Más de Economía

Cómo optar a los fondos europeos Next Generation

Habrá convocatorias de ayudas a empresas en 2021, 2022 y 2023: no se trata de ser los primeros en aplicar, sino de presentar un buen proyecto.

Rafael Servent

Whatsapp
Cómo optar a los fondos europeos Next Generation

Cómo optar a los fondos europeos Next Generation

Ante todo, calma. Que ni está ‘todo el pescado vendido’ ni hay que correr porque ‘nos lo quitan de las manos’. Más bien ‘sin prisa pero sin pausa’ y ‘a poc a poc i bona lletra’. De vital importancia lo último: que lo que se escriba tenga sustancia.

Los fondos procedentes del instrumento extraordinario ‘Next Generation EU’, movilizados por la Comisión Europea (CE) para poner a disposición de los ciudadanos de la Unión 750.000 millones de euros en forma de créditos y ayudas directas a empresas, están más cerca. A la vez, todo está todavía por hacer.

Quienes están siguiendo de cerca su despliegue calculan que las primeras convocatorias concretas (a las cuales aplicar con proyectos empresariales) podrían salir como pronto el próximo mes de mayo, aunque hay quien no lo ve posible antes de julio y también quien emplaza a septiembre. Sea como sea, se trata de un instrumento de largo recorrido, que va a facilitar la publicación de un sinfín de líneas de ayudas y subvenciones, pero que va a durar por lo menos los ejercicios 2021, 2022 y 2023, con sucesivas convocatorias.

Estos fondos extraordinarios, financiados con deuda de la CE a largo plazo (de ahí el nombre ‘next generation’, porque será la próxima generación de europeos la que tenga que devolver estos créditos, pero también la generación que debería beneficiarse de las inversiones de futuro que se acometerán hasta el año 2027), serán gestionados por cada uno de los Estados miembros de la Unión que lo soliciten.

La transición ecológica contará con un 37% de los recursos extraordinarios de la Comisión Europea

En el caso del gobierno español tienen, como el resto de Estados miembros que quieran hacer uso de estos fondos, hasta el 21 de abril de este año 2021 para presentar un plan de inversiones y reformas que convenza a la CE de que vale la pena financiar esos proyectos. En esa tarea están todavía, y la última palabra la va a tener la CE.

No valdrá cualquier cosa, y la posibilidad de que la CE decida que el proyecto presentado no es de calidad (y, por lo tanto, desestime la cesión de fondos para su gestión por parte del Reino de España), es real. De ahí que, en el mejor de los casos, una respuesta positiva por parte de la CE, sin objetar ni una coma al plan que haya presentado España, se traduciría en unas primeras convocatorias de líneas de ayudas, como pronto, en el mes de mayo. 

Las políticas encaminadas a incidir en la transformación digital contarán con un 20% de los recursos

Y llega la cuestión de la ‘bona lletra’: el instrumento ‘Next Generation EU’ en ningún caso podrá ser usado para financiar gasto corriente o deuda pública. Solo inversiones y reformas de futuro, en áreas estratégicas delimitadas por la CE, tales como la transición ecológica (un 37% de los fondos se destinarán a ello) o la transformación digital, con un 20% de los recursos.

Siete son los ámbitos en los que se acotarán estas políticas: agenda digital, innovación, juventud, eficiencia de recursos y energías renovables, política industrial, calificaciones en el sistema educativo y lucha contra la pobreza.

Con estas líneas maestras es con las que el Estado español está elaborando hoy el plan de inversiones y reformas que presentará ante la CE. Pero no solo. Tan importante como conocer el objetivo es tener claro con qué se cuenta para alcanzarlo. Es decir: qué empresas tienen o podrían tener proyectos transformadores alineados con esos objetivos, para acogerse en un futuro a las convocatorias de ayudas que puedan lanzar ministerios, conselleries e incluso administraciones locales, echando mano de este instrumento extraordinario.

Es por ello por lo que desde el gobierno español, a través de diversos ministerios, se han lanzado llamamientos a empresas e instituciones para que les hagan llegar manifestaciones de interés en una docena de áreas, con el fin de hacer un mapeado de los principales activos con los que cuentan y ajustar la propuesta que hará llegar a la CE. La mayoría de estos llamamientos ya han cerrado el plazo de admisión, mientras que unos pocos lo harán a mediados de este mes de marzo.

Iniciativas como la Plataforma Hidrogen Verd Catalunya Sud, liderada por la Universitat Rovira i Virgili (URV), son un ejemplo de los múltiples proyectos que, en forma de manifestación de interés, se han hecho llegar en estos últimos meses.

Todo está por hacer
Lo mismo ha sucedido a escala autonómica con el mapeado que tiene en marcha, por ejemplo, el Govern de la Generalitat. A través de ACCIÓ ha abierto una ventanilla para recibir proyectos empresariales que puedan alinearse con estos fondos europeos, habilitando incluso una dirección de correo electrónico específica (reactivacio@correu.accio.gencat.cat) a través de la que canaliza su recepción.

Manifestaciones de interés con plazos de recepción cerrados, ventanillas que llevan meses recogiendo proyectos... ¿empezamos a tener empresas bien conectadas con los fondos Next Generation EU, mientras otras se descuelgan de ellos? La respuesta, de nuevo, es que que no todavía y que todo está por hacer. Aunque no vale dormirse. 

