El Gobierno prevé que se vuelvan a suspender actividades por la Covid-19

Las más de 200.000 empresas que están ahora en un ERTE deberán realizar una nueva solicitud colectiva de prestaciones antes del martes 20 de octubre

LUCIA PALACIOS

Whatsapp
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz,  y el ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social, José Luis Escrivá, el martes tras el Consejo de Ministros. 
FOTO: EFE

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social, José Luis Escrivá, el martes tras el Consejo de Ministros. 
FOTO: EFE

«La pandemia generada por la covid-19 se está prolongando mucho más y con mayor intensidad de lo esperado y cabe prever incluso la necesidad de suspender nuevamente determinadas actividades». Así lo reconoce el Gobierno en el Real Decreto, por el que ya entran en vigor las nuevas normas y condiciones para acogerse a las tres modalidades que hay ahora de ERTE.

En principio, todas las empresas que tengan dificultades económicas ocasionadas por la pandemia podrán solicitar un expediente de empleo con unas condiciones muy ventajosas, que superan incluso las que había hasta ahora. Sin embargo, dependiendo del sector en el que desarrollen su actividad o de si tienen algún tipo de restricción administrativa causada por un rebrote tendrán que acceder a un tipo u otro, aunque en cualquier caso las exoneraciones en las cuotas oscilarán entre el 70% y el 100% los próximos cuatro meses.

Todos los expedientes de regulación temporal de empleo vigentes se prorrogan de forma automática hasta el 31 de enero de 2021. Sin embargo, las más de 200.000 empresas acogidas en la actualidad a un ERTE por coronavirus deberán formular una nueva solicitud colectiva de prestaciones por desempleo antes del próximo martes 20 de octubre, mientras que las que decidan renunciar con carácter total y definitivo al expediente deberán igualmente efectuar la comunicación referida.

De igual manera, las empresas deberán informar a la Entidad Gestora la baja en la prestación de los trabajadores que dejen de estar afectadas por las medidas de suspensión o reducción con carácter previo a su efectividad.

Cabe resaltar que el hecho de que los ERTE actuales se prorroguen automáticamente no supone que las 150.000 empresas que aún continúan acogidas a uno de ellos mantendrán las ventajas que tienen. En esta nueva prórroga el Ejecutivo limita los ERTE de fuerza mayor a los sectores más castigados por la pandemia. Así, solo si los ERTE prorrogados de manera automática pertenecen a alguna de las 42 actividades que el decreto considera como más afectadas tendrán además derecho a exoneraciones en las aportaciones empresariales, que serán del 85% si la compañía tuviera a 29 de febrero de este año menos de 50 trabajadores en plantilla y del 75% si contaba con más de 50. Estas exenciones se aplicarán tanto a los trabajadores que se queden en el ERTE como a los que salen.

Además de los ERTE de estas actividades, podrán beneficiarse de estas mismas exoneraciones aquellas empresas que formen parte de su cadena de valor o cuyo negocio depende en su mayoría de las 42 actividades establecidas en la norma.

Los trabajadores afectados por un ERTE no tendrán que hacer nada, ya que es la empresa la encargada de solicitarlo. Mantendrán la misma cuantía de la prestación (el 70% de la base reguladora) y ahora además se establece una compensación económica para aquellos trabajadores en ERTE que han visto reducida su prestación en proporción al tiempo de trabajo por tener en el momento del reconocimiento de la misma una o varias relaciones laborales a tiempo parcial.

Temas

Comentarios

Lea También