Más de Economía

Antoni Cañete: "Las pymes han de estar en el lugar en el que se toman las decisiones"

Entrevista a Antonin Cañete, presidente de la patronal catalana de microempresas, pymes y autónomos Pimec

Rafael Servent

Whatsapp
Antoni Cañete es presidente de la patronal catalana de microempresas, pymes y autónomos Pimec

Antoni Cañete es presidente de la patronal catalana de microempresas, pymes y autónomos Pimec

Antoni Cañete es desde el pasado 24 de febrero el nuevo presidente de la patronal Pimec, tras ganar su candidatura ‘Activisme Empresarial’ las elecciones que le disputaba la candidatura ‘Eines Pimec’, liderada por Pere Barrios.

Nacido en Barcelona en 1963, Antoni Cañete releva en el cargo a Josep González, tras una presidencia de 24 años. Hasta ahora secretario general de esta organización -cargo al que accedió en el año 2006-, Antoni Cañete es también  presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM)y vicepresidente y portavoz de la Plataforma Pymes.

Cañete es titulado en Ingeniería Electrónica Industrial por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y ha sido profesor y colaborador de la UB, la UAB y la UPC. Ha dirigido el Consorcio de Fabricantes de Material Eléctrico (COFME), con una facturación de 260 millones de euros al año.

Se estrena en el cargo de presidente de Pimec: ¿qué prioridades tiene la nueva junta directiva para este mandato?
En primer lugar me gustaría destacar que han sido unas elecciones con unos resultados excepcionales: una participación del 50% del censo electoral y un apoyo del 84% a nuestra candidatura (que en el caso de Tarragona fue del 94%) es algo excepcional. Nuestras prioridades están en nuestro eslogan de campaña: «Activismo empresarial».

¿Qué entiende por ‘activismo empresarial’?
El ‘activismo empresarial’ es un llamamiento a todas las pequeñas y medianas empresas, autónomos y microempresas a que participen, que no se queden al margen, porque suman el 99% de las empresas, más del 70% del empleo y más del 60% del PIB. El motor de nuestra economía son las pymes, y muchas veces no ejercen una participación acorde con ello. 

¿Se refiere a ser parte del poder?
La segunda parte de nuestro eslogan de campaña era «situar a las pymes y las personas autónomas en el puente de mando». Le daré un dato: hoy en día, Pimec tiene más trabajadores y más presupuesto que la propia CEOE. Si las pymes son el motor, han de estar en el lugar en el que se toman las decisiones. Por ejemplo, a nivel estatal, no hay representación de pymes, y eso es muy grave. No puede ser que en el acuerdo sobre la ley de ‘riders’ que se ha cerrado esta semana no haya habido representación de las pymes. Porque Cepyme, no lo olvidemos, es una marca de la CEOE. Es decir, de las grandes empresas. Las pymes han de estar representadas, porque si tú no estás, otros deciden por ti. Hemos de seguir el modelo europeo, que sí hemos logrado aquí.

La primera reunión de la Junta Directiva de Pimec en este nuevo mandato reeligió a Jordi Ciuraneta como presidente de Pimec Tarragona. Además se aprobaron los nombramientos de Josep Maria Caballero como presidente de Pimec Baix Camp; Joan Carles Guasch como presidente de Pimec Baix Penedès; y Santi Roselló como presidente en Terres de l’Ebre, actualmente en funciones tras anunciar que será sucedido por Elisabet Zapater.

¿Cómo?
En Catalunya hemos homologado el mapa patronal con Europa, con una patronal de grandes empresas, que es Foment del Treball (perteneciente a la CEOE) y otra de pymes, que es Pimec. Eso es lo que ha llevado a que Pimec ocupe hoy la vicepresidencia de la patronal europea de las pymes (SME United). Pero en el Estado sigue sin haber una representación real de pymes.

¿Quedan descartados, pues, antiguos proyectos como la fusión de Pimec y Foment?
En una fusión como esa, para hacer una única organización empresarial, cuando tienes una cadena de grandes almacenes junto a la tienda de la esquina, nunca va a decidir la tienda, sino los grandes almacenes. Si tú tienes una plataforma contra la morosidad empresarial, como tiene Pimec, y las que más incumplen son las grandes empresas, que se aprovechan de las pymes pagándoles a 400 días, ¿cómo vas a defender a esas pymes si pertenecen a la misma organización empresarial? Esta frase que le diré ahora voy a repetirla durante todo este mandato: hay que pensar primero en pequeño para poder pensar en grande.

¿En qué sentido?
Por ejemplo, generando una discriminación positiva hacia los pequeños en el momento de dimensionar una ley, porque nunca una ley afecta de la misma forma, pongamos por caso, a un gran establecimiento hotelero que a otro con unas pocas habitaciones. Y las leyes, sin embargo, acostumbran a no hacer distinciones por tamaño. Con lo cual al pequeño le estás dificultando crecer. Todos queremos tener grandes empresas. Se trata de pensar en pequeño para que la microempresa pueda ser pequeña, luego mediana y finalmente grande.

La candidatura encabezada por Antoni Cañete obtuvo un 94% de los votos en Tarragona.

¿’Situar a las pymes en el puente de mando’ es acceder a los fondos Next Generation EU? ¿Temen que termine todo en manos del Ibex y las Big Four?
Hay una película de Berlanga, La escopeta nacional, en la que un personaje que tenía una empresa de porteros automáticos se pasaba la película preguntando «¿Qué hay de lo mío, ministro?».

