El Gobierno defiende que hay tres años para debatir y acordar el plan de peajes

La ministra María Jesús Montero recuerda que el proyecto estaba sobre la mesa con el PP y el secretario de Estado de Transportes se abre a compensaciones

EFE

Whatsapp
El Gobierno actuará en las vías de su titularidad, sin entrar en lo que las comunidades hagan en el marco de sus competencias. En la imagen, la T-11.FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El Gobierno actuará en las vías de su titularidad, sin entrar en lo que las comunidades hagan en el marco de sus competencias. En la imagen, la T-11.FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, manifestó ayer que la reforma para implantar peajes en las autovías españolas es aún prematura porque quedan tres años de diálogo y debate con los sectores para acordar un sistema similar al que ya funciona en 23 países europeos.

Montero hizo estas consideraciones a preguntas de los periodistas durante un acto en Granada en el que insistió en que la reforma para implantar peajes en las autovías del país está en una fase prematura, pese a llevar sobre la mesa años.

La portavoz del Gobierno vinculó esta reforma a un plan de movilidad sostenible con fondos europeos, de más de 10.000 millones, que servirá para acometer mejoras en el transporte urbano, metropolitano y de cercanías, y facilitar así que no sea necesario el uso del vehículo particular, el más contaminante.

Tras las críticas recibidas de partidos, de consumidores y del sector del transporte, Montero subrayó que este tipo de sistemas de peaje están ya implantados en 23 países de la Unión Europea y permiten un mantenimiento más eficaz de las carreteras.

También recordó que la reforma está proyectada para 2024 «como pronto», año en el que, según confía, la recuperación económica del país será una realidad. «Es una reforma que homologa a España con la mayoría de los países del entorno», insistió Montero, e incidió en que está diseñada para asegurar un mantenimiento de las carreteras que reduzca la siniestralidad y el número de víctimas mortales.

Resaltó que quedan por delante tres años para el diálogo, el consenso y el debate y para trabajar sin que nadie se sienta perjudicado.

Preguntada por las críticas al proyecto de la Junta de Andalucía, que manifestó que no impondrá peajes, Montero recordó que esta reforma estaba sobre la mesa con el PP cuando Ana Pastor era ministra. Aclaró además que cada uno tiene sus competencias y que el Gobierno central actuará en las redes y autovías nacionales, sin entrar en lo que las comunidades hagan en el marco de sus competencias.

Por otra parte, el Gobierno está dispuesto a debatir las compensaciones por el pago de los peajes en las carreteras, sobre todo para los transportistas profesionales. Así lo manifestó también ayer el secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Pedro Saura.

Saura abundó en que la medida solo se pondrá en marcha si hay un amplio consenso político, económico y social, especialmente con el sector del transporte profesional, con el que el Gobierno ya está trabajando en un plan de modernización y en ese marco debatirá los peajes.

El secretario de Estado defiende que se trata de una medida «justa» porque pagarán por las carreteras aquellos que la usan, y por tanto contaminan, y entiende además que incentiva el trasvase hacia otros modos de transporte menos contaminantes, como el tren.

Temas

Comentarios

Lea También