Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Black Friday alcanza la mayoría de edad

Importado desde Estados Unidos, el ya muy conocido descuento comercial del último fin de semana de noviembre llega a su madurez y se implanta en pequeños y grandes comercios

Agnès Llorens

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

Del mismo modo que la entrada en la edad adulta para una persona se certifica con la conformidad y la seguridad que se nutren de los años, el fenómeno del Black Friday se afianza en los escaparates hasta convertirse en una costumbre de primera compra navideña, tanto en grandes superficies como en comercios de pequeño tamaño. Con la consolidación de esta campaña comercial llegan los primeros signos de asentamiento, que se traducen en una perspectiva de cierta saturación por parte de los operadores y los primeros signos de contención en el extremo de los consumidores.

A pocos días de la puesta en marcha de esta operación comercial, la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) certifica un ligero estancamiento que consolida la madurez del Black Friday en el sector de bienes de consumo, una estabilización que llega después de los espectaculares aumentos interanuales de ventas del 42%, en 2015, y de las subidas del 23% y 24% de 2016 y 2017, respectivamente.

Los datos de 2018 -con un tímido 6% de incremento de facturación- confirman una tendencia que puede repetirse este año. La saturación de descuentos comerciales en el poco espacio de tiempo que dista entre el último fin de semana de noviembre es, quizás, el mayor argumento de aquellos distribuidores que optan por diferenciarse del Black Friday para buscar momentos de descuento comercial con menos competencia, explican desde la AECOC.

En esta línea, el responsable del área de Bienes Tecnológicos de Consumo de esta asociación, Alejandro Lozano, destaca que la estrategia que siguen muchos grandes operadores es la de avanzar las fechas tradicionales del Black Friday para encontrar nuevos nichos de mercado en el que concretar sus ofertas y  diferenciarse en una sociedad cada vez más acostumbrada a la liberalización del período de rebajas y al poder de la compra on-line. 

Como toda tendencia en auge, la consolidación del Black Friday no ha llegado, todavía, a modificar el comportamiento de unas grandes superficies. Así lo indica la información que transmite Adecco, que confirma que el Black Friday  va a generar hasta 200.000 contratos este año, un 7,5% más que en 2018. Por sectores, las áreas que precisarán de nuevos trabajadores temporales  son la  alta perfumería, cosmética, electrónica, telefonía, imagen e industria textil, entre otras áreas destinadas al gran consumo.

Por perfiles, Adecco apunta que los puestos de comercial, azafatas de imagen, reponedores, mozos de almacén y carretilleros serán los más demandados durante la campaña. Adecco destaca que las comunidades autónomas que sumarán más nuevos puestos durante el Black Friday serán Catalunya, en la cabeza de la estadística, con 38.900 contratos y Madrid, que se situará en los 35.400.

Los grandes centros comerciales se siguen manteniendo a la cabeza de la tendencia. «Nosotros fuimos de los primeros en incorporar la tendencia del Black Friday en el Estado, hace siete años, y seguimos realizando campañas específicas para esta época del año» confirman fuentes del Corte Inglés. La gran superficie confirma que, como en ejercicios anteriores, concentrará su estrategia de ventas durante los días que distan entre el último viernes de noviembre hasta el domingo 1 de diciembre, que en localidades como Tarragona se ha declarado como comercial y que, por tanto, permite la apertura de los comercios.

Aunque no apuntan datos concretos de la campaña de 2019, el centro comercial destaca que los mayores descuentos se aplicarán en las áreas de tecnología, electrónica y electrodomésticos, deportes, decoración cultura y ocio, con rebajas que se mueven en la horquilla de entre el 30 y el 50% y que se alargan hasta el Cybermonday, la jornada de ventas por Internet que también amasa grandes rebajas en el precio inicial de los productos.

«Para nosotros el Black Friday ya está completamente integrado en nuestra estructura de actuaciones anuales», explica el gerente de Parc Central en Tarragona, Miguel Ángel González, que explica que la estrategia del centro comercial incluye, desde hace varias temporadas, el Black Friday como un importante eje de ventas en su planificación.

De hecho, aunque desde 2014 se aplica en el centro ha sido durante los últimos dos años cuando su fuerza se ha transformado en un verdadero seguimiento popular. «Es una gran ocasión para los compradores, que pueden adquirir piezas y objetos de plena temporada a un precio realmente interesante», apunta la gerencia de Parc Central, al tiempo que se detalla que la mayoría de descuentos se centran en áreas ligadas al consumo propio como moda, complementos y otros sectores vinculados también al regalo. «El Black Friday  supone una buena entrada a la temporada navideña», explica González. 

La liberalización de los períodos de rebajas permiten que, con actuaciones como el Black Friday, cada vez sean más accesibles los descuentos importantes antes de Navidad. En el caso del centro comercial tarraconense, cada operador decide qué rebaja aplica durante este período de descuentos heredado de la tradición americana según sus márgenes de stock y estrategia de marca o producto. «A la práctica, durante los tres días de Black Friday recibimos en nuestras instalaciones el 20% de la afluencia de un mes tradicionalmente bajo en ventas como noviembre», añade González. 

¿El Black Friday se ha instalado también en el pequeño comercio? «Sin duda, aunque es una operación comercial muy extendida en grandes almacenes, cada vez hay más pequeños negocios que se suman a la tendencia», explica el responsable de PIMEC Comerç Tarragona, Florenci Nieto, al tiempo que detalla que muchos de los pequeños comercios son «los que realizan el mejor trabajo de atención al cliente» y han entendido que adaptarse a tendencias como el Black Friday representan una apuesta por el mercado actual». 

Nieto destaca que la adhesión a esta campaña «no supone ningún perjuicio» para aquellos comerciantes más pequeños ya que considera que, a la práctica, «con la liberalización de los períodos de rebajas, los descuentos de Black Friday son, a la práctica, la entrada a la temporada de Navidad y de descuentos de enero, campañas muy fuertes para el pequeño comercio». En cuanto a la penetración real, el responsable de PIMEC Comerç en Tarragona apunta que son las tiendas de Tarragona y Reus —que suponen el 33% del tejido comercial de la provincia, según apunta— las que mayoritariamente siguen la tendencia. 

Una opinión similar esgrime la presidenta de la Cambra de Comerç de Tarragona, Laura Roigé, que matiza que «todas las campañas que sirvan para avivar el consumo son importantes y tenemos que tenerlas en cuenta». 

Temas

Comentarios

Lea También