Bruselas autoriza los 21.300 millones a España para que financie sus ERTE

El Gobierno apura plazos para aprobar el martes una prórroga pactada de los expedientes de regulación temporal de empleo

SALVADOR ARROYO/EFE

Whatsapp
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, en una imagen de archivo. FOTO: EFE

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, en una imagen de archivo. FOTO: EFE

El Consejo de la UE aprobó ayer la ayuda financiera por valor de 87.400 millones de euros que permitirá a dieciséis Estados la financiación de sus programas de cobertura a las reducciones de jornada y suspensiones temporales de empleo provocadas por el impacto del coronavirus. España percibirá 21.300 millones de euros. Es el segundo país por detrás de Italia (27.400) más beneficiado por este programa que se conoce como SURE y que se lanzó con una dotación total de 100.000 millones.

El objetivo de esta ayuda es financiar el considerable incremento del gasto público en que han incurrido los Estados miembros desde el 1 de febrero de 2020, como consecuencia de la utilización de distintos mecanismos nacionales con los que evitar el desempleo permanente (en el caso de España, los ERTE) así como sus planes de ayuda a autónomos. SURE es una de las tres redes de seguridad acordadas por el Eurogrupo el 9 de abril de 2020; un paquete de préstamos por valor de 540.000 millones de euros, que precedió al Plan de Recuperación (con una dotación de 750.000 millones) que los líderes de la UE acordaron a finales de julio.

Polonia (11.200 millones), Bélgica (7.800 millones), Portugal (5.900 millones), Rumanía (4.100 millones), Grecia (2.700 millones), República Checa (2.000 millones), Eslovenia (1.100 millones), Croacia (1.000 millones), Eslovaquia (631 millones), Lituania (602 millones), Bulgaria (511 millones), Chipre (479 millones), Malta (244 millones) y Letonia (193 millones) son los otros catorce países que han pedido dinero a través de SURE.

España, según el informe que presentó a Bruselas, a fecha 3 de agosto, «proporcionó pruebas» de que el gasto público real se había incrementado en más de 23.800 millones de euros desde el 1 de febrero «debido a las medidas nacionales adoptadas para abordar la situación socioeconómica y los efectos del brote de Covid-19». Una cuantía que vinculaba directamente con los ERTE y medidas similares dirigidas a los autónomos y empleados vinculados al sector del turismo.

Con la luz verde de ayer, la Comisión Europea ya está en disposición de recaudar los fondos necesarios en los mercados internacionales de capitales, ya que los préstamos del SURE están garantizados por el presupuesto de la UE, y las garantías que han aportado los propios Estados miembros en función de su contribución a la Renta Nacional Bruta de la UE, por 25 000 millones.

El Gobierno español y los agentes sociales, por otra parte, están apurando los plazos para lograr sacar con acuerdo una prórroga de las condiciones establecidas para los ERTE por la pandemia más allá del 30 de septiembre y que tendría que llevarse al próximo Consejo de Ministros del martes. Tras la reunión del jueves, que terminó ya entrada la noche tras más de nueve horas en la mesa de negociación, las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos UGT y CCOO estudiarán este fin de semana el documento que el Ministerio de Trabajo y el de Inclusión les remitirán con los puntos consensuados. La idea es reunirse el lunes, aunque tampoco se descarta algún encuentro durante el fin de semana.

Temas

Comentarios

Lea También