agua para su reutilización para las industrias. Actualmente se alcanza un volumen de 5,4 hectómetros cúbicos por año y con esta inversión de 5 millones se llegaría a los 8,7 hm3/año. Esta cantidad de agua significará una cuarta parte del volumen que consume el complejo petroquímico tarraconense en un año.

El agua que regenera Aitasa tiene unas características singulares para que sea compatible con los circuitos de las industrias: de baja conductividad y sin bacterias. 

FOTO: Alba Mariné

Estas características impiden que la depuradora que construirá (el segundo proyecto) pueda ampliar su aportación a la industria. La nueva EDAR tratará las aguas residuales de las químicas y el agua saliente de vertirá al mar. Esta depuradora costará 30 millones y hasta que no se complete con una planta regeneradora (el tercer proyecto) no podrá reutilizarse con fines industriales. Esta fase para regenerar el agua tiene una inversión de 40 millones.

El último de los proyectos es la autosuficiencia energética. Aitasa está buscando la fórmula para crear un parque fotovoltaico que permita que estas instalaciones de reutilización de agua consuman energía limpia generada por el sol. El proyecto tiene un presupuesto de 10 millones.

El presidente del Port, Josep Maria Cruset, dijo que después de verano se espera que salgan convocatorias específicas y con ellas poder incluir este abanico de proyectos delCal·lípolis Next Generation.

Por su parte, el alcalde de Vila-seca Pere Segura admitió que la entrada de Aitasa como socio de Cal·lípolis Next Generation no será la última y que hay conversaciones con instituciones para ampliar y reforzar esta apuesta de territorio y sostenibilidad.

Temas

Comentarios

Lea También