Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El comercio y la hostelería suman la mitad de los ERTE

El litoral tarraconense concentra el grueso de los expedientes, que afectan a los servicios pero también a grandes multinacionales

R. COSANO

Whatsapp
Terrazas y bares abiertos en Cambrils después del confinamiento. FOTO: ALBA MARINÉ

Terrazas y bares abiertos en Cambrils después del confinamiento. FOTO: ALBA MARINÉ

Aunque hay negocios que ya han empezado a sacar a parte de su plantilla de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), la estadística aún no refleja esa recuperación provocada por la desescalada y el final de los cierres forzosos. Los datos que ofrece el Departament de Treball indican que el balance sigue creciendo, aunque a una velocidad mucho menor. A día de ayer, había 54.140 trabajadores incluidos en algunos de los 9.978 expedientes aplicados.

El Camp de Tarragona, como zona aglutinadora del principal músculo del tejido productivo, acumula con mucha diferencia la mayor parte de estos ERTE, con 7.674, por los 2.304 de las Terres de l’Ebre. La afectación de estas regulaciones varía en función del territorio: atañe fundamentalmente a la costa tarraconense y, en menor medida, al interior rural.

Por sectores, hay dos que se llevan la palma: la hostelería (2.809 ERTE) y el comercio (2.151) concentran la mitad de los expedientes en la provincia, lo que responde a esa obligación de clausura que han tenido tiendas, bares, restaurantes y hoteles durante prácticamente dos meses del estado de alarma más estricto. La construcción, con 843 ERTE, ocupa la segunda posición en el ranking de Tarragona.

Si se compara el número de trabajadores afectados, el comercio y la hostelería suponen el 41% del total. Así, como más peso tiene el turismo y, por extensión, el sector servicios, más afectada estará una comarca o una localidad por el parón, que ha obligado a articular los ERTE para que los empleados pudieran seguir cobrando. Por municipios, obviamente, Tarragona tiene el mayor número de expedientes (1.872), por delante de Reus (1.417) y de Cambrils (501), que cierra el podio, superando a Tortosa, El Vendrell y Salou.

Igual que ha sucedido con la propagación del propio virus, también los pueblos se han salvado de esta coyuntura negativa. Solo 15 poblaciones de la provincia no han sufrido ningún ERTE, según los datos de la Generalitat. Entre ellos se encuentran núcleos pequeños como Prat de Comte, Savallà del Comtat, Pontils, Caseres, Senan, Forès o Colldejou.

Más llamativa es la clasificación por municipios si se atiende no a los expedientes aplicados sino a los trabajadores afectados. Tarragona y Reus suman el grueso principal –casi 18.000 ciudadanos perjudicados– pero en la tercera posición aparece Valls, con 2.873 empleados afectados. De ellos, más de 1.300 están englobados en la categoría de industrias manufactureras. Hay que recordar que la empresa Lear, con planta en la capital del Alt Camp, también presentó expediente. En concreto, afectaba a más de 1.000 empleados de esta compañía de componentes para la automoción.

Tortosa, El Vendrell y Cambrils se cuelan en este ‘top ten’ en el que también se incluye otro caso singular. Santa Oliva (Baix Penedès) acumula 1.729 trabajadores afectados –lo que equivaldría a la mitad de su población–, y ocupa la octava posición en el ranking provincial de municipios con más empleados en situación de ERTE. En esa estadística es clave la regulación para más de 1.500 personas de Applus+ Idiada, la empresa de ingeniería que da servicio a la industria internacional de automoción.

Temas

Comentarios

Lea También