Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Avellanas a un par de clics

El estado de alarma ha disparado la demanda de productos de proximidad y las iniciativas de venta directa como la de este proyecto de Vilallonga del Camp

Rafael Servent

Whatsapp
Ester Gomis en su explotación de avellanos. Foto: Alba Mariné/DT

Ester Gomis en su explotación de avellanos. Foto: Alba Mariné/DT

Ester Gomis (42 años) se ha volcado en el comercio online durante estas últimas semanas. Hace ocho años fundó Ca Rosset, en Vilallonga del Camp, para dar valor a la explotación agrícola familiar que ha pasado de generación en generación a lo largo de los últimos 300 años.

Tostar, envasar, etiquetar con marca propia, comercializar y distribuir sus propias avellanas ha sido su proyecto de empresa. El estado de alarma y el ‘boom’ que ha experimentado a lo largo de este tiempo la compra directa a productores, apoyada en el uso intensivo de Internet, ha disparado sus ventas online. Como mínimo, ha logrado compensar la caída en las ventas a pequeños comercios.

Con 20 hectáreas repartidas en los términos municipales de Vilallonga del Camp, La Selva del Camp y Alcover, Ca Rosset tiene en la producción de avellanas su principal actividad, que acompaña con pequeñas producciones de almendras y olivas. El 80% de sus avellanas son de la variedad Negret, con algunas más de Gironell y Pauetet (todas ellas variedades del Camp de Tarragona), mientras que los olivos son de la variedad Arbequina y los almendros cuentan con variedades Garrigues y Marcona.

«El año pasado, que fue un muy buen año -explica Ester Gomis- produjimos unas 35 toneladas de avellanas, pero normalmente estamos entre las 25 y las 30 toneladas. «La venta directa desde Ca Rosset es poca si tenemos en cuenta el volumen de toda la producción, pero ha ido mejorando», prosigue Gomis. La declaración del estado de alarma y el confinamiento de la población marcó el punto de inflexión en sus ventas online: «Notamos una subida, y después hemos visto en estos últimos días que bajaba un poco», pero la decisión de consolidarse en este canal es firme.

Ester Gomis, con algunos de los productos que comercializa. Foto: Alba Mariné/DT

En estas semanas han florecido los marketplace que agrupan a pequeños productores agrícolas locales para dar a conocer, en unos casos, y comercializar, en otros, su productos en el canal de venta directa al consumidor final. «Nos hemos apuntado a varias páginas web de estas, y lo estamos combinando con nuestro propia tienda online en Ca Rosset», explica Ester Gomis.

‘Benvingut a Pagès’
Las visitas familiares presenciales a su explotación agrícola ha quedado en suspenso con el estado de alarma, pero Gomis confía en que podrá retomarlas con más interés aún por parte de un importante mercado que busca experiencias de proximidad. «Cada año participo en la iniciativa ‘Benvingut a Pagès’ -que organiza la Generalitat como una jornada de puertas abiertas de las explotaciones agrícolas y ganaderas de Catalunya-, pero este año ha quedado pospuesta para otoño».

«Siempre he tenido claro que una parte importante del proyecto era la página web»

Ester Gomis trabaja los avellanos y los datos. Analiza el perfil de sus compradores online y en base a él monta sus estrategias de marketing. «La mayoría de las ventas que hacemos en la web corresponden a gente de unos 60 años, mayoritariamente mujeres. Ahora, lo que tenemos que hacer nosotros es seguir manteniendo el contacto con estas personas. También a través de la web, algunas tiendas han sabido de nosotros y seguramente aumentarán las ventas a tiendas».

«Siempre he tenido claro -resume- que una parte importante del proyecto de Ca Rosset era la página web, y esta crisis ha sido la oportunidad de mejorar para que la gente conozca nuestra marca».

Temas

Comentarios

Lea También