Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Laboral

El despido con la baja médica ya es historia

El Gobierno de coalición formado por PSOE y Podemos da el primer paso para desmontar los aspectos más lesivos de la reforma laboral que aprobó el PP

LUCÍA PALACIOS

Whatsapp
La ministra 
de Trabajo, Yolanda Díaz, 
y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ayer. FOTO: KIKO HUESCA

La ministra 
de Trabajo, Yolanda Díaz, 
y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ayer. FOTO: KIKO HUESCA

«A partir de hoy a nadie se le va a despedir por una baja por enfermedad justificada». Así fue cómo defendió la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, el Real Decreto Ley aprobado ayer por el Consejo de Ministros, que supone la eliminación total del artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores.

Se pone, por tanto, fin al despido por absentismo, que permitía a los empresarios echar con una indemnización de 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades a aquellos empleados que se ausentaran un 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos (es decir, ocho días), siempre y cuando el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores superara el 5% de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos, aunque estuvieran justificadas por un médico, como cobró actualidad a raíz de que el Tribunal Constitucional lo avalara a finales del pasado octubre. «Cuando estamos enfermos hemos de preocuparnos solo de una cosa: curarnos», abogó la ministra, que justificó el hecho de que se haya utilizado el Real Decreto Ley, algo que solo debe usarse en casos de urgente necesidad. «Hablamos de salud, de respeto, creo que hay pocas ocasiones en las que más se justifique esta urgencia», sostuvo la diputada de Podemos.

Otro de los argumentos que utilizó para esta derogación es que se cumple además con las directrices del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que en la sentencia del 18 de enero de 2018 ya había advertido a España de que la aplicación de esta modalidad de despido objetivo, por faltas de asistencia justificadas, iba en contra de la directiva comunitaria, que prohíbe la discriminación por razón de discapacidad. «Con esta derogación estamos reparando una anomalía de nuestro país con respecto a los países de nuestro entorno», precisó Díaz, quien además resaltó que había generado «alarma» entre la sociedad.

Precisó la ministra Yolanda Díaz que esta medida no tendrá carácter retroactivo, por lo que su entrada en vigor será cuando la norma salga publicada en el Boletín Oficial del Estado, y no tendrá efectos sobre los litigios que ya estaban en marcha, aun cuando no tengan sentencia firme. La ministra se congratuló de que, con esta derogación, «damos seguridad jurídica a los trabajadores de nuestro país», ya que ahora dependían de lo que dictaran los jueces.

De esta forma, todo despido de un trabajador por ausentarse de forma justificada al trabajo será considerado improcedente.

Temas

Comentarios

Lea También