Más de Economía

Crecen las empresas que piden su rescate y el plazo para solicitarlo se amplía

La intervención, gestionada por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, vuelve a hacerse necesaria en otra crisis para salvar compañías

J. M. CAMARERO/ EDURNE MARTÍNEZ

Whatsapp
La nueva pre-sidenta de la SEPI, Belén Gualda, hasta ahora máxima responsable de Navantia. Ha sido escogida por su amplia experiencia en puestos directivos del sector público empresarial.foto: efe

La nueva pre-sidenta de la SEPI, Belén Gualda, hasta ahora máxima responsable de Navantia. Ha sido escogida por su amplia experiencia en puestos directivos del sector público empresarial.foto: efe

Ante la mayor crisis económica de España, la intervención estatal ha vuelto a hacerse necesaria -como ya ocurrió en 2008- para salvar a determinadas empresas. El Gobierno lanzó el pasado julio un fondo de rescate estatal con 10.000 millones de euros para que las compañías que se ajustaran a los criterios establecidos no llegaran a quebrar.

Estos rescates están siendo gestionados por la SEPI, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, que ante la avalancha de peticiones y las polémicas suscitadas en torno a alguno, ha nombrado como presidenta a Belén Gualda, hasta ahora máxima responsable de Navantia.

¿Cuánto dinero se les puede inyectar? Un mínimo de 25 millones de euros -aunque esta cuantía podrá ser menor «en casos justificados»- y un máximo sin tope que se establecerá según «lo imprescindible para restaurar la viabilidad de la compañía», recuerda el Ministerio de Hacienda, aunque ese importe no podrá mejorar el patrimonio neto de la empresa a 31 de diciembre de 2019, justo antes del comienzo de la crisis. Y aunque el plazo para presentar la solicitud de rescate vencía el 30 de junio, se ha decidido ampliar hasta final de año, pero no así el presupuesto, que sigue en 10.000 millones.

Hasta el momento la SEPI ha recibido solicitud de rescate de más de una veintena de empresas, pero el Consejo de Ministros solo ha aprobado cuatro. La primera fue la de Air Europa, que el pasado noviembre consiguió 450 millones de euros para la aerolínea de Globalia. A cambio, ha tenido que aceptar la entrada en su consejo de administración de dos miembros elegidos por el Gobierno y se ha comprometido a no ejecutar despidos.

La segunda fue Duro Felguera, con un rescate aprobado a principios de marzo por 120 millones dada «la importancia de la compañía sobre todo para Asturias, donde supone el 1% de todo el empleo», señaló Hacienda.

En el mismo Consejo de Ministros se aprobó el rescate de la aerolínea Plus Ultra, que recibirá 53 millones y ha sido foco de polémica porque lleva en pérdidas desde su fundación en 2011 y solo tiene un avión en funcionamiento. La última compañía rescatada hasta el momento fue Avoris, el tándem de agencias de viajes Barceló-Globalia, que recibirá una inyección de 320 millones y culminará su fusión. Entre las cuatro suman el 9,5% del total del fondo.

Las dos próximas compañías que serán rescatadas por el Estado en estas semanas son Celsa y Tubos Reunidos. En primer lugar, la siderúrgica catalana había solicitado 350 millones, pero ha terminado aumentando esta cantidad hasta los 700. El grupo industrial Tubos Reunidos ha pedido 115 millones después de que la pandemia haya paralizado más de la mitad de sus proyectos contratados. Otros que siguen analizándose por parte de la SEPI son el de la cadena hotelera Room Mate, que ha solicitado 52 millones, el del grupo de transporte turístico Juliá (37 millones), el de la cadena hotelera Serhs (35 millones) o el de Abengoa (249 millones).

Temas

Comentarios

Lea También