Economía Medidas

Fondo de 10.000 millones para ayudar a negocios en crisis a tener más solvencia

El Gobierno y los agentes sociales acuerdan que los ERTE sean mecanismos estructurales de ajuste para reducir los despidos en las crisis económicas

J. M. CAMARERO/C. VALLEJO

Whatsapp
De izquierda a derecha, Pepe Álvarez (UGT), Unai Sordo (CCOO), el presidente Pedro Sánchez, Antonio Garamendi (CEOE) y Gerardo Cuerva (Cepyme). Foto: EFE

De izquierda a derecha, Pepe Álvarez (UGT), Unai Sordo (CCOO), el presidente Pedro Sánchez, Antonio Garamendi (CEOE) y Gerardo Cuerva (Cepyme). Foto: EFE

La crisis del coronavirus también derivará en rescate público de empresas, como ocurrió con la recesión de hace una década, aunque en esta ocasión con muchos matices. El Estado auxiliará a compañías afectadas por este entorno económico tan desfavorable como imprevisto: lo hará adentrándose directa o indirectamente en su capital.

Esa fue una de las medidas que ayer salieron de la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, donde se puso en marcha un plan millonario para lograr la «reactivación» de la economía y evitar su hundimiento tras el confinamiento, según señalaba el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en una solemne presentación del programa.

La herramienta de rescate público será el nuevo Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, un instrumento que estará dotado con 10.000 millones de euros y cuyo objetivo es aportar apoyo «temporal» -primer matiz- para reforzar la solvencia de empresas afectadas por la pandemia. Otra diferencia con respecto a la crisis anterior: no supondrá un respaldo al sector bancario, cuyas entidades quedan excluidas de la medida. La nacionalización llegaría si el porcentaje de participación del Estado es determinante en la toma de decisiones de la empresa, como ocurre en Bankia desde 2013.

Lo que sí hará el Estado será adentrarse en el accionariado de estos grupos estratégicos. Lo hará a través de la SEPI mediante préstamos participativos, la adquisición de deuda subordinada o la suscripción de acciones u otros instrumentos de capital. Es decir, no se trata de subvenciones, sino de participaciones societarias a través de diferentes fórmulas.

El Gobierno también volvió a poner sobre la mesa otro programa millonario para que la actividad «vuelva al crecimiento y a la recuperación» tras la pandemia, según Pedro Sánchez. Por ello, el Ejecutivo ha creado una nueva Línea de Avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por 40.000 millones de euros.

Plan Renove ‘kilómetro cero’

Otra medida fue el Plan Renove 2020 con el que ayudará a la adquisición de vehículos a cambio de entregar otro antiguo con más de diez años de vida. El plan beneficiará las adquisiciones de coches realizadas desde el pasado 16 de junio, el día después de que el Ejecutivo presentara públicamente el Plan de Apoyo al sector de la automoción. Es decir, el ‘renove’ tendrá carácter retroactivo desde mediados de junio. Servirá para reactivar un mercado que acumula caídas del 50% desde principios de año. Además y como novedad, las ayudas abarcan la matriculación de coches conocidos popularmente como vehículos de ‘kilómetro cero’.

No a la subida de impuestos

Por otra parte, Gobierno, sindicatos y patronal suscribieron ayer a las puertas de la Moncloa el Acuerdo por la Reactivación Económica y el Empleo. El documento es, en realidad, un compromiso para seguir negociando. Se establecen directrices como la consolidación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) como instrumento estructural que facilite la adaptación de la economía a los ciclos, «en línea con otros países europeos, protegiendo el tejido productivo, el empleo y a los trabajadores».

En la firma del acuerdo, el prsidente de la patronal, Antonio Garamendi, aseguró que «no comparte» el planteamiento fiscal del Gobierno y que «no es el momento» de elevar la presión impositiva, y defendió el combate de la economía sumergida, que se cifra en un 24% del PIB.

Temas

Comentarios

Lea También