Más de Economía

Calviño justifica la rebaja impositiva de la luz para no perjudicar al ciudadano

La ministra de Economía aborda la subida del precio de la electricidad en una jornada del Cercle d'Economia en Barcelona

Agencias

Whatsapp
La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, participa en la XXXVI Reunión del Cercle d'Economia,

La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, participa en la XXXVI Reunión del Cercle d'Economia,

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha justificado hoy la rebaja impositiva a la electricidad que prepara el Gobierno para evitar que "el sector industrial y los consumidores se vean perjudicados" por la evolución del mercado energético y el aumento del precio "se repercuta" al consumidor final.

Calviño, que este viernes ha participado en las jornadas económicas del Cercle d'Economia, que concluyen este viernes en Barcelona, se ha referido así a la polémica por el aumento del precio de la electricidad.

Preguntada por si el Gobierno rebajará el IVA a la electricidad y también el impuesto a la generación, la vicepresidenta no ha entrado en detalles sobre la reforma que prepara el Gobierno ni precisado qué plazos maneja para llevarla a cabo, pero ha defendido estas medidas para evitar que el precio disparado de la tonelada de CO2 se traslade a la factura final de la luz.

"Con este coste de la tonelada de CO2 tenemos que pensar en medidas a corto plazo que nos permitan reducir la tarifa de la luz, porque no puede ser que el sector industrial y los consumidores domésticos sean los que se vean perjudicados por esta evolución del mercado y que el aumento de costes se repercuta en términos de coste final", ha dicho la vicepresidenta.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, confirmó ayer que su ministerio es "el que está trabajando y el que sabe cuál es la propuesta que se puede poner encima de la mesa" acerca de una rebaja impositiva a la electricidad, después de que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, haya avanzado que el Gobierno se plantea rebajar el IVA de ese bien de primera necesidad.

En una rueda de prensa en Moncloa, Montero aseguró que el Gobierno se plantea esa rebaja impositiva para contribuir a una disminución del precio de la luz, como ya avanzó el miércoles la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en comparecencia parlamentaria.

Calviño ha dicho que en las últimas semanas han coincidido en el tiempo la implantación de la nueva tarificación de la luz, que debía permitir "bajar el coste medio" de la electricidad, con el aumento de los costes por tonelada de C02, que se ha situado en un nivel de precios no previsto hasta dentro de algunos años.

Además de trabajar en una rebaja impositiva de la luz, Calviño ha asegurado que el Gobierno también "sigue avanzando en la transformación estructural" del sistema "para tener un sistema eletrico más sostenible y barato lo antes posible". 

La estabilidad europea

La vicepresidenta ha indicado también que Europa juega un papel central en el conjunto de movimientos geopolíticos que se están produciendo actualmente --como el cambio de tono de la OTAN o la suspensión de la guerra arancelaria de Boeing y Airbus-- y que marcará "dónde se van a encontrar los nuevos equilibrios" que marquen el futuro de las siguientes generaciones. 

Para Calviño, el conjunto de estos movimientos es un síntoma de "deseo de una mayor coordinación estratégica a través del atlántico" y Europa deberá cambiar en este contexto la atención prestada a la competencia entre países hacia un planteamiento más global. 

De cara al futuro, tanto España como el resto de Europa "estarán pendientes de los cambios en ámbitos tecnológicos y la transición ecológica". 

Además, para competir como europeos contra China y EEUU, se deberían facilitar las concentraciones empresariales transnacionales dentro del sector financiero --según la ministra--. 

Recuperación economica

La ministra ha recordado que el plan de recuperación presentado por España cuenta ya con el visto bueno de la Comisión Europea (CE) y confía en que el Ecofin lo apruebe definitivamente en su reunión del mes de julio, lo que permitirá la llegada, solo este año, de 19.000 millones de euros.

Estos fondos han de posibilitar a España que la recuperación económica en curso no sea "solo un rebote", sino que se trate de una recuperación sólida, y que el país aborde el proceso de modernización de su estructura económica y afronte los desequilibrios que arrastra desde hace décadas.

"Un proceso de inversión y reforma que permita a España subirse al tren de la nueva economía verde y digital y avanzar hacia un crecimiento más inclusivo y sostenible", ha señalado Calviño.

Ha reconocido que la ejecución de este plan de recuperación es un reto muy complejo para las administraciones públicas, las empresas, para la colaboración público-privada y para la sociedad, y, por ello, ha dicho: "Tenemos que colaborar, remar todos en la misma dirección, si queremos que sea un éxito".

La vicepresidenta económica se ha mostrado convencida: "Vamos a salir adelante" y "a conseguir canalizar toda la energía en esta dirección positiva, dejando atrás roces absolutamente improductivos que solamente conducen a la ruptura de la sociedad y a callejones sin salida".

"Desde el Gobierno creemos que tenemos un buen plan, los recursos para hacerlo realidad y la determinación de que, efectivamente, entre todos consigamos construir un futuro mejor para nuestro país", ha manifestado.

Para que España tenga un crecimiento fuerte y sostenido, ha apuntado Calviño, hay que seguir trabajando en cuatro ejes fundamentales: continuar con la campaña de vacunación, seguir protegiendo el tejido productivo y las rentas, ejecutar este plan de recuperación y mantener la estabilidad económica y financiera.

En este punto, ha explicado que el país deberá emitir unos 150.000 millones de euros de deuda pública para responder a los gastos derivados la pandemia, un volumen de deuda "impresionante", ha dicho, que "puede ser un lastre para generaciones futuras", que son las que van a tener que hacer frente a su devolución.

Por eso, según la ministra, es "tan importante" abordar cuanto antes cuestiones como el futuro de las pensiones, teniendo en mente que entre 2030-2040 se jubilará la generación del 'baby boom'.

"Hay que actuar ya con responsabilidad para que ese coste no caiga sobre las mismas generaciones que tendrán que devolver esa deuda pública", ha apuntado Calviño, que cree que la "buena noticia" es que las condiciones actuales de los mercados financieros son positivas, lo que permite tener cierta "tranquilidad" respecto a la sostenibilidad del nivel de deuda.

"Pero las buenas condiciones financieras no nos tienen que llevar en absoluto a la complacencia. Por eso prevemos que empiece bajar la ratio de deuda pública sobre el PIB y de déficit público sobre el PIB ya en 2021, gracias sobre todo al impacto cíclico del enorme crecimiento económico que esperamos se produzca este año", ha explicado.

De esta manera, España retomará la senda descendente que le permita retomar el proceso de consolidación fiscal en el que estaba inmersa en los últimos años y que se truncó con la llegada de la pandemia.

Temas

Comentarios

Lea También