Biogás de kilómetro cero

Una planta instalada en La Galera producirá biometano a partir de toneladas de alimentos caducados y residuos orgánicos

Marina Pallás Caturla

Whatsapp
LA GALERA (MONTSIA).

LA GALERA (MONTSIA).

En 2009, un grupo de emprendedores de La Galera (Montsià) entró casualmente en contacto con inversores ilusionados con el biogás. Se contagiaron mútuamente el entusiasmo y, en una primera acción, se unieron inversores, empleados por cuenta ajena, agricultores y ganaderos, constituyendo una sociedad. Así nacía Biometagás La Galera. En un principio, el proyecto estaba dirigido a la producción de electricidad sobre la base de los purines de la actividad ganadera, que ya eran un problema ambiental importante en la comarca.

«A partir de entonces los trámites fueron muy lentos por la burocracia. En 2013, se aprobó un Real Decreto que eliminaba las pocas ventajas que tenía el biogás, lo que hacía totalmente inviable el proyecto. Sin embargo, en 2016, gente preparada del grupo inversor, a través de su experiencia en otras plantas que habían construido, llegaron a la conclusión del gran futuro del biogás como energía primaria, en lugar de la cogeneración eléctrica», explica el gerente, Albert Martínez. «Así que ampliamos capital, captamos nuevos socios y encargamos una modificación del proyecto con el objeto de producir biometano con alto grado de eficiencia». El proyecto cuenta ya con 35 socios.

La previsión es que la planta de La Galera pueda transformar hasta 50.000 toneladas anuales de alimentos caducados y residuos locales para poder generar biogás y biometano comercializables. «Hace unos meses que hemos empezado las pruebas con estos productos y otros de origen de la industria alimentaria. Todos estos residuos son altamente contaminantes para el medio ambiente y hasta ahora su destino primordial era el vertedero, pero la Unión Europea está poniendo coto a ello, limitando ese destino y propiciando su aprovechamiento como es la producción de energía», detalla Martínez.

Albert martínez: «El biogás no solo es una energía limpia, sino que además, limpia»

El biometano tiene idéntica composición que el gas natural, por lo tanto todos los destinos de este son válidos para el biometano: la energía térmica, la eléctrica y la vehicular. «La ventaja es que la normativa europea es cada vez más gravosa con los combustibles fósiles, como puede ser el gas natural, con apoyos fiscales crecientes al uso del biometano cuya única diferencia es el origen: en lugar de utilizarse un gas que no molesta en el subsuelo, pero que en cuanto se extrae empieza a contaminar, se evita la emisión de contaminantes naturales por la descomposición de los residuos orgánicos obteniendo un beneficio que es la energía que no contamina. El biogás no solo es una energía limpia, sino que además limpia», concluye el gerente.

La empresa, según Martínez, beneficiará a la comarca creando empleo directo e indirecto en más de diez puestos de trabajo y ayudando a agricultores y ganaderos a dar solución a sus residuos en forma de alperujo, estiércoles y purines. Igualmente mejorando el medio ambiente, al evitar la emisión de gases de efecto invernadero y la contaminación de acuíferos por la alta densidad de las poblaciones porcina y avícola en la comarca.

CaixaBank ha financiado la construcción y explotación de la planta de La Galera, a través de un préstamo de 300.000 euros y de leasings por valor de 1,6 millones de euros. Y es que CaixaBank ha financiado hasta 39 proyectos de energía renovable con un importe de 3.163 millones de euros a nivel global en 2020.

Marina Pallás Caturla: La Galera

Temas

Comentarios

Lea También