Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Economía

Elegir profesión a partir de los talentos

Joan Ramon Alabart, director del MBA de la URV y fundador de Alabart&Partners, pone en marcha un curso de autoconocimiento dirigido a alumnos de ESO

Rafael Servent

Whatsapp
Joan Ramon Alabart, director del MBA de la URV y fundador de Alabart&Partners, durante la presentación de Vision Quest. Foto: Pere Ferré

Joan Ramon Alabart, director del MBA de la URV y fundador de Alabart&Partners, durante la presentación de Vision Quest. Foto: Pere Ferré

Cuenta Joan Ramon Alabart, director del MBA de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y desde el año 2010 trabajando en el ámbito de los talentos y las fortalezas, que los nativos norteamericanos, antes de sufrir el genocidio físico y cultural que les recluyó en las reservas que hay diseminadas por todo EEUU, perfeccionaron unas sociedades basadas en los talentos.

En muchas de las naciones que habitaban ese continente con anterioridad a la llegada de los primeros europeos, la llegada de la pubertad se acompañaba con un rito de paso que implicaba descubrir los talentos propios para, después de un proceso de introspección y de debate con los padres y los ancianos más sabios del pueblo, tener una visión clara sobre su futuro papel en esa sociedad.

«Cuando los jóvenes llegaban a la pubertad –explica Joan Ramon Alabart–, los mandaban a un retiro, solos consigo mismos, para que reflexionasen sobre la vida, mientras el wiseman (hombre sabio, en inglés) hablaba con los padres y los familiares sobre los talentos de ese adolescente».

«Después –prosigue–, una vez regresado de su retiro, ese wiseman tenía una conversación con él para ayudarle a tener una visión de conjunto en la que se encontrase bien con el mundo y con sí mismo. Así descubría qué actividades se le daban mejor, y decidía que sería un guerrero, un artesano... A ese proceso le llamaban ‘Vision Quest’».

Décadas más tarde, Joan Ramon Alabart ha decidido traer hasta nuestro tiempo y nuestra sociedad los principios que enfocan en los talentos las carreras profesionales, con un programa al que ha llamado Vision Quest en homenaje a esos nativos norteamericanos, y que ha enfocado a jóvenes adolescentes.

Con quince años, los alumnos de tercero de la ESO han de tomar su primera decisión sobre su futuro académico. Es la primera de una serie de acciones que marcarán el futuro profesional de estos adolescentes. En esta ocasión se trata de elegir una asignatura optativa. Poca cosa... y un gran paso a la vez. Será la primera oportunidad en la que todos ellos, sin excepción, estarán obligados a renunciar a algo para concentrarse en otra cosa. Una decisión que tendrá un impacto, aunque sea de baja intensidad, sobre sus carreras profesionales.

"La visión de futuro es sobre la profesión que quiero hacer, no sobre los estudios"  (Joan Ramon Alabart, director del MBA de la Universitat Rovira i Virgili)

En esta situación se encontró hace pocos meses Joan Ramon Alabart, padre de una adolescente de 15 años. Una más de las muchas y muchos que tendrán que empezar a elegir. Así que se dispuso a ayudarle a descubrir sus talentos para poder visualizar la profesión que mejor se ajustase a ellos. Y, de paso, hacer extensivo el ofrecimiento a las compañeras de clase de su hija.

El programa, sustentado en la metodología Clifton StrenghtsFinder y con el apoyo del MBA de la URV, Repsol y el Club Nàutic Salou, arrancó el 16 de junio en Salou con una presentación para padres y jóvenes, para desarrollarse en diversos talleres entre finales de julio y principios de septiembre, cuando concluirá con un ascenso a la Mola de Colldejou guiado por el alpinista Òscar Cadiach.

La profesión, no los estudios 
Primera conclusión: «La gente –explica Joan Ramon Alabart– se fija en lo que quiere estudiar, pero no en qué quiere hacer. La visión de futuro es sobre la profesión que quiero hacer, no sobre los estudios». Para ello es imprescindible identificar previamente los talentos. Y, en base a esos talentos, definir la profesión. El último paso es decidir cómo se llegará hasta ahí. Cursar unos estudios es sólo una de las diversas vías que se abren. Aunque, eso sí, es la más frecuente.

"En todas las casas hay talentos: lo importante es identificarlos y que sean fortalezas" (Joan Ramon Alabart, director del MBA de la Universitat Rovira i Virgili)

Segunda conclusión: «Todos tenemos talentos». Cuenta Joan Ramon Alabart que «parece que el talento sólo queda restringido a algunos privilegiados. Pero la realidad es que hay sobreabundancia de talentos. En todas las casas hay talento. Lo importante es identificarlos y convertirlos en fortalezas. Es decir, refinar esos talentos con la práctica».

Tercera conclusión: «Los talentos son tu potencial para hacer las cosas muy bien, y son fuente de motivación». La cosa es simple: si uno se dedica a algo para lo que tiene talento, disfrutará con ello y lo hará mejor. Aquella frase tan manida de ‘para mí, esto no es trabajo, porque hago lo que me gusta’.

Cuarta: El talento se tiene o no se tiene. Unas personas tienen unos talentos, otras personas tienen otros. «La formación de los talentos es entre los 3 y los 16 años. Es en este periodo cuando se rompen la mitad de las conexiones sinápticas de nuestro cerebro, cuando se forman unas autopistas neuronales que son la base de los talentos». A partir de ahí, poco más. Con 22 ó 23 años, cuenta Alabart, los talentos que se tienen son los que tendremos para toda la vida. «Somos como somos. Pero si no sabes quién eres, vas perdido. A más conocimiento, mejores decisiones».

Cuatro conceptos clave

1. Todos tenemos talentos. El talento no es algo limitado a unos pocos privilegiados. Todos tenemos talentos, pero hemos de descubrirlos.

2. Hay límites. No podemos pretender ser competentes en todo aquello que nos propongamos, hay que especializarse. Una vez identificados nuestros talentos, podemos trabajar en ellos.

3. Qué quieres hacer. A menudo, en lugar de pensar a qué profesión nos queremos dedicar nos obsesionamos con qué estudios cursar. Los estudios no son un fin, sino un medio.

4. Haz lo que mejor sabes. Parece obvio, pero cuando nos enfocamos a nuestros talentos, haremos las cosas muy bien y estaremos motivados. Seremos mejores profesionales.

Temas

Comentarios

Lea También