Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Biocaseres, turismo de aceite ecológico

El joven de la Terra Alta Marc Boldó creó en 2015 la empresa Biocaseres que apuesta por el oleoturismo

Andreu Caralt

Whatsapp
El joven emprendedor Marc Boldó, de la empresa Biocaseres, ayer el molino de Casa el Cabo.

El joven emprendedor Marc Boldó, de la empresa Biocaseres, ayer el molino de Casa el Cabo.

Biocaseres no es un proyecto empresarial, es un proyecto de vida. Su autor es Marc Boldó Dolz, emprendedor de 33 años de edad nacido y residente en el pequeño pueblo de Caseres, en la Terra Alta.

Hace cinco años que en su casa decidieron dar el paso y reconvertir la explotación familiar de olivos y almendros de la agricultura convencional a la ecológica. Vendían el grueso de su producción a terceros y sólo elaboraban aceite para el autoconsumo. Ese aceite ‘privado’ lo cataron amigos y conocidos que le animaron a iniciar una aventura empresarial por su cuenta.

En 2015 empezó a comercializar su  aceite virgen extra ecológico, «aunque no teníamos clientes». No quedó otra que participar en ferias y concursos de aceites para dar a conocer el nuevo producto y desarrollar actividades de oleoturismo. Ese año participaron en la Feria de Calaceite y después han sido asiduos en las ferias especializadas de La Fatarella y Móra la Nova y en la plataforma de promoción ‘Benvinguts a Pagès’, que se celebra precisamente este fin de semana.
Biocaseres elabora dos tipos de aceites virgen extra, los dos procedentes de sus 2.035 olivos centenarios de la variedad empeltre. Además cuentan con 700 árboles de la variedad arbequina, almendros y viña.

Las aceitunas del ‘Algars Primer dia de collita’ se recogen en un solo día, en noviembre, durante seis horas, y se extrae el aceite de manera inmediata. «Lo que nos permite mantener intactas todas la propiedades organolépticas», detalla. 

Semanas más tarde se recoge el resto de la cosecha, cuando las aceitunas son negras. Las de mayor tamaño se destinan a aceituna de mesa y con el resto se elabora el aceite ‘Algars Tradició’. Por razones logísticas elaboran sus aceites en Calaceite por lo que no tiene el sello de la DOP Oli Terra Alta. 

Visitas guiadas

Biocaseres es conocido en la Terra Alta por su apuesta decidida por el oleoturismo. Su visita más habitual consta de un recorrido por una de las fincas de olivos empeltre ecológicos, donde se observan los restos de un molino de aceite ibérico de más de 2.000 años de antigüedad, y la posterior visita al molino de aceite de Casa el Cabo, en Caseres, donde ofrece una cata de los aceites de la casa. Puede variar el recorrido y visitar una finca donde disponen de caballos o visitar una de las varias piscinas naturales que brinda el río Algars. 

La oferta se completa con atractivos eventos puntuales, como una cata de aceite y cena en el poblado ibérico ‘La Gessera’ bajo la lluvia de estrellas el día de San Lorenzo.

En los dos últimos años han recibido 493 visitantes, con  el objetivo de aumentar el numero de visitantes año tras año. «Para mí, Biocaseres es un proyecto de vida, cuando los clientes terminan nuestra visita disponen de un conocimiento sobre el aceite de oliva que antes no tenían. Eso me provoca una enorme satisfacción sólo  comparable al del primer día que cato el aceite nuevo del año».

Su producción actual con marca propia es de 3.000 litros de aceite, que Boldó espera aumente en los próximos años gracias al aumento de sus actividades turísticas. «Nuestra apuesta pasa por comercializar  toda nuestra producción durante las visitas oleoturísticas».

Además de Biocaseres, el joven Boldó es el presidente de la Cooperativa Agrícola de Caseres y miembro fundador de la asociación Club Olitast de Gandesa, creada para fomentar la cultura del aceite. 

Temas

Comentarios

Lea También