Más de Economía

Certificados de profesionalidad

Las titulaciones regladas de corta duración son una buena opción para cambiar rápido de sector en procesos de reorientación de carreras

Rafael Servent

Whatsapp
Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

En plena tercera oleada de la pandemia de Covid-19, algunos sectores y perfiles profesionales siguen con las perspectivas laborales en mínimos. Ante un escenario incierto como nunca, plantearse un cambio de sector e incluso de profesión empieza a ser común. Un certificado de profesionalidad puede ser una herramienta muy útil para lograrlo.

Lo explica Valentín Bote, director de Randstad Research: «Hay un cambio estructural en el grado de atractivo en que percibimos los sectores en el plano laboral, y es muy posible que un trabajador de estos sectores se plantee hoy un cambio de carrera. Para estos casos hay herramientas muy útiles, como los certificados de profesionalidad, que a la práctica son como un trozo de una Formación Profesional (FP), y que tienen reconocimiento oficial. En muchos casos, son una unidad de competencia de una FP».

Ante la incertidumbre del mercado laboral en determinados sectores y perfiles profesionales, un cambio de sector o de perfil es una buena opción para seguir activo. Los certificados de profesionalidad permiten ese cambio en pocos meses.

«Hay un catálogo con más de 500 certificados de profesionalidad -explica Bote-, y de ahí sales con un título oficial. Una persona que sea camarero o dependiente de un comercio, en unos pocos meses puede cursar ese certificado y cambiar de profesión en apenas tres, cuatro o cinco meses, entrando en algunas profesiones con mucha demanda, como la electricidad industrial, soldador... Pero estos certificados de profesionalidad también te pueden acercar a la informática, al software...».

Más conocidos por su  faceta de reconocimiento de trayectorias profesionales para las que en su momento no había titulación oficial, los certificados de profesionalidad son documentos oficiales que acreditan las competencias profesionales y garantizan que la persona que lo obtiene tiene los conocimientos, las habilidades y las aptitudes para desarrollar una actividad laboral de acuerdo con las exigencias del mercado de trabajo. Además, en todos los casos cuentan con prácticas laborales, que salvo excepciones son de obligado cumplimiento para obtener la titulación.

«En unos pocos meses, una persona puede cursar uno de estos certificados y entrar en una profesión con mucha demanda» (Valentín Bote, Randstad Research)

Acceder a uno de los cursos que abren las puertas a un certificado de profesionalidad está al alcance de cualquier persona, independientemente de su nivel de formación o de experiencia profesional previa.

Tres niveles

Divididos en tres niveles, los certificados de profesionalidad de Nivel 1 no exigen requisito académico ni profesional alguno. Entre la oferta disponible en este primer nivel se encuentran titulaciones de alta demanda tales como ‘Operaciones auxiliares de montaje y mantenimiento de sistemas microinformáticos’, ‘Operaciones auxiliares de montaje de instalaciones electrotécnicas y de telecomunicaciones en edificios’,  ‘Operaciones auxiliares de montaje y mantenimiento de equipos eléctricos y electrónicos’ y ‘Operaciones básicas en el montaje y mantenimiento de instalaciones de energías renovables’.

Los certificados de profesionalidad de Nivel 2 tienen como requisitos mínimos alguno de los siguientes: contar con un graduado en educación secundaria, poseer otro certificado de profesionalidad de Nivel 2 o haber obtenido un certificado de profesionalidad de Nivel 1 en la misma familia y área profesional que el certificado al cual se quiere acceder.

‘Operación de sistemas informáticos’, ‘Montaje y mantenimiento de instalaciones de climatización y ventilación-extracción’, ‘Transporte sanitario’, ‘Atención sociosanitaria a personas en el domicilio’, ‘Fabricación y montaje de instalaciones de tubería industrial’ o ‘Soldadura por arco con electrodo revestido’ son algunos de estos certificados de Nivel 2.

En la demarcación de Tarragona, el SOC ha programado este año 114 cursos, de los que 79 son certificados de profesionalidad. Pero, gracias a la formación online, la oferta es mucho mayor

Por último, para acceder a los certificados de profesionalidad de Nivel 3, los requisitos mínimos son contar o bien con un título de Bachillerato, o bien con otro certificado de Nivel 3. También, igual que ocurre con los certificados de Nivel 2, con un certificado del nivel anterior en la misma familia y área profesional. 

De esta manera, partiendo de unos requisitos mínimos que no se contemplan en el Nivel 1, alguien podría progresar profesionalmente, por ejemplo, logrando primero un certificado de profesionalidad en ‘Operaciones básicas en el montaje y mantenimiento de instalaciones de energías renovables’ (Nivel 1), después en ‘Montaje y mantenimiento de instalaciones solares fotovoltaicas’ (Nivel 2) y, por último, en ‘Organización y proyectos de instalaciones solares fotovoltaicas’ (Nivel 3).

Más digitales

Ante una situación de reinvención laboral, estos certificados pueden ser una muy buena opción para planificar un plan de carrera que a la vez mantenga a la persona vinculada al mundo laboral en todo momento. Aunque Valentín Bote, de Randstad Research, alerta: «Si alguien quiere reenfocarse profesionalmente, eso requiere un esfuerzo a nivel personal. Lo bueno es que hoy los certificados de profesionalidad se pueden cursar en modalidad online. Es duro, pero se puede hacer».

«Hay un proceso continuo de recualificación que se nos va a demandar a todos» (Javier Blasco, Adecco Group Institute)

Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, añade: «Las profesiones de toda la vida se van a tener que reinventar o adaptar. En hostelería, por ejemplo, para pedidos online o entrega a domicilio. Si tú eres camarero, métete en un curso para sacarte un certificado de profesionalidad en un mes y medio, porque la gente tendrá que tener esa capa digital, con perfiles híbridos en profesiones y titulaciones».

