El Banco de España avisa de un repunte de los impagos por la crisis de muchas familias

El gobernador recuerda que la morosidad no ha subido más por medidas como las moratorias aunque anticipa más dudosos estos meses 

Jose M. Camarero (Colpisa)

Whatsapp
Imagen de archivo del Banco de España. Foto: DT

Imagen de archivo del Banco de España. Foto: DT

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido de que la gravedad de la crisis económica "ha impactado considerablemente en las cuentas de resultados de las empresas no financieras y en las rentas de las familias". Y, sobre todo, que la prolongación de esta situación ya "ha deteriorado su solvencia".           

Hernández de Cos ha reconocido que esta realidad aún no ha provocado un gran aumento de la morosidad, y que el nivel de impagos resulta contenido: en agosto se situaba en el 4,7%, prácticamente el mismo nivel que cuando comenzó el estado de alarma en marzo.            

Esta evolución se explica, en buena medida, "por la amplia batería de medidas que han adoptado las distintas autoridades", como las moratorias hipotecarias y de consumo. El gobernador considera que "estas medidas no solo han impedido que la morosidad haya aumentado de forma repentina e intensa en este período, sino que también han mitigado su incremento futuro", según Hernández de Cos. En todo caso, el gobernador admite que "las proyecciones sugieren que se va a producir un aumento significativo de la tasa de dudosos en los próximos trimestres incluso en el escenario más benigno".           

No es la primera vez que el gobernador lanza este mensaje. Ya lo hizo a principios de octubre cuando defendió que las relaciones entre los ciudadanos y las entidades han de estar protagonizadas por la idea del préstamo responsable, para evitar el sobreendeudamiento, que tan malas consecuencias tienen tanto para la vida de los particulares como para los bancos.           

Por otra parte, Hernández de Cos ha insistido en pedir a la banca "prudencia" a la hora de anticipar cuál será su política de dividendos el próximo año, cuando teóricamente caigan las restricciones impuestas por el BCE desde el pasado mes de marzo a la hora de remunerar al accionista. La institución mantiene el veto del reparto de dividendos para este año como medida para proteger el capital y tener la capacidad de seguir prestando dinero una vez terminada la crisis sanitaria y ante las malas previsiones económicas. Aunque será en breve cuando el BCE revise esta recomendación antes de que finalice el año.

Temas

Comentarios

Lea También