«Recibimos las propuestas de forma confidencial y, a medida que salgan las convocatorias, iremos ayudando para que el máximo de ellas tengan financiación». Joan Romero, Consejero delegado de ACCIÓ.

Lo explica Joan Romero, consejero delegado de ACCIÓ: «En la Generalitat llevamos más de 500 proyectos recibidos, 27 de los cuales hemos calificado como de carácter emblemático. Pero la letra pequeña [de las convocatorias vinculadas a los fondos Next Generation EU] todavía no está escrita, con lo cual seguimos recibiendo y esperamos seguir recibiendo nuevos proyectos».

En ningún caso, la comunicación por parte de las empresas de los proyectos que potencialmente pudieran estar alineados con los objetivos de estos fondos significa el inicio de la aplicación formal para obtener parte de esos recursos, puesto que, a día de hoy, no hay convocatoria alguna en ninguna parte de Europa.

«Nuestra voluntad -explica Joan Romero- es tener identificados el máximo de proyectos para que, a medida que vayan saliendo convocatorias, podamos ir informando a las empresas si su proyecto encaja perfectamente con una convocatoria».

«Llegado el caso -prosigue-, podemos ayudar a preparar la solicitud o hacer sugerencias para que, por ejemplo, una empresa contacte con otras dos que tengamos identificadas y se presenten conjuntamente a una determinada convocatoria».

El objetivo es captar el máximo de recursos, pensando principalmente en las pequeñas y medianas empresas. «Las grandes empresas -admite Romero- tienen los mecanismos para presentarse a este tipo de convocatorias, pero a las pymes les costará más. Tener una ventanilla para pymes es un recurso para ellas».

«Este servicio -prosigue el consejero delegado de ACCIÓ- no tiene ningún tipo de coste para la empresa: recibimos las propuestas de manera confidencial y, a medida que salgan las convocatorias, iremos ayudando y asesorando para que el máximo de proyectos acabe teniendo financiación».

Pero alerta: hay que tener un buen proyecto. «Los proyectos han de ser suficientemente maduros como para ejecutarse de forma rápida. Hay que ser muy conscientes de que la madurez es importante, y recordar que también habrá convocatorias en 2022 y 2023», destaca Joan Romero.

«Los proyectos deben tener un componente transformador: no son fondos pensados para dar pequeñas ayudas a empresas». Lluís Juncà, Director general de Promoció Econòmica, Competència i Regulació de la Generalitat

Lluís Juncà, director general de Promoció Econòmica, Competència i Regulació de la Generalitat de Catalunya, coincide: «Estamos de acuerdo en que este dinero llegue a todas partes, pero que sea en proyectos transformadores. Ni a financiar gasto corriente ni a proyectos que no tengan ese componente transformador. No son fondos pensados para dar pequeñas ayudas a empresas. Lo cual no excluye convocatorias para proyectos más pequeños, mientras sean transformadores».

También en su caso quiere dar un mensaje de tranquilidad sobre los calendarios: «Cuando se presentó el instrumento Next Generation EU hubo bastantes nervios  y temor de quedar fuera por cuestión de plazos, pero eso no sucederá. Es cierto que por ejemplo se han identificado una serie de grandes proyectos [los Projectes Emblemàtics de la Generalitat de Catalunya o los PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) del gobierno español], pero para el resto de proyectos [de menores dimensiones] hay tiempo todavía de ir perfilándolos».

«Nuestra recomendación -concluye Lluís Juncà- es que las empresas trabajen bien los proyectos, porque no es un proceso que cierre la puerta en Navidad. Nadie está fuera de momento». 

  • Diez palancas tractoras: En España, los proyectos empresariales que quieran encuadrarse en el instrumento ‘Next Generation EU’ tendrán que adaptarse al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del gobierno español, articulado en diez palancas tractoras: Agenda urbana y rural, lucha contra la despoblación y desarrollo de la agricultura; Infraestructuras y ecosistemas resilientes; Transición energética justa e inclusiva; Administración para el siglo XXI; Modernización y digitalización del ecosistema empresarial; Pacto por la ciencia y la innovación y refuerzo del Sistema Nacional de Salud; Educación, conocimiento, formación continua y desarrollo de capacidades; Nueva economía de los cuidados y políticas de empleo; Desarrollo de la cultura y el deporte; Modernización del sistema fiscal.
  • Veintisiete proyectos emblemáticos: A partir de los diversos proyectos que ha ido recabando a lo largo de estos últimos meses, la Generalitat de Catalunya ha identificado 27 proyectos emblemáticos que pueden aspirar a recibir parte de los fondos movilizados a través del instrumento extraordinario ‘Next Generation EU’. Entre estos proyectos destaca el Hydrogen Valley of Catalonia (H2ValleyCAT), en el cual participa la Plataforma Hidrogen Verd Catalunya Sud, coordinada por la Universitat Rovira i Virgili (URV). La calificación como ‘emblemáticos’ de estos proyectos no presupone, sin embargo, que vayan a ser los únicos con oportunidades para acceder a estos fondos.

Temas

Comentarios

Lea También