Champú de hotel en monodosis de gelatina

Biodrops, con sede en Riudoms y producción en Constantí, propone ‘amenities’ cosméticas y de higiene personal libres de plásticos de un solo uso

Rafael Servent

Whatsapp
Sergi Ferran (izquierda) y Aitor Susaño con algunas de sus cápsulas ‘I Disappear’. Fotos: Àngel Ullate

Sergi Ferran (izquierda) y Aitor Susaño con algunas de sus cápsulas ‘I Disappear’. Fotos: Àngel Ullate

I Disappear’ es la marca con la que Biodrops, startup con sede en Riudoms fundada por Sergi Ferran (La Canonja, 41 años) y Aitor Susaño (Tarragona, 43 años), piensa revolucionar el sector de las amenities para establecimientos hoteleros. Sus monodosis cosméticas y de higiene personal en cápsulas biodegradables son su alternativa a los envases plásticos de un solo uso para el champú y el gel de ducha que los establecimientos hoteleros ofrecen a sus clientes.

Desde hace un tiempo, esos envases individuales han sido sustituidos en muchos establecimientos por dispensadores de champú y gel a granel, pero se trata de una acción que Sergi Ferran, socio fundador y director comercial de esta startup, califica de «solución para cumplir el expediente».

Champú, gel de ducha y aceite corporal son los productos que hoy comercializan

«A nivel ecológico -explica Sergi Ferran- no es la solución, porque también genera plástico, además de no ser tan higiénico, por ser compartido». Frente a ello, proponen unas nuevas monodosis de champú, gel de ducha y aceite corporal encapsuladas en gelatina alimentaria biodegradable, a las que próximamente sumarán también monodosis con pasta de dientes y acondicionador de cabello.

Constituida el pasado mes de junio en Riudoms, Biodrops fue distinguida este mes de diciembre en los Premis Emprèn 2021 de la Diputació de Tarragona como ganadora en la categoría Eficiència energètica i sostenibilitat. Un galardón que se suma al obtenido el pasado mes de octubre en los  Premis CETT Fundació Projectes Emprenedors en el sector turístic, hoteler i gastronòmic.

Bajo la marca ‘I Disappear’, que sacaron al mercado apenas el pasado mes de octubre, Biodrops diseña, desarrolla y comercializa estos envases biodegradables de un solo uso para alojamientos turísticos. Un mercado que, según cuentan, está acogiendo con interés su propuesta.
Del encapsulado se encarga, en unas instalaciones dedicadas de 600 metros cuadrados en el polígono industrial de Constantí, Capsule Design, una empresa de Aitor Susaño (socio fundador ahora de Biodrops) que cuenta con  una importante trayectoria en la fabricación de monodosis encapsuladas biodegradables, donde destaca su marca de monodosis de aceite de oliva Corium.

Algunos de los productos que comercializan. Foto: Àngel Ullate

Con una capacidad de producción de 26 millones de monodosis al año (que aseguran que, de ser necesario, podrían multiplicar por cinco en un plazo de seis meses), ‘I Disappear’ está en proceso ahora de la certificación ecológica de sus productos cosméticos (fabricados en Catalunya y libres de parabenos y aluminio), con una formulación propia que pueden personalizar a demanda del cliente mediante el uso de aromas.

Esa personalización se extiende a la gama de colores de sus cápsulas y a los expositores en los que los establecimientos hoteleros presentan a sus clientes sus amenities. Bambú, metal y metacrilato son algunos de los materiales con los que han construido estos expositores personalizados.

Sergi Ferran explica que, pese a que todavía no han cerrado ningún contrato de ventas, sí que tienen preacuerdos con alojamientos turísticos en toda Catalunya «preocupados por la parte ecológica» de su actividad. Su mercado va desde casas rurales a cadenas hoteleras, pasando por pequeños hoteles de una decena de habitaciones.

Cuentan con cerrar el próximo año 2022 en un 75% de su capacidad de producción, alcanzando una facturación de un millón de euros.

Temas

Comentarios

Lea También