Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Santander ultima la venta al fondo Blackstone del 51% del ‘ladrillo’ del Popular

Son fundamentalmente créditos fallidos vinculados a viviendas y suelo, junto a inmuebles y terrenos adjudicados

Colpisa

Whatsapp
Sede del Banco Santander

Sede del Banco Santander

El fondo de capital riesgo Blackstone se ha situado como el principal favorito para hacerse con el 51% de Aliseda, la sociedad que gestiona los activos ‘tóxicos’ derivados de negocios del ‘ladrillo’ que arrastra Banco Popular. Son fundamentalmente créditos fallidos vinculados a viviendas y suelo, junto a inmuebles y terrenos adjudicados.

Dicha cartera llegó a estar valorada en 30.000 millones de euros (contiene 130.000 activos), pero su depreciación ha sido muy fuerte en los últimos años. De hecho, tras la resolución del Popular el pasado 7 de junio y su adjudicación al Santander por el precio simbólico de un euro, los nuevos gestores recompraron dicho paquete del 51% por 180 millones, cantidad que no obstante esperan ahora multiplicar hasta incluso los 5.000 millones, según fuentes del mercado.

De la oferta de Blackstone, considerado el mayor propietario inmobiliario del mundo (en España posee 12.000 viviendas y gestiona 7.000 millones en crédito), solo se sabe que sería la mayor de las presentadas por varios fondos de inversión interesados en el negocio del Popular y que ya negocia “en exclusiva” con el banco que preside Ana Botín, según reconocieron este lunes sus propios dirigentes.

Desde el Santander, no obstante, han advertido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que la operación no se podrá cerrar hasta recibir el visto bueno correspondiente por parte de las autoridades de competencia de la Unión Europea.

En la entidad, que a los 14.000 millones en inmuebles del Popular (créditos aparte) uniría otros 10.000 millones de los suyos, aspiran más que nada a recibir “un precio de mercado” por ceder la mayoría de los mismos y no tanto a “obtener una plusvalía”, según admitió la semana pasada su consejero delegado, José Antonio Álvarez.

Temas

Comentarios

Lea También