Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Community Manager: sueldo de becario, funciones de ejecutivo

Una sola persona a la que apenas se le están pagando 900 euros al mes carga con la responsabilidad del marketing que antes asumían equipos de profesionales que se dejaban dinerales en campañas de publicidad

Josep Maria Capella

Whatsapp

Escuela de Empresa es una iniciativa conjunta del MBA de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y Economía & Empresas del Diari de Tarragona para construir un espacio de divulgación de contenidos en materia de coyuntura, gestión, liderazgo y emprendimiento.

Novecientos euros al mes para ser bombero, psicólogo, gestor, creativo, conversador, confesor, escritor, periodista, enfermero, estadístico, motivador, domador, analista...!

Recuerdo las dificultades «burocráticas» que tenía siendo un Product Manager para conseguir que se aprobara el anuncio de una campaña de publicidad que queríamos publicar en una revista del corazón, allá por los años noventa.

Esa creatividad (anuncio) la tenía que ver primero mi jefe directo, y éste buscaba la aprobación del director de marketing, que además necesitaba la firma del director general antes de obtener el visto bueno para que el anuncio entrara en imprenta... Por el camino podían casualmente verla el director financiero, el de recursos humanos, el nuevo becario del departamento de compras o la asistenta de la limpieza a última hora del día, y todos daban su opinión: «Que si me gusta. Que si sí, pero hay algo que no. Que si los colores son demasiado llamativos. Que si el eslogan no es atractivo. Que si la marca no se ve lo suficiente...»

Si surgían dudas, el proceso se iniciaba de nuevo y la agencia de publicidad tenía que corregir el punto que generaba discrepancia, básicamente porque el anuncio lo iban a ver unas 60.000 personas. «Check, re-check, and then check again!» (Revisar, revisar de nuevo y volver a revisar). Ésta era una de nuestras máximas.

Este puesto sigue sin ser valorado: debería ubicarse junto a la dirección general

Pues bien, hoy en día el Community Manager suele ser el informático joven a quien le gustan las nuevas tecnologías, o la becaria de marketing que tiene una cuenta muy activa en Facebook, o el chico nuevo que ha entrado en el departamento de recursos humanos y que gestiona bien su cuenta en Linkedin.

Por unos 900 euros brutos al mes, ya tenemos un Community Manager!!

Eso sí, este tipo infravalorado será responsable de decenas de miles de impactos y, además, debe saber dialogar en nombre de la empresa con los clientes y con los fans, debe saber qué contestar sin demora, y además hacerlo diligentemente, y debe tener la habilidad para elaborar contenidos atractivos, y además gestionar las insatisfacciones de los seguidores, y averiguar si una nueva idea de un internauta es realmente potente o no.

Debe ser capaz de elaborar un informe sobre los fans conseguidos, sobre sus perfiles y, ya puestos, averiguar por qué no compran los que no compran. Un Community Manager debe ser, además, capaz de detectar un pequeño fuego antes de que se convierta en un incendio descontrolado en la red... Y recordemos que puede ocurrir perfectamente que sus posts los lean más personas que las que veían aquella publicidad que publicábamos años atrás en las revistas del corazón.

Desgraciadamente su trabajo se valorará por el número de I likes que ha conseguido un día con un post, o por el número de fans nuevos que hemos conseguido esa semana. Pero por poco más.

La escasa importancia que se le ha dado a este nuevo perfil profesional sigue siendo para echarse las manos a la cabeza. Sepamos que su trabajo trasciende, sus opiniones se difunden a través de las redes sociales, las respuestas a las opiniones y quejas de los internautas se leerán, y se comentarán. Y si es lo suficientemente bueno, se comentarán masivamente.

Este nuevo perfil empresarial nació con fuerza ya hace un tiempo, pero sigue sin ser valorado por todo lo que es capaz de hacer. Esta capacitación aún no se remunera atendiendo al nivel de alta responsabilidad, éxitos de marketing y comerciales, capacidad de diálogo en las redes y de empatía con los clientes, que su puesto de trabajo demuestra cada día.

Es por eso que su puesto de trabajo debería ubicarse junto a una dirección general, gerencia, departamento de relaciones públicas o dirección de marketing, donde se diseñan las estrategias comerciales de las empresas.

Médico, consultor, acróbata, secretario, vendedor, faquir, explorador, investigador, periodista... y por 900 euros brutos al mes!

Queda mucho trabajo para explicar a los directivos de las empresas todo el marketing que los Community Managers son capaces de ejecutar dentro de su trabajo diario, para conseguir unas buenas ventas a corto y a largo plazo.

Temas

Comentarios

Lea También