Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El número de expatriados se duplica desde 2009

Las comarcas de Tarragona tienen hoy a 21.418 personas con ciudadanía española residiendo en el extranjero

Rafael Servent

Whatsapp

Les llaman expatriados. Han tenido y siguen teniendo otros nombres. Emigrantes. Exiliados. Las motivaciones para coger el pasaporte y abandonar el país de origen son múltiples. El vínculo en común es vivir y trabajar en otro lugar, al que se llega como extranjero. En la demarcación de Tarragona, 21.418 personas han dado este paso.

Es el número de ciudadanos del Reino de España que tuvieron su última residencia en las comarcas del sur de Catalunya antes de coger las maletas para empezar una nueva vida en otro lugar, según las últimas cifras del Institut d’Estadística de Catalunya (Idescat). Desde poco después del arranque de la Gran Recesión, el número de expatriados procedentes de las comarcas de Tarragona ha aumentado un 102,59%. Desde las 10.572 personas que había en el año 2009 hasta las 21.418 del presente 2017. Es decir, el doble.

Jóvenes y familias con niños pequeños disparan la emigración

Se trata de una tasa de crecimiento por encima de la media catalana (donde el incremento acumulado entre los años 2009 y 2017 del 97,48%) y sólo por debajo del que experimenta la demarcación de Girona (con un alza en su número de expatriados del 128,17%).

Francia, Suiza, Alemania, Argentina, Andorra, Bélgica, Reino Unido, EEUU, México y Brasil, por este orden, encabezan el ránking de los países en los que hay un mayor número de expatriados procedentes de la demarcación de Tarragona.

En el caso de la República Francesa, los 4.304 residentes que proceden del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre suman, con 4.304 personas, el 20,10% de la colonia de ciudadanos del sur de Catalunya que viven y trabajan en el extranjero. Al otro extremo se sitúan Nigeria, Gabón, Angola, Hungría o Bulgaria, donde apenas cuatro personas procedentes de la demarcación de Tarragona residen en cada uno de estos países. Hay, sin duda, países más ‘fáciles’ que otros. O más asequibles. O más cercanos.

Europa lidera el éxodo
La Unión Europea (UE) concentra hoy cerca de la mitad de esos 21.418 tarraconenses residentes en el extranjero. Un 45,43% (9.730 personas) han cambiado el Estado español por algún país dentro de las fronteras de la Unión. Si se amplía el foco al conjunto de Europa (en tanto que continente), ese porcentaje asciende ya hasta el 61,47% (13.166 personas).

El continente americano, con 7.565 residentes y un 35,32% del total de expatriados (22,40% en América del Sur, 5,75% en América Central y 4,98% en América del Norte), es el segundo gran destino. Asia (369 personas y un 1,72%), África (el 0,88%) y Oceanía (0,61%) apenas tienen incidencia.

Algunos casos:

  • Estados miembros de la Unión Europea Se puede desempeñar una actividad asalariada en esos países sin necesidad de permiso de trabajo. Sólo el Reino Unido, que ha decidido en referéndum abandonar la Unión Europea, se encuentra en fase de modificar esas condiciones.
  • Estados europeos que no pertenecen a la UE Países como Suiza o Noruega suelen tener acuerdos con la Unión Europea que permiten la libre circulación de personas y el acceso a un trabajo sin necesidad de permisos. Uno puede instalarse en esos países y buscar allí un empleo, aunque el tiempo del que se dispone para lograr un trabajo suele estar limitado. Otros, como Andorra, cuentan con algunos filtros más, pero aún así la movilidad es simple. 
  • EEUU Si no se cuenta con una residencia permanente (Green Card), es imprescindible contar con un visado de trabajo, que se concede por motivos específicos y para un periodo determinado de tiempo. Antes de emigrar, es necesario contar con un trabajo, que puede buscarse por Internet, en una de las múltiples agencias de colocación online.
  • Argentina La República Argentina no establece restricciones ni cupos en el empleo de extranjeros, mientras cuenten con un permiso de residencia válido, para trabajar tanto poer cuenta ajena como propia.

¿Por qué alguien elige irse a vivir a un lugar y no a otro? ¿Por qué deciden coger las maletas? Las razones son tan diversas como las 21.418 personas que han dado este paso. En no pocos casos se trata de empleados de empresas multinacionales que cuentan con centros de trabajo repartidos por todo el mundo y que, en una economía global como la nuestra, no dudan en mover sus asalariados entre países y continentes. Pero la globalización no lo explica todo. Sin duda, los efectos de la Gran Recesión sobre las perspectivas laborales de los ciudadanos tienen su peso.

Francia, Suiza, Alemania o Argentina son los primeros destinos

El foco de estas migraciones por motivaciones económicas ha estado a lo largo de estos años entre los más jóvenes, que acusan tasas de desempleo cronificadas en un 50% y precarización en los puestos de trabajo que se les ofrecen, con alta temporalidad y rotación.

Las cifras entre los residentes en el extranjero nacidos en Catalunya corroboran ese éxodo migratorio, con un incremento acumulado entre 2009 y 2017 del 119,47% en la franja de edad que va de los 20 a los 24 años. De nuevo, el doble. Pero los jóvenes no son los únicos.

También en una de las franjas de edad más bien posicionadas en el mercado laboral, la que va de los 35 a los 44 años, el crecimiento en el número de expatriados es notable: un 54,17% desde el año 2009 para el conjunto de catalanes, que si se extiende a aquellos con edades comprendidas entre los 30 y los 49 años se mantiene en una tasa prácticamente idéntica (un incremento del 54,91%), aunque si se analiza a las personas de entre 40 y 45 años, trepa hasta un crecimiento del 68%.

Es decir, población en edad de tener hijos a su cargo. Una hipótesis que las estadísticas confirman. El número de menores de edad de entre 0 y 14 años nacidos en Catalunya y residentes en el extranjero aumentó entre 2009 y 2017 nada menos que un 493%. Cinco veces más de los que había apenas arrancada la Gran Recesión. Claramente, familias enteras que emprendieron el camino de la expatriación. Talento presente y talento futuro al que por el momento no veremos por aquí.

Dónde buscar trabajo:

Internet es desde hace tiempo el lugar para buscar ofertas de empleo, y lo es en todo el mundo. Pero lo que quizás sirve en España, ni siquiera se conoce en otros países. Cada región del mundo tiene sus portales de referencia. Algunos de ellos son Monster.com, Glassdoor.com o Theladders.com, entre otros muchos.

Existen, además, convenios con el Estado español con ofertas públicas de empleo, que suelen estar acotadas a los intereses y necesidades particulares de cada país (vacantes para ingenieros, médicos, especialistas...). Pueden encontrarse en las diversas Consejerías de Empleo y Seguridad Social en las Misiones Diplomáticas Permanentes de España en el Exterior o a través del portal empleate.gob.es del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. 

Comentarios

Lea También