Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Árboles de la tierra que se adaptan al entorno

Freixa SCP es una empresa familiar de Valls dedicada a la jardinería y la floristería desde hace 24 años

Alba Tudó

Whatsapp
Ot Musté y su padre Lluís Musté en el vivero que tienen en la carretera de Alcover dirección Valls. FOTO: alba tudó

Ot Musté y su padre Lluís Musté en el vivero que tienen en la carretera de Alcover dirección Valls. FOTO: alba tudó

Amelias, Moreres, Cercis y hasta 40 variedades de árboles distintos, de los que un buen número son autóctonos. Freixa SCP es una empresa familiar de Valls ubicada en la carretera de Alcover que empezó en 1994 haciendo trabajos de jardinería hasta tener un vivero y además dedicarse a la floristería. 
«Tenemos un vivero pequeño. La venta es directa al cliente o a jardineros de la zona y no hacemos exportaciones», explica Lluís Musté, quien lleva el negocio junto con su mujer y sus dos hijos, Ot y Heura.


Buena climatología 
«Tenemos una buena climatología y queremos que el árbol se adapte a las características de la zona: por eso aconsejamos al cliente que compre variedades propicias de aquí», dice Musté.
Venden principalmente a la demarcación de Tarragona. En 2004 su mujer se incorporó a la empresa con otra especialización: la floristería. Son de los pocos que tienen vivero en la zona de Tarragona. «Los dos conceptos van siempre juntos. A veces nos piden flores también». 


«Hemos pasado una mala época después de la crisis de la construcción. Nos estamos recuperando poco a poco, ya que estamos en una época de crecimiento», relata Musté. 
Y es que antes, la gente, debido a la crisis económica no construía y tampoco se hacían jardines. «Ahora todo va a mejor y la gente viene aquí por el trato próximo y resolvemos cualquier duda», comenta.


Cuentan que el proceso de crecimiento es distinto dependiendo del árbol. En el caso de la Amelia plantan la semilla durante un año. Después estará un año más en el vivero. «Depende del tamaño y el tiempo que tardan en crecer, los precios son distintos. Una Amelia cuesta a partir de 25 euros», añade.
También hacen portes. «El cliente se pone en contacto con el transportista directamente. Nosotros tenemos una pequeña furgoneta», detalla Lluís. 


Mobiliario para bodas
Vivimos en una sociedad en que hay cambios constantes. En el mundo de la floristería es un ejemplo. La hija de Lluís, Heura Musté se dedica básicamente a la decoración floral, eventos y bodas y además tiene un showroom en Valls para mostrar a los clientes todo lo que hace. 
«Además de decoración floral tenemos mobiliario para las bodas. Ofrecemos a los clientes un servicio completo», asegura Heura. 


Tienen que hacer cursos continuamente porque las tendencias de cada momento cambian. Candelín (la mujer de Lluís) se dedica a la floristería día a día, con la ayuda de su hija.  Los centros de flores para el día de Tots Sants. «Tenemos muchos encargos. Días con mucho trabajo y concentrado», cuenta. Además preparan rosas el día de Sant Jordi, hacen encargos especiales que hacen para clientes, flores para el Día de la madre, entre otros.De las ganancias totales, un 40% es de producción propia de árboles y el 70% restante se trata de la venta directa de plantas y árboles.

Crecer poco a poco
Uno de los objetivos de futuro es hacer cada vez más plantas y nuevas variedades. «Siempre voy haciendo pruebas y a veces no funciona», adelanta. Cuentan que un gran reto es resolver las plagas a nivel fitosanitario. 


«Por ello algunos árboles se dejarán de plantar en esta zona. Por ejemplo las palmeras ya no se plantan tanto», adelanta Lluís.
Por ahora son dos generaciones que trabajan la tierra  y quieren que el negocio continúe con otras generaciones.

Temas

Comentarios

Lea También