Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El ‘carsharing’, la forma más económica y sostenible de moverse en coche, de moda

Esta manera de desplazarse por las ciudades con coches eléctricos compartidos está en auge, tanto en particulares como en empresas

Joan Morales

Whatsapp
Imagen de uno de los vehículos eléctricos de ‘carsharing’ de los que dispone el Ayuntamiento de Reus.  FOTO: Pere Ferré

Imagen de uno de los vehículos eléctricos de ‘carsharing’ de los que dispone el Ayuntamiento de Reus. FOTO: Pere Ferré

En pleno auge de los vehículos eléctricos, que en los últimos meses han demostrado que han llegado para quedarse, el ‘carsharing’ está de moda. Primero llegó el ‘carsharing’ privado, donde, un particular comparte su coche privado con otros usuarios y para coordinarse utilizan redes privadas o plataformas intermediarias para compartir coche.

En muchas de las grandes ciudades españolas existen plataformas que ofrecen esta forma de desplazamiento tan económica y sostenible. Principalmente están dirigidas a desplazamientos breves, suele pagarse una cuota inicial y los vehículos no están estacionados en parkings, sino por la ciudad, y se abren utilizando la propia app y se pueden reservar con 20 minutos de antelación.

Hoy en día también ha adquirido mucha popularidad el ‘carsharing’ comercial, donde muchas empresas cuentan ya con un ‘pool’ de vehículos eléctricos puestos a disposición de los empleados para que puedan realizar sus gestiones laborales de una manera sostenible y no contaminante.

Ejemplos de empresas que utilizan este sistema de movilidad hay muchos. Uno de ellos es el de Endesa, que tiene en marcha el ‘car-sharing’ corporativo. Sus empleados cuentan con una herramienta online para reservar el vehículo por horas o, incluso, días completos.

Este servicio se presta actualmente en ocho sedes de la empresa en toda España y está compuesto por 23 vehículos, con una autonomía aproximada de 130 kilómetros para los primeros modelos en servicio y de 250 kilómetros para los vehículos adquiridos en 2017.

Menos CO2 a la atmósfera

Sólo en Barcelona, Endesa cuenta con cuatro vehículos de ‘carsharing’ de flota corporativa. Con datos de cierre en diciembre de 2018 se habían efectuado cerca de 2.000 reservas y se habían recorrido más de 58.000 kilómetros, lo cual ha permitido un ahorro de más de 10 toneladas de CO2 a la atmósfera.

En la ciudad de Barcelona también hay cuatro vehículos de ‘carsharing’ de flota operativa (lo utilizan los técnicos de distribución que realizan labores de mantenimiento o hacen desplazamientos para solucionar incidencias. A diciembre de 2018, se habían efectuado más de 1.800 reservas, 39.000 kilómetros y se habían ahorrado cerca de 6,7 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Pablo Samaura, gestor de la flota de Endesa, explica al Diari que «el balance que hacemos desde que implantamos el ‘carsharing’ es muy positivo. En toda España hemos recorrido 884.000 kilómetros». Para Samaura, los beneficios de este sistema de movilidad son múltiples. «Por un lado hemos contribuido a reducir la huella de carbono. También hay ventajas internas de movilidad, ya que hemos reducido los costes de taxis o rent-car. Por último, también hemos ayudado a concienciar a nuestros empleados sobre la importancia del uso de los vehículos eléctricos».

Como complemento a este servicio, Endesa ha puesto en marcha en algunas de sus sedes la iniciativa Movilidad en 2 Ruedas, consistente en una flota de bicicletas y patinetes eléctricos a disposición de sus empleados para sus gestiones laborales y particulares

También en Tarragona

Durante este año o el próximo, está previsto que todas las sedes de Endesa que tengan entre 80 y 100 trabajadores, entre la que se encuentra la de Tarragona, tengan también un vehículo eléctrico de ‘carsharing’ corporativo para empezar a introducirlo, además de otro sobre la flota operativa.

La implantación del ‘carsharing’ no sólo ha llegado a la empresa privada. Algunas administraciones públicas también lo están empezando a implantar. Es el caso del Ayuntamiento de Reus, que el pasado 18 de abril firmó el contrato de suministro para la renovación de la flota municipal con 10 vehículos eléctricos, todos dotados con este sistema de coche compartido. El objetivo es doble: reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y, a la vez, incrementar el tiempo de uso de los vehículos municipales entre sus empleados.

A través de este sistema de coche compartido, los vehículos dejarán de ser de uso exclusivo de un área determinada y podrán ser utilizados por toda la plantilla de trabajadores. Con esta medida se prevé incrementar del 10 al 30% el tiempo de uso de los vehículos municipales. La compra de los 10 vehículos eléctricos permitirá retirar 16 vehículos municipales en uso que funcionan con combustible.

Temas

Comentarios

Lea También