Freshly Cosmetics mantiene su apuesta presencial

La empresa de cosméticos de Reus, nativa digital, abre su segunda tienda física en Madrid, después de la de Barcelona

Rafael Servent

Whatsapp
Trabajadoras de Freshly Cosmetics en Reus muestran uno de los productos que comercializan. Foto: Fabián Acidres

Trabajadoras de Freshly Cosmetics en Reus muestran uno de los productos que comercializan. Foto: Fabián Acidres

Cuando, a finales de 2015, los tres fundadores de Freshly Cosmetics (Miquel Antolín, Joan Miralles y Mireia Trepat), compañeros de estudios en el grado de Ingeniería Química de la Universitat Rovira i Virgili (URV), decidieron buscar financiación crowdfunding en la plataforma Kickstarter para su proyecto de cosméticos naturales Freshly Cosmetics, su visión era 100% nativa digital. Crowdfunding para el capital inicial de su primera producción, tienda online y creación de una comunidad de clientes seguidores en redes.

Y así ha sido durante estos últimos años, en los que esta empresa con sede en Reus ha conseguido comercializar más de un millón de sus productos cosméticos a través de Internet, alcanzando una facturación de 12,6 millones de euros en 2019, que confía situar en los 25 millones de euros al cierre del presente 2020.

Hasta que, el pasado mes de octubre, abrieron su primera tienda física Freshly Store en la calle Portaferrissa de Barcelona. El próximo 27 de julio abrirán su segunda tienda, esta vez en la calle Fuencarral de Madrid. ¿Un giro hacia la presencialidad, ahora que el planeta entero mira más que nunca hacia el online?

Freshly Cosmetics tiene su sede en Reus, donde ocupa 1.500 metros cuadrados en el complejo Freshly Park. Con los centros de trabajo de Gandesa y Barcelona suma 134 empleados

«Seguimos siendo una marca digital, con nuestra facturación sobre todo en online», asegura Elena Herrera, Brand Manager de Freshly Cosmetics. «El punto de venta físico -prosigue- permite una experiencia, y las tiendas de Barcelona y Madrid son un paso para la omnicanalidad. Tenemos una página web con miles de opiniones de clientes, con atención personalizada... desde un inicio, el online nos fue muy bien, con prescripción y boca-oreja. La presencia física a pie de calle es un anexo, en paralelo, que veremos cómo evoluciona».

Interior del complejo Freshly Park, en Reus. Foto: Fabián Acidres
  • Sin animales  Freshly Cosmetics se ha consolidado como marca de cosmética natural con un modelo nativo digital. La sostenibilidad, lo saludable y la ausencia de experimentación animal o componentes de origen animal hacen que sus productos logren una gran aceptación entre grupos de consumidores como los veganos.

Durante los meses de funcionamiento previos a la Gran Reclusión, la facturación de la Freshly Store de Barcelona alcanzó los 327.000 euros (entre octubre de 2019 y febrero de 2020). Con el confinamiento, «estuvimos un tiempo con la tienda de Barcelona parada y los pedidos online parados también un tiempo», explica Herrera, que sin embargo añade que «el hecho de estar tan bien posicionados en online nos ha hecho ganar clientes, no solo durante el confinamiento, cuando nuestras ventas se dispararon un 200%, sino también ahora: la Covid-19 ha sido una oportunidad para nosotros, y hemos salido muy reforzados».

En Gandesa cuenta con cinco naves que suman 2.500 metros cuadrados

Igual que han hecho anteriormente otras empresas de retail nativas digitales, la apertura de tiendas físicas en lugares emblemáticos de grandes ciudades responde al propósito de que «en el punto físico te conoce mucha gente que no estaba en el online, y te acaba de reforzar mucho la marca», explica Elena Herrera.

Sin embargo, la prioridad sigue siendo, según relata, el canal online: «A nivel físico de retail, lo que tenemos ahora mismo en el mapa es la tienda de Madrid y poder consolidarla. Queremos hacer las cosas muy bien, y por eso de momento no tenemos más tiendas en el mapa de ruta».

Durante el confinamiento, sus ventas online aumentaron un 200%

Puesta en pausa esta vía de crecimiento, los esfuerzos se concentran en seguir creciendo en internacionalización (hoy por hoy, un 6% de sus ventas) y en mejorar su capacidad logística con la incorporación de «maquinaria que agilice más la entrada y salida de camiones en nuestro centro logístico de Gandesa» (Terra Alta), donde cuentan con 2.500 metros cuadrados repartidos en cinco naves. «En un futuro -asegura Elena Herrera- [nuestra logística] pasa por hacer estos almacenes más inteligentes».

También por seguir incorporando talento a su empresa, que en el complejo Freshly Park de Reus, donde ocupan 1.500 metros cuadrados muy cercanos al Tecnoparc, tienen el grueso de una plantilla que suma hoy 134 personas entre los centros de trabajo de Reus, Gandesa y Barcelona. «Con la Covid-19 no solo hemos seguido con el negocio -añade Herrera-, sino que hemos contratado personas. Ahora mismo, sin ir más lejos, tenemos hasta 20 vacantes de empleo abiertas».

Temas

Comentarios

Lea También