Jaume Canivell, industrial catalán que le pagaba la cacería al ministro. Interpretado por José Sazatornil...
Es una película que explica muchas cosas. Ahora hay una inquietud con esos fondos. Europa ha contraído una deuda de 750.000 millones de euros, que pagarán nuestros hijos. Y ha sido muy clara: o invertimos estos recursos en lugares que generen riqueza y por lo tanto permitan pagar esa deuda, o Europa tendrá problemas. Controlarán mucho en qué se invierte ese dinero, y cada seis meses mirarán que lo que se ha presentado se ejecuta. Si no es así, pararán el dinero. Ahora, todo eso hay que aterrizarlo y hacer proyectos. 

¿Proyectos de pymes?
El gran problema es lograr pensar en pequeño. Las grandes empresas no tienen problemas para contratar consultoras que les asesoren o practicar el «qué hay de lo mío, ministro». Por eso tenemos que ayudar a las pymes a informarse, acompañarlas y que puedan ejecutar sus proyectos. Hay que pensar en cómo hacer que las pymes participen.

Tras 24 años de presidencia de Josep González, la patronal catalana Pimec ha tenido el relevo en el cargo con Antoni Cañete, hasta hace unos días secretario general de esta organización, al ganar su candidatura las elecciones que le disputaba la propuesta encabezada por Pere Barrios.

Se habla del Gran Reinicio: ¿qué paisaje encontraremos entre las pymes? ¿Cuántas no volverán a subir la persiana?
Todavía no tenemos la dimensión de la situación que nos encontraremos. Es como cuando pasa una guerra, que solo cuando termina te das cuenta del destrozo que ha hecho. Con esta crisis hemos cerrado la actividad de muchas empresas, total o parcialmente, y se han restringido muchas cosas. Estas empresas son pequeñas y débiles, como las personas.

¿A qué se refiere?
¿Cuántas nóminas sin cobrar puede aguantar una persona? Pues lo mismo sucede con las pymes. Para que puedan aguantar les has dado deuda. Pero cuando vuelvas a la actividad, en el mejor de los casos volverás a tus ingresos previos, pero con el añadido de que habrás aumentado mucho tu deuda.

¿Hasta el punto de hacer insostenible su continuidad?
El año pasado hubo 94.000 autónomos con unos ingresos anuales por debajo de los 5.000 euros. En algunos casos, encima, tuvieron que pagar las cuotas de autónomos. Son carne de cañón. Hay que salvarles, rescatar a las pymes y a los autónomos, igual que se rescató al sistema financiero en la anterior crisis. Porque si cierra quien paga impuestos y da empleo, no tendremos ingresos.

Un 50% del censo electoral participó en las recientes elecciones.

¿Pensar en pequeño para poder pensar en grande, es también pensar en local para pensar en global? ¿Qué papel juega la Catalunya Sud para Pimec?
Precisamente porque tenemos esta filosofía de pensar en pequeño, en la demarcación de Tarragona es donde tenemos más sedes y delegaciones de toda Catalunya. No hay que olvidar que la primera sede territorial que abrió Pimec en su historia fue la de Tarragona. Que nuestra candidatura recibiese un 94% de apoyos en la demarcación de Tarragona es algo extraordinario y lo atribuyo al trabajo de proximidad con el territorio que se ha hecho. En el sentimiento de Tarragona, el valor de la proximidad es muy alto.

¿Hasta qué punto se conoce desde fuera de este territorio la dimensión económica real de la que es la segunda área metropolitana de Catalunya?
Tiene razón en que es necesario conocernos mejor y tomar decisiones geoestratégicas para descentralizar. Esta es una de las razones que, en este nuevo mandato, nos ha llevado a cambiar el modelo de gobernanza que tenía Pimec, donde el territorio ahora debe estar en la parte central. Por eso las cinco sedes territoriales de Pimec están representadas en la junta permanente.

¿Qué análisis hace de la situación económica del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre a día de hoy?
A Tarragona le afecta especialmente esta crisis porque tiene parte de su economía basada en el turismo, pero tiene potencialidades extraordinarias.

El 84% de los votos emitidos en el conjunto de Catalunya fueron para Cañete.

¿Cuáles?
Además del polo petroquímico y su puerto, que es estratégico para Catalunya, pienso que hay otras potencialidades, entre ellas el mundo rural. Por eso, uno de los principales proyectos que tiene Pimec en Tarragona es potenciar el mundo rural, con el liderazgo de Jordi Ciuraneta, presidente de Pimec Tarragona. Este territorio tiene una potencialidad rural muy grande, y si hay buena conectividad y buenos servicios, hay una gran oportunidad.

¿La Catalunya Sud tiene una identidad propia, pero es a la vez una Catalunya en pequeño, con su diversidad y complejidad. ¿Qué vínculos futuros ha de tener con otros territorios, especialmente Barcelona?
Lo que hay que hacer es alinear y resaltar nuestros potenciales, sumando para multiplicar. En aspectos como las infraestructuras, o en la solidaridad y generosidad que tiene en la contribución energética para el conjunto de Catalunya, Tarragona es nuestro sur. Hemos de pensar en cómo acercar este territorio, con un área metropolitana que, bien comunicada, tiene mucho potencial.

¿En qué se traduce?
Desde un punto de vista energético e industrial, Tarragona es muy importante. Pero hay también toda la transformación agroalimentaria. En este sentido, tenemos que ir mucho más coordinados, haciendo cosas mucho más grandes. Una gran Barcelona con una gran Tarragona tienen un gran potencial.

Temas

Comentarios

Lea También