«El Blockchain -prosigue Blasco- va a ser necesario para un administrativo que trabaja en una notaría, los comercios van a necesitar trabajar también en remoto, pero que quien lo haga tenga también experiencia de cliente en el cara a cara, porque la experiencia de cliente es muy importante».

«Es un proceso continuo de recualificación -insiste- que se nos va a demandar a todos, con otras competencias, no solo duras, sino también complementarias, con una recualificación también en habilidades. Vamos hacia entornos de aprendizaje continuos, presencial y en remoto, con colaboración pública y privada».

«Con uno de estos cursos, en cinco o seis meses puedes estar trabajando en otro sector» (Ariadna Rectoret, SOC)

En Catalunya, además de los centros de formación privados, esta oferta formativa se canaliza a través del Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC) y del Consorci per la Formació Contínua de Catalunya. Están abiertos a cualquier persona en edad laboral, independientemente de su situación (los del SOC son para personas desempleadas y los del Consorci para gente con un contrato) y financiados con fondos públicos, entre ellos los procedentes del Fondo Social Europeo de la Unión Europea (UE).

Ariadna Rectoret, directora del Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC), destaca el carácter de formación reglada que tienen estos cursos y los certificados de profesionalidad que se obtienen con ellos: «La ventaja que tienen estos certificados es que están dentro del ámbito de la formación reglada y están organizados como un título de FP. De hecho, puedes pasar de uno de estos certificados a un título [completando los módulos que falten para ello]».

  • Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales: Con 195 plazas y 13 cursos programados a lo largo de este año 2021 en las comarcas de la demarcación de Tarragona, la ‘Atenció sociosanitària a persones depenents en institucions socials’ lidera la oferta de cursos para la obtención de certificados de profesionalidad impulsada por el Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC). Con una duración de 370 horas, este curso cuenta con módulos como la ‘Intervenció en l’atenció higiènic-alimentària en institucions’ y unidades formativas como ‘Animació social de persones depenents en institucions’ o ‘Tècniques de comunicació amb persones depenents en institucions’, entre otras. El sector sociosanitario es uno de los que, previsiblemente, experimentarán un mayor crecimiento en los próximos años, con una demanda al alza de profesionales cualificados.
  • Actividades auxiliares de almacén: Manipular cargas con carretillas elevadoras, preparar pedidos de forma eficaz y eficiente, siguiendo los procedimientos establecidos, o realizar operaciones auxiliares de recepción, colocación, mantenimiento y expedición de cargas en el almacén son algunos de los contenidos formativos que se trabajan en este curso de 170 horas, que permite obtener un certificado de profesionalidad en ‘Activitats auxiliars de magatzem’. Con 11 cursos programados en la demarcación de Tarragona a lo largo de este año, este certificado de profesionalidad habilita para trabajar en otro de los sectores con mayor crecimiento en estos últimos meses: la logística. Impulsado en especial por la aceleración del comercio electrónico y las nuevas inversiones en la logística de ‘última milla’, la demanda de personal cualificado en este sector va a seguir al alza durante los próximos años.
  • Confección y publicación de páginas web: Con una duración de 480 horas, este curso otorga un certificado de profesionalidad reglado en ‘Confecció i publicació de pàgines web’, con unidades formativas como la creación de páginas web con el lenguaje de marcas, la elaboración de hojas de estilo, plantillas y formularios o la integración de componentes de programación en páginas web. 
  • Desarrollo de aplicaciones con tecnología web: Este curso de 510 horas permite obtener el certificado de profesionalidad en ‘Desenvolupament d’aplicacions amb tecnologia web’. Desarrollar elementos de programación en el entorno cliente y de servidor, así como implementar, verificar y documentar aplicaciones web en entornos Internet, intranet y extranet son algunos de sus contenidos. 

Asociados a menudo a situaciones de desempleo de larga duración, la dimensión de formación continua y de recualificación para mantener la empleabilidad que tienen estos certificados suele quedar en un segundo plano cuando, en opinión de los profesionales, es su principal valor. «Toda la formación de reciclaje -explica Ariadna Rectoret- está pensada para que tu carrera profesional no te expulse del mercado laboral. Seguir uno de estos cursos mientras se está trabajando es posible, aunque es cierto que has de tener tiempo para ello».

Los ERTE como oportunidad

Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en los que los afectados han visto caer su carga de horas laborales, en algunos casos hasta un 100% de su jornada, son en este punto una buena oportunidad para dedicar ese tiempo a reorientar carreras profesionales hacia sectores y perfiles con más proyección.

Excepcionalmente, además, las personas que se encuentran en situación de ERTE (y que por lo tanto no están desempleadas) pueden participar ahora también en los cursos impulsados por el SOC, además de los del Consorci per la Formació Contínua de Catalunya que habitualmente están al alcance de toda la población activa.

«Las personas que hoy se encuentran en situación de ERTE -recomienda Ariadna Rectoret- deberían aprovechar y utilizar este tiempo de parón para formarse y adquirir competencias tecnológicas, porque la gente cualificada con antelación para su puesto de trabajo no acostumbra a perder el empleo». 

Además, «ahora tenemos mucha oferta formativa en fin de semana -destaca Rectoret-, en horario nocturno y, desde que empezó la pandemia, en virtual. Hoy, alrededor de un 90% de la formación, toda la parte teórica, es online. En muy poco tiempo puedes cualificarte. Lo que la gente quiere es trabajar, y con uno de estos cursos, en cinco o seis meses de promedio puedes estar trabajando en un nuevo sector».

Temas

Comentarios

Lea También