Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bolsos veganos con materiales reciclados en Reus

Gemma y Núria Hernández son dos hermanas que dirigen la marca de bolsos y accesorios, sostenibles y producidos en su tienda-taller de Reus

Alba Tudó

Whatsapp
arla, Núria y Gemma, de Numon. Abajo, imagen de la tienda-taller de Reus. FOTO: Ferran Estivill

arla, Núria y Gemma, de Numon. Abajo, imagen de la tienda-taller de Reus. FOTO: Ferran Estivill

Núria, Gemma y Carla cosen bolsos y mochilas en su taller de Reus con los tejanos que ya no se ponen, o con las cortinas de la abuela. Las emprendedoras hacen bolsos veganos sostenibles, y recuperados.

Esta es la filosofía de Numon –el nombre viene de la combinación de Núria y Ramon–. «El proyecto lo empecé hace unos diez años, antes hacía bolsos con material reciclado y mi pareja hacía carteras con comics. Así nació el proyecto», dice Núria Hernández, que nació en Barcelona y añade que «hace años que vivo aquí, en Reus, y año y medio que tenemos el taller en el centro de esta ciudad. Mi hermana me ayuda en la tienda», explica Hernández.

Confeccionan ellas mismas las mochilas, bolsos, accesorios de forma vegana en la tienda-taller de Reus y se encargan de enviar los pedidos. «Nosotras no utilizamos materiales de origen animal para producir nuestros bolsos y accesorios.

Hemos encontrado la alternativa perfecta para no usar piel de procedencia animal y es una polipiel fabricada en Italia con certificado Ecolabel», dice la otra hermana, y añade que «recuperamos ropa del hogar y pantalones tejanos en desuso para darles una nueva vida». Dicen las abuelas que la gente joven ya no cose, pero las emprendedoras lo hacen en su taller.

«Mucha gente no se lo cree porque somos jóvenes, y por este motivo les mostramos lo que hacemos cuando vienen a comprar», afirman las hermanas, y añaden que «ahora es difícil con el fast fashion». La marca va dirigida al público femenino, aunque muchos hombres les piden mochilas o bolsos. Las riñoneras se venden tanto para hombres como para mujeres. Las mochilas transformables y las riñoneras son lo que más venden.

«Además hemos incorporado recientemente una selección de tapicerías hechas a partir de algodón reciclado de ropa en desuso y retales, y de poliéster que proviene de botellas de plástico», asegura Núria Hernández.

Cuentan que los clientes son de la provincia de Tarragona, pero también venden por Internet. «A toda España, pero también tenemos tiendas en otros países que nos venden nuestros productos, por ejemplo en Australia, Suiza o Francia», dicen. En total venden a 40 puntos de todo el mundo.

Economía circular

«Lo que ya se ha usado, se transforma y se vuelve a utilizar», detalla Gemma. No usan lanas, ni pieles animales y a la vez es funcional. «Queremos que la gente lo lleve y por este motivo se puede limpiar en la lavadora».

Hace unos meses han ideado una mochila-bolsa que se puede transformar a distintas medidas, y de momento está teniendo éxito. «Lo puedes hacer más pequeño o grande, y van muy bién», remarca Núria. 

Los objetivos y retos de futuro los tienen claros: «Un reto ya lo hemos logrado: tener una tienda-taller en Reus, y nos gusta». Núria estudió diseño de moda y en su trabajo final trató sobre  los materiales reciclados. «Siempre me ha gustado mucho este tema», relata Núria. 

En cambio, Gemma estudió interpretación y traducción pero dice que siempre le ha apasionado este mundo y cree en la marca y el proyecto. El sueño de Núria Hernández es crear un taller social. Además las hermanas quieren consolidar la marca y crecer poco a poco. «De momento preferimos que todo esto funcione y en el futuro nos plantearemos otras cosas», concluye Núria.

Temas

Comentarios

Lea También