Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El miedo a quedarse sin pensión aumenta los planes de ahorro

Con las pensiones en vilo, los planes privados están en auge. Ya hay 156.891 tarraconenses con uno. El patrimonio alcanza los 1.345 millones. Tarragona destaca como provincia precavida

Diari de Tarragona

Whatsapp
La incertidumbre futura con las pensiones ya tiene efectos. Ante el temor a no tener una prestación pública suficiente, muchos optan por los planes privados de ahorro.  Foto: pere ferré

La incertidumbre futura con las pensiones ya tiene efectos. Ante el temor a no tener una prestación pública suficiente, muchos optan por los planes privados de ahorro. Foto: pere ferré

El futuro de las pensiones continúa en el alambre y preso de la incertidumbre. El sistema se tambalea mientras siguen llegando recetas de expertos. Las últimas recomendaciones son del Fondo Monetario Internacional (FMI), que para que España garantice el Estado del Bienestar ha dicho que debe limitar la revalorización de las pensiones, alargar la vida laboral más allá de los 67 años e incentivar los planes privados. 

Mientras llega la jubilación de la generación del baby boom (aquellos nacidos entre los años 1956 y 1970), España sigue siendo uno de los países de la OCDE que menos ahorro destina a la jubilación. Ese temor creciente a que las pensiones no estén garantizados ha llevado a que en Tarragona, así como en otras provincias, suba la cifra de ciudadanos que deciden apostar por un plan privado.

Entre las provincias cautas
Los últimos datos que maneja la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco) contabilizan en Tarragona 156.891 partícipes de planes de pensión individuales. El patrimonio global alcanza los 1.345.915 millones de euros. En ese sentido, los tarraconenses son especialmente ahorradores y precavidos. Es la 12ª provincia de España en patrimonio y la 14ª si se analiza el número absoluto de ahorradores. 

En un año, los ahorradores tarraconenses, en parte consciente de las dificultades del sistema por ser sostenibles, han aumentado en 1.555, según datos de 2015. El número de personas con un plan de ahorra era de 155.336. Por lo tanto, la cifra se ha incrementado un 1%, un porcentaje que puede ser escaso pero que, según los expertos, es sintomático. 
Con las pensiones en la cuerda floja, hay quien decide apostar por este tipo de planes. Esa dinámica también se traduce en un repunte del patrimonio global de algo más de 195 millones, pasando de 1.149.993 millones a 1.345.815.

Los planes privados de pensión ganan más de 1.500 ahorradores en un año en la provincia

Los incrementos, lejos de ser generalizados, son bastante desiguales territorialmente. No crecen todas las provincias ni lo hacen al mismo ritmo. Por ejemplo, el número baja en Barcelona y Girona, aunque despunta en Lleida. El patrimonio medio de los españoles en planes individuales se situó en 8.635 euros, un 5,7% que en el año anterior, según los datos del Observatorio Inverco.

El debate sobre los planes privados aparece regularmente. El mismo gobernador del banco de España, Luis Linde, vaticinó una bajada de las pensiones a largo plazo, salvo que se combine con ahorro privado, algo que recomendó. La hucha pública de las pensiones sigue bajo mínimo y la Seguridad Social contínua en números rojos. El gobierno habla de déficit temporal debido a los aún altos índices de paro, pendientes de un mercado laboral que se recupera pero de forma lenta. 

Un problema estructural
Los expertos creen que el problema es estructural y plantean  reformas de calado, aunque ven en los planes alternativos una de las opciones. «Hay que acostumbrar a la gente a pagar un plan complementario. No todo el mundo tendrá capacidad, es cierto, y entonces habrá que tomar medidas como que las empresas se encarguen de hacer esos planes complementarios. Se puede hacer vía convenios colectivos, de forma que el empleado aporte una parte y la empresa otra. Y esto no es privatizar la Seguridad Social», explica Raül Navarro, doctor y profesor de derecho del trabajo y la Seguridad Social en la URV. 

El docente universitario apuesta también por limitar el acceso a algunas de las prestaciones, lo que directamente equivale a un recorte: «No todos los que cobran la pensión de viudedad tienen necesidad. Hay personas que no, porque ya trabajan». 
Navarro apuesta por pensiones públicas más bajas –una disminución de las prestaciones que ningún partido parece dispuesto a proponer por su coste político– y por ofrecer subvenciones a las empresas, obligadas por convenios colectivos, para aportar parte de la cotización. 

el 19,7% de los tarraconenses ya tienen un plan de pensión, por encima de la media española

El economista de la Cepta Rafael Muñoz cree que uno de los remedios podría ser recortar las pensiones ‘por arriba’ y, evidentemente, en la línea que proponen los sindicatos, revitalizar de una forma más contundente el mercado de trabajo.
Sin embargo, ni una recuperación definitiva del mercado laboral será suficiente para evitar el colapso si no se acometen otras reformas profundas. Desde 2015, el aumento de la ocupación no se ha traducido en un incremento notorio de la recaudación. 

En medio de este panorama incierto, y mienras acucia el invierno demográfico, el ahorro privado toma fuerza y se convierte en un recurso para muchos. 

La responsable en España del FMI, Andrea Schaechter, ha reclamado  un mayor impulso a los planes  privados para evitar «la dependencia única de las pensiones públicas en una sociedad que envejece» y donde, por lo tanto, las pensiones públicas van a perder poder adquisitivo. «Hay que pensar en el ahorro privado. Y ahí la transparencia es muy importante, para que la sociedad sepa qué les cabe esperar razonablemente cuando se jubilen del sistema público».

Comentarios

Lea También