Bicicletas únicas para personas únicas

Desde Perafort, Lluís Campmajó diseña y fabrica bicicletas personalizadas para personas con discapacidad, bajo la marca Campmajó Special Bikes

Rafael Servent

Whatsapp
Pere Vellvehí con una de las bicicletas de montaña de Campmajó Special Bikes. Foto: Cedida

Pere Vellvehí con una de las bicicletas de montaña de Campmajó Special Bikes. Foto: Cedida

Lluís Campmajó (Òrrius, Maresme, 52 años) construyó su primera bicicleta con 15 años. Era una bicicleta de entrenamiento, para ayudarle a preparar las competiciones de trial con motocicleta a las que acudía a nivel prácticamente profesional. Cuando, unos años más tarde, abandonó el trial, descubrió el mundo de las bicicletas de montaña, con las primeras mountain bike de importación que llegaban a Europa procedentes de los EEUU.

Pero sus precios entonces eran prohibitivos para su bolsillo. Así que, echando mano de un catálogo comercial y con la experiencia previa construyendo sus propias bicicletas de entrenamiento, se hizo una mountain bike casera. «Un amigo la vio, y me pidió si le podía hacer otra para él». Fue el principio de su trayectoria como diseñador y constructor de bicicletas.

Lluís Campmajó, en su taller de Perafort. Foto: Pere Ferré 

Toda una vida (los últimos veinte años en Perafort, en el Tarragonès) fabricando bicicletas «de montaña, de carretera, de trial... de toda clase», por encargo y a medida. Hasta que, en el año 2017, conoció a Pere Vellvehí.

Fue en Girona, en una feria especializada a la que Lluís Campmajó había acudido a mostrar sus bicicletas. «Se nos acercó una pareja de chicos -recuerda-, y uno de ellos iba en silla de ruedas. Iba mirando, mientras su compañero se interesaba por las bicicletas. De repente, a la chica que me ayudaba en el stand le salió decirle al chico en silla de ruedas: ‘¿Quieres una bicicleta?’. Se le iluminó la cara: ‘¿Me podéis hacer una?’».
Lluís Campmajó le respondió que claro que sí. Arrancaba Campmajó Special Bikes.

Exclusividad: «En todo el mundo habrá solo cuatro o cinco fabricantes que hagan algo similar»

Aquel chico en silla de ruedas se llama Pere Vellvehí y es de L’Armentera (Alt Empordà). Él encargó y probó el primer prototipo de hand bike (bicicletas impulsadas mediante el tren superior del cuerpo, con un sistema de manivelas) que fabricaba Lluís Campmajó, concebida para la práctica del ciclismo de montaña.

Para ello, cambió por completo el diseño tradicional de las hand bike (una rueda delante y dos detrás, con tracción delantera) por otro en el que la tracción se desplazaba a su única rueda motriz trasera, aprovechando las dos ruedas directrices delanteras para mejorar el ángulo de giro.

Le incorporó un motor eléctrico de asistencia (solo funciona si se hacen girar las manivelas) para «ayudar en la subida de desniveles complicados», añadió suspensiones en cada rueda, ajustó reposapiés y asiento... y empezaron a hacer kilómetros por la montaña. Lluís Campmajó calcula que deben haber recorrido entre 4.000 y 5.000 kilómetros desde entonces. Tras cada salida, Pere Vellvehí le mandaba sus observaciones y experiencias. «Ha sido un gran proveedor de conocimiento», agradece Campmajó.

Ajuste tras ajuste, mejora tras mejora, desde Perafort, Campmajó Special Bikes (finalista en los últimos Premis Emprèn de la Diputació de Tarragona) acaba de sacar al mercado sus tres modelos de bicicleta (personalizables según las necesidades de cada usuario) para caminos, montaña y acompañamiento (un triciclo con dos plazas). Como referencia, la horquilla de precios, en función del modelo y las necesidades de personalización, puede variar entre los 2.500 euros y los cerca de 10.000 euros.

Cada bicicleta es un proyecto a medida que puede durar entre tres y cuatro meses. Lluís Campmajó asegura que «en todo el mundo habrá solo cuatro o cinco fabricantes que hagan algo similar. Estas bicicletas valen mucho dinero, es cierto, pero no son caras». ¿Cuál es el precio de algo único?

Temas

Comentarios

Lea También