Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Formación

El laboratorio de la interpretación

Imagina Teatre es un pequeño centro formativo dedicado a las artes escénicas que ha nacido hace apenas unos meses en Tarragona. Tiene su razón de ser en el mundo del teatro y del cine

Mònica Just

Whatsapp
Los talleres están abiertos a quien quiere dedicarse a la intepretación. Pero también pueden servir como terapia. Foto: Lluís Milián

Los talleres están abiertos a quien quiere dedicarse a la intepretación. Pero también pueden servir como terapia. Foto: Lluís Milián

Un pequeño laboratorio de artes escénicas para investigar en el mundo de la interpretación. De teatro y de cine. Un proyecto que arrancó hace alrededor de un año de la mano de Jose Tondonia (43 años) y Montse Vidal (51 años). Tenían la inquietud de impulsar una iniciativa formativa relacionada con este sector. Y tomó forma definitivamente hace poco más de dos meses, cuando su pequeño proyecto, Imagina Teatre, empezó a consolidarse. Aunque no es fácil arrancar un negocio en este sector. Y menos, conseguir que funcione. Pero es su reto. Su pequeña aventura.

Acude a sus sesiones público de todas las edades, desde dieciséis a sesenta años. «Cada vez viene más gente de la zona. Algunos, porque les interesa mucho este mundo. Otros, lo hacen como terapia social, como por ejemplo afrontar el miedo a hablar en público», explican los impulsores. Para ellos, el hecho de poder trabajar entre distintos perfiles y generaciones supone una gran riqueza. Todo lo hacen en grupo. Y sus integrantes eligen los proyectos donde quieren participar, como si de una cooperativa se tratara.

Todo lo hacen en grupo. Y sus integrantes eligen los proyectos donde quieren participar, como si de una cooperativa se tratara

De momento ya cuentan con una cuarentena de alumnos. En las sesiones no hay móviles. Su lema es «a la mierda la educación». Invitan a que la gente se deje llevar y diga lo que piensa. Todo lo que pasa allí, allí se queda. Empiezan con ejercicios de relajación, de confianza. Y también aprenden a escuchar a los demás. Algo que lamentan que se vaya perdiendo en la sociedad actual. 

«No diferenciamos entre amateurs y profesionales porque creemos que es un gran error. A veces, es bueno trabajar con alguien que no tiene vicios adquiridos», explica Jose. Por ello, tienen muy claro su lema: «enseñar a vivir de verdad bajo circunstancias imaginadas». Para que sea interpretación de verdad.

Un negocio complejo

Imagina Teatre todavía está empezando. Pero Jose y Montse se sienten optimistas. «Ganarse la vida en este mundo no es fácil. Pero es posible», señalan. Jose, un navarro afincado en Tarragona, lleva la vertiente de la interpretación. La emocional. Montse es la de los números y se encarga de la parte más administrativa. Se complementan. Para arrancar tuvieron que realizar una inversión importante. Adecuar el local. Pintarlo. Crear su pequeño espacio e idear el laboratorio.

Imagina Teatr
Montse Vidal y Jose Tondonia, impulsores de Imagina Teatre, en sus instalaciones de la calle Assemblea de Catalunya, 9, de Tarragona. Foto: Lluís Milián

Su idea es hacer que el teatro sea asequible para todos. «Treinta euros al mes por dos días de clase a la semana es algo asumible. Queremos darlo a conocer. Facilitar que sea accesible para todo el mundo», apuntan.

Jose y Montse se conocieron hace seis años paseando el perro en el Camp de Mart. Allí se forjó su amistad. Y ahora han arrancado este proyecto empresarial conjunto. Poco a poco se van dando a conocer en Tarragona.

Ella lleva una trayectoria a sus espaldas en el sector de la contabilidad y las finanzas. Él, hijo de Tudela, empezó en el mundo del teatro hace más de dos décadas. A lo largo de su trayectoria, recibió formación en la escuela William Layton de Madrid, pasó por Barcelona e hizo también un curso en la Sala Becket, entre muchas otras experiencias. «Es muy bueno beber de profesionales que saben», apunta. Pero, durante su trayectoria, hizo un paréntesis para criar a sus hijos. Se trasladaron a Tarragona porque era una ciudad de dimensiones más pequeñas. Y ahora que sus hijos ya no son tan pequeños, ha retomado la cultura, el teatro y la interpretación con la voluntad de ofrecer en Tarragona una propuesta distinta y dirigida a todos los públicos. «Esto es como una droga. Engancha», insiste Jose.

Realizan sesiones puntuales, otras con continuidad y clases abiertas para que la gente pruebe su forma de trabajar y decida si le gusta

Montse no viene de la cultura, del cine ni del teatro. Pero también entra en los talleres. «Es complicado que llegue a subirme a un escenario, pero como terapia, me va de maravilla, explica la contable tarraconense. Ambos lo tienen claro. Su lema es «vivir el aquí y el ahora».

Proyectos de teatro y de cine

En este pequeño espacio de formación llevan a cabo varios tipos de proyectos. No trabajan con el calendario lectivo convencional, sino a distintos ritmos. Hacen sesiones puntuales, otras con más continuidad y clases abiertas para que la gente pruebe su forma de trabajar y decida si le gusta y quiere seguir

  • Casal infantil: dos semanas de sesiones de interpretación con grabación de cortometraje.
  • Cursos intensivos para adultos: de dos semanas, que tamién combinan la interpretación con el rodaje de un corto.
  • Compañía de teatro: con un montaje propio creado a partir de improvisaciones. Su idea sería lograr tener sus propias producciones y hacer bolos.
  • Talleres teatrales
  • Rodaje de cortometrajes: con la intención de presentarse en concursos y festivales.

 

Temas

Comentarios

Lea También