Comprar de barrio tiene su punto

Sergi Compte lanza, desde la incubadora TIC de Redessa, en Reus, una aplicación para fidelizar a los compradores de comercios de proximidad

Rafael Servent

Whatsapp
Sergi Compte, a la izquierda, en la Òptica Glass de Tarragona, uno de los primeros comercios adheridos a OhBarri. FOTO: Pere Ferré

Sergi Compte, a la izquierda, en la Òptica Glass de Tarragona, uno de los primeros comercios adheridos a OhBarri. FOTO: Pere Ferré

La idea de OhBarri es sencilla: compras un producto en un comercio de proximidad, escaneas el tíquet de caja, acumulas puntos y los canjeas por otro producto en otro comercio de barrio. Las tarjetas de fidelización de clientes de las grandes cadenas comerciales y de distribución, llevadas a la tienda de la esquina. Y sin necesidad de estar adherido a ninguna red. Porque comprar de barrio tiene su punto.

Lo explica Sergi Compte (Barcelona, 35 años), impulsor de este proyecto con sede en la incubadora TIC de Redessa, en Reus: «OhBarri es a la vez una aplicación para los consumidores y una plataforma para los comercios. Por un lado, los usuarios ganan puntos consumiendo en los comercios del barrio. Por el otro, los comercios ganan exposición a estos consumidores».

«Para gastar esos puntos -prosigue Sergi Compte-, no estamos pidiendo que el cliente los haya ganado en esa misma tienda en la que se los gasta. Los consumidores pueden ganar puntos en cualquier lugar y gastarlos donde quieran», mientras se trate de comercios adheridos a la plataforma. E incluso sin formar parte de ella. Cualquier tíquet escaneado en un comercio de proximidad (se encuentre o no en la plataforma) suma puntos.

No se trata de una moneda social. Esos ‘puntos’ son en realidad euros, en porcentajes variables sobre el importe de la compra, que oscilan entre un 0,5% y un 2%, en función del valor del tíquet. «Cuanto más bajo es el valor de ese tíquet -explica Sergi Compte-, más reembolsamos, porque esos son los importes más habituales en las compras en pequeños comercios, que suelen estar entre los 5 y los 10 euros».

Tarragonès y Baix Camp son las dos comarcas en las que arranca este proyecto liderado por este emprendedor, afincado en la ciudad de Tarragona desde hace seis años, tras una trayectoria profesional en la que ha pasado por la consultoría en el sector aéreo, la comercialización de energía y un proyecto emprendedor propio, entre 2017 y 2019 en el área Blockchain y de Inteligencia Artificial.

«Era un monedero digital, un proyecto muy tecnológico que nunca llegó a salir al mercado -explica este emprendedor-, pero del que aproveché todo lo aprendido para aplicarlo a OhBarri cuando empecé a trabajar en ello el pasado verano».

«La idea es promover la economía local, con los comercios de barrio»

Economía local
Con un modelo mucho más sencillo, «la idea de OhBarri es promover la economía local y, en ella, los comercios locales son los primeros». Gratuita para el usuario, esta aplicación sí que es de pago cuando se enfoca desde la vertiente de plataforma comercial, aunque «con un coste muy pequeño para estos comercios, si se tiene en cuenta todos los consumidores que pueden atraer».

La suscripción básica a la plataforma para un pequeño comercio es de 30 euros al mes, aunque en esta fase de lanzamiento contemplan descuentos para los cien primeros suscriptores. En OhBarri, donde hoy está involucrado un equipo de cuatro personas, cuentan con terminar la fase ‘beta’ de la APP a finales de mayo, el momento en que abrirán la funcionalidad para empezar a gastar los puntos acumulados hasta entonces.

Confían en estar presentes en todo el sur de Catalunya a finales de año, alcanzando este verano los 500 comercios suscritos y entre 5.000 y 10.000 usuarios registrados.

Temas

Comentarios

Lea También