Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Santander compra el Banco Popular para evitar su quiebra

Prevé realizar una ampliación de capital de 7.000 millones de euros para reforzar el balance del banco

Agencias

Whatsapp
Una oficina del Banco Poular en Madrid.

Una oficina del Banco Poular en Madrid.

El Banco Santander ha comprado el 100 % del Banco Popular por un euro, una vez que el Banco Central Europeo (BCE) ha constatado la inviabilidad de la entidad de manera independiente y aprobado la operación para intentar garantizar la seguridad de los depositantes del Popular. Estimaban que podrían haber presentado hasta 8200 millones de euros de pérdidas.

Así lo han informado hoy en sendos comunicados el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y el propio Santander, que añaden que la compra se produce después de un proceso competitivo organizado "en el marco de un esquema de resolución" adoptado por la Junta Única de Resolución europea y ejecutado por el FROB.

Como parte de la operación, el Santander tiene previsto realizar una ampliación de capital de unos 7.000 millones de euros "que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular".

El futuro de Banco Popular ha virado hacia una de las entidades que durante las últimas semanas se habían postulado para hacerse con su negocio: Banco Santander tenía todas las papeletas para convertirse en el grupo que adquiriera definitivamente la corporación presidida por Emilio Saracho, tal y como apuntan fuentes del mercado bursátil.

Con esta operación, Santander ha sido el banco que ha 'salvado' al Popular mediante una adquisición que se había convertido en el objetivo único de Emilio Saracho y su equipo. La operación se ha producido después de que el sexto banco del país se haya desangrado en Bolsa hasta registrar unos precios más que asequibles para la competencia, casi de derribo. Tras el cierre de la sesión bursátil de este martes, su valor se encontraba ya por debajo de los 1.300 millones de euros.

'Bono basura'

La capitalización ha sufrido un retroceso del 50% en apenas una semana, lo que le ha llevado a situarse como el valor más pequeño de todo el Ibex-35. La minusvalía es de tal calibre que el conjunto de las filiales que tiene -la compañía de financiación al consumo WiZink es la cabeza visible de ese grupo de empresas- tiene un valor superior a lo que el propio mercado da a la entidad en la Bolsa.

Para rematar aún más la debilidad del grupo, dos agencias de calificación rebajaron la nota concedida al banco. En concreto, Moody's ha recortado el 'rating' de deuda a largo plazo de Popular dos escalones dentro del 'grado de especulación', conocido habitualmente como 'bono basura', desde 'Ba3' hasta 'B2' con perspectiva 'negativa'.

Por su parte, otra agencia de calificación, DBRS, también ha rebajado la nota crediticia de la entidad financiera. La nota del banco ha pasado de 'BBB (low)' hasta 'BB (low)', lo que supone una caída de tres escalones y la entrada de la corporación bancaria en el 'grado de inversión'.

 

Temas

Comentarios

Lea También