Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El comercio electrónico aúpa el negocio postal pese a caer el correo tradicional

Tres de cada cuatro euros que mueve el sector, un 72,3%, proceden ya de la rama de la paquetería e internet

J.A. BRAVO

Whatsapp
Un cliente busca un producto por internet durante el pasado Cyber Monday. FOTO: EFE

Un cliente busca un producto por internet durante el pasado Cyber Monday. FOTO: EFE

El siglo XXI, con el auge creciente de internet y de la mensajería electrónica, iba a ser a priori la tumba, antes o después, del correo tradicional. Y lo cierto es que esta parte del negocio postal va retrocediendo cada año un poco más. Sin embargo, parece que el sector aún resistirá y, además, el mercado que ha ido perdiendo lo ha cubierto con creces la paquetería, que ha cobrado una nueva vida gracias al denominado ‘e-commerce’, esto es, las compras a través de la Red.

Así lo demuestra el último informe anual del sector postal, publicado hace pocos días por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Su análisis de 77 páginas, correspondiente a 2018, revela incluso que el negocio postal podría estar empezando una nueva vida, más exitosa, gracias al récord de ventas alcanzado por el comercio electrónico: 39.243 millones de euros el año pasado, un 29% más que en 2017. Y es que, según estima el órgano que preside José María Marín Quemada, nueve de cada diez compras en internet «tuvieron como consecuencia la recepción de paquetes por parte de los compradores».

El grueso de ese negocio de envíos redunda en los operadores postales existentes -Amazon lleva un tiempo compitiendo con ellos con una red propia (Flex) de autónomos en coches particulares-, aunque el pedazo más grande de la tarta es para Correos, que repartió casi la mitad de esos envíos a particulares en España en el segundo semestre de 2018 (el 43,6%). La firmas españolas Seur -con el 15,7%- y MRW (11,2%) ocupaban los puestos siguientes, delante del gigante alemán DHL (6,2%).

Solo en los tres últimos meses del año pasado se realizaron 205,8 millones de transacciones de ‘e-commerce’ -aunque la campaña especial de ventas del ‘Black Friday’ también ayudó- y en el primer trimestre de 2019 fueron 203 millones, un 30% más que en el mismo período de 2018 y con una facturación conjunta de 10.900 millones de euros (22% más), lo que hace prever que este ejercicio se superen los 42.000 millones. Además, las compras electrónicas elevan el envío de cartas (para algunos tipos de productos?), pues uno de cada tres usuarios (30%-35%) reciben así sus adquisiciones.

Aumentan las ventas anuales

El impacto positivo del comercio electrónico en el sector postal hizo que las ventas anuales de éste aumentaran un 19% en 2018 al sumar 4.872 millones de euros, y ello a pesar de que sus envíos (3.259 millones) cayeron prácticamente un 8%. Pero, ¿cómo se compadecen unas cifras con otras? Conforme a los datos de la CNMC, el alza de la facturación se debió sobre todo al segmento de mercado denominado CEP (los paquetes con valores añadidos como tiempos de entrega más reducidos, días definidos e indemnizaciones al cliente), que es la rama donde se incluyen las operaciones del ‘e-commerce’ y elevó un 29,8% sus ingresos hasta los 3.521 millones.

Si lo comparamos con el negocio postal tradicional, casi tres de cada cuatro euros del sector (el 72,3% en concreto) proceden ya de la rama de actividad que dominan la paquetería e internet. Aunque en volumen de envíos (obviando su valor), el primero de ellos -que todavía realizan los populares carteros- copa casi el 84% del mercado con 3.259 millones en todo el año pasado.

Con todo, los ingresos por envíos de los productos postales más tradicionales solo bajaron un 1,1% en 2018. El motivo, señala la CNMC, es que los precios del sector son claramente altos en relación a la evolución de la inflación. Así ocurrió ya en 2017 y en el último ejercicio la diferencia se disparó: el coste de los servicios postales se encareció diez veces más (12,2%) que el del IPC (1,2%). Y eso que el índice de su cifra de negocios (2%) fue inferior al del promedio del sector servicios (2,7%).

Temas

Comentarios

Lea También