Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Empleo

El 25% de las ausencias laborales no se justifican

El absentismo escala a máximos y cada día faltan a su puesto de trabajo más
de un millón de profesionales, según un informe de Randstad Research

LUCÍA PALACIOS

Whatsapp
El sector servicios
es donde
se registra
 un mayor absentismo. Imagen de archivo de
 un camarero en un bar. 
FOTO: PERE FERRÉ/DT

El sector servicios
es donde
se registra
 un mayor absentismo. Imagen de archivo de
 un camarero en un bar. 
FOTO: PERE FERRÉ/DT

En España se perdieron más de 452 millones de horas de trabajo durante el primer trimestre del año, lo que equivale a que cada día más de un millón de profesionales (concretamente 1.047.368) no acudieron a su puesto, según el último Informe Trimestral sobre Absentismo Laboral publicado este miércoles por Randstad Research, que se basa en datos del INE. La mayor parte de estas ausencias están justificadas y cuentan con una baja por incapacidad temporal que les respalda (un 73,6%), pero una parte importante, en concreto algo más de una de cada cuatro, no, lo que supone que cada día faltan de media a su trabajo sin razón aparente más de 275.000 empleados.

La tasa de absentismo laboral continúa al alza y aumenta tres décimas en el primer trimestre de 2019 hasta situarse en el 5,2%, en máximos de los últimos años, algo que es habitual en los periodos de bonanza, puesto que es un fenómeno que se reduce en época de crisis y vuelve a repuntar con la recuperación. La buena noticia es que el absentismo no justificado, es decir, el que no se debe a las incapacidades temporales, se redujo, aunque mínimamente, hasta representar el 1,4% de todas las horas pactadas.

Valentín Bote, director de Randstad Research, hizo hincapié en que se trata de «un fenómeno que perjudica a las empresas, ya que conlleva un impacto directo sobre la productividad y los costes empresariales». Concretamente, este nivel de ausencia al trabajo costó a a las arcas públicas, a las empresas y a la propia economía española la cantidad récord de 85.140 millones de euros en 2018, según otro estudio reciente elaborado por Adecco.

De esta cantidad, el Estado desembolsó 7.498,54 millones por las prestaciones económicas que tiene que pagar cuando el trabajador está de baja por incapacidad temporal, las empresas asumieron 6.900,48 millones por el coste de los salarios y cotizaciones que debe abonar los primeros quince días de baja, mientras el denominado ‘coste de oportunidad’ (los bienes y servicios que se dejaron de producir durante el tiempo que estuvieron de baja) se estima que ascendió a 70.141,4 millones. Pero no se trata solo de un coste económico, sino también personal, puesto que provoca a su vez un efecto sobre el resto de profesionales, ya que supone mayores cargas de trabajo puntuales, según precisó Bote.

Menos faltas en la construcción

El sector servicios es donde se registra un mayor absentismo, con una tasa del 5,4%, muy cerca del industrial, con un 5,2% de las horas pactadas. Por el contrario, en la construcción es donde menos absentismo se produce, un 3,3%, 1,9 puntos porcentuales por debajo de la media.

Los sectores concretos de actividad que tuvieron menores tasas de absentismo durante el primer trimestre de 2019 han sido los servicios de arquitectura e ingeniería, actividades de alquiler (ambos con 3,2%) y venta y reparación de vehículos de motor (3,1%).

En el otro extremo, con los mayores niveles de faltas, se encuentran las actividades de servicios sociales sin alojamiento (8,4%), servicios a edificios y actividades de jardinería (8,5%) y actividades sanitarias (8,6%).

Temas

Comentarios

Lea También