Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Entre la cocina de autor y el espectáculo

Oliveta’s es el ejemplo de un negocio familiar que, después de generaciones, se reinventa para adaptarse a las nuevas tendencias

Alba Nebot

Whatsapp
Núria Tous, propietaria de la empresa de cátering y restaurante Oliveta’s

Núria Tous, propietaria de la empresa de cátering y restaurante Oliveta’s

Entre el marketing y la cocina vive Núria Tous. Quinta generación de profesionales panaderos y pasteleros, Tous usó sus conocimientos del mundo culinario y del mercado empresarial para darle un giro de 180 grados al negocio familiar. «En casa hacíamos cátering a pequeña escala, y yo ayudaba como hobby. Estaba trabajando en Barcelona cuando detecté cierto movimiento en el mercado, así que lo dejé todo y me embarqué en este nuevo proyecto en Tarragona», cuenta Tous. Así nació Oliveta’s, un proyecto que ofrece catering especializado, desde cenas románticas para dos personas hasta acontecimientos sociales para dos mil comensales. Oliveta’s ofrece todo tipo de servicios de cocina mediterránea, con «especial cuidado del detalle y la presentación». 

Sin embargo, lo que realmente marca la diferencia en el servicio de Oliveta’s es el Showcooking, una propuesta que seduce cada vez a más gente. Se trata de hacer de la cocina un acontecimiento entre el espectáculo y la educación.

Lo que realmente marca la diferencia es el Showcooking, se trata de hacer de la cocina un acontecimiento entre el espectáculo y la educación

El cocinero, con todo su equipamiento, cocina delante de los propios comensales, contando, paso a paso, qué ingredientes usa, cómo se debe trabajar con ellos y, por último, cuál es la mejor manera de presentarlo. Así, las comidas ganan un atractivo extra, una apuesta que convierte una simple cena en algo más interesante y entretenido. «El Showcooking siempre es una sorpresa. Lo que más gusta es cuando ponemos tenderetes de comida asiática, mediterránea... y cada uno puede acercarse a ver cómo trabajan los cocineros», cuenta Tous.

Probar antes de contratar
Uno de los obstáculos que detectó Tous que se encontraban los clientes de un cátering era que debían trasladarse hasta una oficina y charlar con la persona adecuada, como en una entrevista. A Tous le pareció que ésa no era la mejor manera de contratar un cátering, que los clientes necesitaban otro tipo de trato, así que «cogimos el restaurante de la Rambla como un espacio en que los clientes pudieran saber exactamente qué ofrecemos. Así, vienen a cenar, o a merendar o lo que les haga falta y deciden si les gusta lo que hacemos». Una propuesta también diferente por su parte, a la par que arriesgada, ya que pone encima de la mesa todo lo que tiene para ofrecer y deja en manos del cliente juzgar por sí mismo.

La familia Tous empezó en el negocio de la pastelería.

Uno de los puntos fuertes de Oliveta’s, según Tous, es el toque de autor del que goza cada uno de los platos. Cuenta la empresaria que cada plato se cocina a fuego lento, lo que permite que los alimentos frescos conserven todas sus propiedades y nutrientes. «Esta manera de cocinar nos permite unos sabores y unas texturas que la cocina habitual no tiene. Por ejemplo, unas patatas a fuego lento siempre quedan mucho más crujientes, y son perfectas para un huevo frito. Un plato se llama ‘l’ou, la gallina i després el fuà’», cuenta Tous. 

El futuro del cátering
Oliveta’s surgió hace dos años como una apuesta personal, respaldada por un buen conocimiento del mercado laboral. Aún así, hace sólo un par de semanas que lleva este nombre comercial. Con el giro que se le quería dar al negocio llegó el cambio de nombre, una manera de hacer borrón y cuenta nueva que, confiando en lo que auguran los encargos de Navidad, cuentan que fue todo un acierto. Ahora es momento de consolidar la apuesta de cátering, en el ámbito tarraconense y también en el catalán.

A Núria Tous no le falta ambición, y confía en la viabilidad de su proyecto, aunque «debemos trabajar más el tema de las alergias alimentarias. Ya ofrecemos alternativas pero seguimos estudiando cómo mejorar». 

Temas

Comentarios

Lea También