Camil Ros: «Hemos tenido políticos que han hecho más de API que política industrial»

Secretario general de la UGT de Catalunya

Rafael Servent

Whatsapp
Camil Ros, secretario general de la UGT de Catalunya. Foto: Pere Ferré

Camil Ros, secretario general de la UGT de Catalunya. Foto: Pere Ferré

Nombre:  Camil Ros
Cargo: Secretario general de la UGT de Catalunya

Sindicato: Camil Ros (Vallromanes, Vallès Oriental, 1972) ostenta desde el año 2016 el cargo de secretario general de la UGT de Catalunya, organización sindical en la que milita desde 1996. Recientemente estuvo en Tarragona, en vísperas del Primero de Mayo.

Termina el estado de alarma. ¿Peligran los ERTE?
Creemos que los ERTE en ningún caso han de ir relacionados con el estado de alarma. Es una negociación que nace de una propuesta sindical, y como mínimo ha de durar hasta final de año o superada la pandemia. No son una línea roja, sino un muro rojo: creemos que ha sido la medida más útil de las que se han puesto en marcha.

Tras los ERTE, ¿vienen los ERE? ¿Es decir, despidos?
No podemos haber estado invirtiendo dinero público que ha ido a las empresas para ahorrar costes laborales para, a continuación, pasar del ERTE al ERE, a no ser que haya una causa muy justificada. Y tenemos la sensación de que alguna empresa querrá hacer trampa.

Aunque también las habrá que digan ‘hasta aquí llegué’, ¿no?
Por eso es clave definir políticas de ocupación y hacia qué sectores van transitando determinados perfiles laborales. Ahora necesitamos políticas a corto y a medio plazo, con bases sólidas, que pasan por derogar las reformas laborales. A corto plazo está el mantenimiento de los empleos, pero no para ir pasando la pelota hacia adelante.

¿Qué colectivo preocupa más? ¿Jóvenes desempleados, mayores de 45 años con paro de larga duración...?
El problema lo tenemos en todas partes. Ahora, todos conocemos a gente en ERTE, igual que en la anterior crisis conocíamos a gente que se había quedado sin trabajo. Afecta a todo el mundo, pero nos preocupa el paro juvenil.

¿Por qué?
Porque les estás rompiendo su crecimiento laboral. Con lo cual, acaban emigrando, por ejemplo. Y estos jóvenes que emigran no volverán. Has invertido en ellos unos recursos públicos que no revertirán. Pero el nuevo elemento de esta crisis es que, si en el momento de máxima plenitud laboral quedas expulsado del mercado laboral con 50 años, estás reventando tu pensión. La vacunación está teniendo un efecto positivo, pero no se trata de salir de una pandemia sanitaria para entrar en una pandemia de despidos. Si hay ERE, que sean con causa. Y la mayoría de los que hay planteados ahora no son fruto de la crisis sanitaria.

¿Puede afirmar lo mismo en microempresas de autónomos?
Con los ERTE hemos encontrado una buena herramienta para las empresas, donde los créditos ICO también han ayudado. Pero ha habido también fracasos, que son esencialmente dos: no hemos encontrado herramientas para toda aquella gente que no tenía nada, con el ingreso mínimo vital, ni para los autónomos. En ambos casos hacía falta una política similar a la de los ERTE, porque estas personas han quedado en unos niveles de desprotección muy grandes. El pequeño autónomo ha quedado muy descubierto, es cierto.

¿Cuántos de ellos no volverán a abrir?
Estamos en un momento de tsunami, en el que hasta que el agua no baje del todo, no veremos el final. Y cuando ya no haya medidas sanitarias que priven la actividad económica, veremos verdaderamente dónde hemos quedado.
Sea donde sea ese lugar, habrá que recuperarse. ¿Cómo?
Quien resiste mejor las crisis son los estados con más Estado del Bienestar y más industria. En nuestro caso, en las políticas hemos pasado del centralismo absoluto de la primera oleada a un tutti frutti de comunidades autónomas. El punto está en un equilibrio.

¿En qué sentido?
Tendría que haber una coordinación estatal, y con estas políticas muchas personas hubiesen podido mantener la actividad. Tenemos el reto de hacer una fiscalidad más justa y progresiva, tanto con las personas como con las empresas. Y tener claro que no es lo mismo el puesto de trabajo que genera una industria que otros sectores. 

¿Le preocupa que nos desindustrialicemos? En el caso de Tarragona, la apuesta por el hidrógeno verde busca también mantener el polo petroquímico.
Yo no me imagino el Camp de Tarragona sin la petroquímica. Pero si el debate se sitúa en la supervivencia como estrategia empresarial, acabarán cerrando y marchándose. En el Camp de Tarragona hay dos sectores tractores muy claros, que son la industria petroquímica y el turismo, junto al sector público. Y los sectores tractores han de tener un tratamiento específico. En este sentido, las políticas industriales han de tener un mínimo recorrido por décadas.

Y no es nuestro caso, entiendo.
No hay una política industrial en Catalunya porque, entre otras cosas, no se han definido los sectores tractores. La industria química, la automoción y la agroindustria son los tres tractores industriales. Es en estos sectores que hay que priorizar. Pero, durante muchos años, hemos tenido unos políticos que han hecho más de API que política industrial.

¿Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, dice?
Sí. Cuando una industria ha cerrado en el Camp de Tarragona, en el mejor de los casos se ha puesto en ella un almacén logístico. Hay más ejemplos. En Catalunya estamos perdiendo el debate de la electrificación y la fábrica de baterías. Creemos que los gobiernos tendrían que situar las luces largas, porque van pasando las oportunidades.

¿Hasta el punto de no retorno?
En general, aunque vayamos tarde, estamos a tiempo. En parte gracias a que los recursos que vienen de Europa llegan más rápido y en mayor cantidad, con el instrumento Next Generation EU. Es algo que nos debería permitir aprovechar para hacer un debate de modelo, pero no se hace.

¿Qué habría que debatir?
Cuando vienen a presentarte un proyecto, les preguntas: ‘¿Qué auditoría de ocupación tiene? ¿Qué puestos de trabajo se pueden crear? ¿Cuáles se pueden reconvertir? ¿Podemos reconvertir otros sectores de actividad, y que alguien pase del sector turístico a las placas solares?’. Esta coordinación política no está.

Temas

Comentarios

Lea También