Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Encargos de madera hechos con amor

Desde su masía en las afueras de Valls, Jose M. Fernández y Marta Palau personalizan hogares y negocios con distintos productos a medida

Alba Tudó

Whatsapp
Marta Palau y Jose M. Fernández en su masía en las afueras de Valls. FOTO: Alba Tudó

Marta Palau y Jose M. Fernández en su masía en las afueras de Valls. FOTO: Alba Tudó

Letras personalizadas con tu nombre, perchas de madera, carteles luminosos para eventos y ocasiones especiales o comederos para perros y gatos. Estos son algunos de los productos que hacen Jose M. Fernández y Marta Palau en Valls. 
La pareja personaliza hogares, negocios... y hacen encargos con amor.
«Compramos la masía hace ocho años en Valls, ya que  vivíamos en un piso y al trabajar en casa se nos caía encima. Poco a poco vimos que teníamos un taller en el almacén», explica Marta Palau, que añade: «surgió sin darnos cuenta». 


Antes, esta pareja se dedicó durante quince años a la programación y el diseño. Ahora hacen productos decorativos en su masía en las afueras de Valls. Hace cuatro años que empezaron con el negocio y el proyecto Can Hippie Home.
«Los recursos eran los que eran ­la casita sólo tenía las paredes­, pero en poco tiempo, con mucho trabajo e ilusión la convertimos en un hogar. Siempre hemos tenido buenas manos y sobre todo muchas ideas e imaginación».


¿Y el nombre? «El primer perro se llamaba Hippie y nuestros amigos cuando venían aquí decían que venían a Can Hippie. En aquel momento nació el nombre del proyecto», relata Palau.
Cuentan que los primeros años fueron difíciles pero ahora disfrutan mucho haciendo su trabajo. «Vendemos a clientes de toda España, y también tenemos tiendas físicas que nos venden nuestros productos, ya que la gente quiere ver todo lo que hacemos», asegura Jose.


Trabajan sobre todo por encargo, además de para empresas, rotulación interior o indicadores para bodas. «Hacemos regalos personalizados y, ahora con internet, hay clientes que nos dan ideas que han visto y nosotros lo hacemos con nuestro toque único. Por ejemplo, alguna vez nos han pedido letras con luces o carteles luminosos», relata Marta. 
Y es que el cliente que acude a Can Hippie Home busca un producto sostenible, artesanal, hecho a mano y ecológico. «Buscan mucho la personalización», dice.
Ahora se lleva el lettering. «Es el arte de dibujar letras», detalla Marta y añade que «por ejemplo en estas fiestas me han pedido mucho corazones y estrellas de madera con el nombre de los invitados para poner en la mesa el día de Navidad. El año pasado vendí más árboles de Navidad pero cada año varía».


El lettering está de moda
Ahora Marta quiere impartir clases para intoducir a la gente en el lettering. «Muchas personas tenían interés y tengo una lista. En breve empezaré», asegura.
El producto que más venden son las letras con el nombre personalizado. Además restauran muebles, hacen carteles, espejos, sillas... Todo lo que os venga a la cabeza y además personalizado.
«Vendemos por Internet y desde aquí hacemos el pedido a cualquier lugar de España», recalca Marta.


La creatividad y la originalidad no les faltan a esta pareja. «Una vez nos pidieron dos letras distintas y las pintamos de las colles castelleres de Valls».
Y es que se tienen que adaptar a las necesidades de cada cliente, la moda y colores que se lleven aquel año.
«Nos gusta  lo que hacemos ya que la gente nos felicita. Queremos seguir con la misma línea y adaptarnos al gusto de cada cliente».

Temas

Comentarios

Lea También