El Talent Village como generador de talento

Tres empresas de Tarragona se agrupan para atraer a profesionales cualificados en un modelo más allá del ‘coworking’

AGNÈS LLORENS

Whatsapp
Algunos de los impulsores del ‘village’ empresarial, que se ubica en la zona de Tamarit. FOTO: Alba Mariné

Algunos de los impulsores del ‘village’ empresarial, que se ubica en la zona de Tamarit. FOTO: Alba Mariné

En el mundo de los negocios, el talento es como un jarrón lleno de exquisito perfume; si no se cuida, el aroma se puede dispersar con rapidez, sin que se haya aprovechado todo el beneficio que nos puede aportar y sin que nadie se aproveche.

Conscientes de esta realidad, cada día son más aquellas empresas que cuidan este activo indispensable con el mimo necesario para evitar que se diluya en el aire.

Con la intención de aprovechar al máximo algunas cualidades y departamentos específicos, tres empresas de la ciudad de Tarragona −Messagenes, Zipline Labs y Jungle Treck− han apostado fuerte para atraer a profesionales que trabajan en campos específicos e integrarlos en la estructura de sus empresas. El objetivo final es conseguir mayor cohesión con el resto de los equipos ya consolidados y alcanzar resultados específicos en los tres negocios con profesionales que se integren totalmente en las rutinas de trabajo y que participen de pleno en los resultados.

Es lo que sus impulsores denominan un talent village, un concepto que marca un paso más allá de los tradicionales coworkings o proyectos colaborativos de gestión de personal, y que plantea consolidar un entorno ideal para aquellos colaboradores que aporten talento o funciones específicas para las empresas del proyecto.

El objetivo es que los trabajadores que aportan valor a las diferentes compañías del consorcio no reciban únicamente una contraprestación económica por su trabajo, sino también la oportunidad de formar parte del proyecto empresarial y crear valor de futuro.

Bajo el nombre de Filocian Village, las tres compañías comienzan ahora su andadura para consolidarse como un village empresarial, que se ubica en el entorno de Tamarit, y que tiene como objetivo crear puestos de trabajo reales y un espacio de trabajo que fomente la producción de talento enfocada a las tres empresas, dos de ellas start-ups, que trabajan en el campo del turismo y la tecnología, entre otros sectores.

«En teoría, la tecnología nos permite iniciar un negocio global desde cualquier lugar. Entonces, ¿qué detiene a los emprendedores?», se pregunta Armand Bogaarts, uno de los impulsores de este proyecto, que se responde a sí mismo afirmando que la piedra que detiene el camino de muchas ideas no es otro que la falta de talento disponible.

Bogaarts sostiene que su experiencia como empresario en la zona de Tarragona le ha servido para comprobar que «perdemos talento para cederlo a grandes ciudades como Barcelona. Aquí, en Tarragona, no tenemos suficientes expertos en áreas que son importantes y, por este motivo, muchas start ups deciden empezar sus proyectos precisamente en estas grandes ciudades». 

«En este contexto, el proyecto Filocian Village es luchar contra la exclusión económica de las regiones y consolidar un campus inspirador con instalaciones deportivas y de ocio, ubicado en Tamarit, en el que se citan las tres primeras empresas impulsoras, pero que esté abierto a nuevos partners que compartan esta filosofía. Los responsables del village apuntan que este modelo abre las puertas para consolidar un marco de participación financiera y un modelo de aprendizaje continuo.

«Ahora mismo estamos interesados en integrar a un responsable de marketing digital, un perfil profesional que encaje con el modelo de negocio de las tres empresas y que pueda aportar valor a los diferentes proyectos», argumenta Bogaarts, que añade que «no estamos interesados en consultores ni expertos remotos, sino que la filosofía del village es la de fomentar espacios de crecimiento y de compartir ideas con profesionales que quieran formar parte del proyecto de inicio a fin». 

Temas

Comentarios

Lea También